Érase una vez una noche
Letras

Érase una vez una noche

Avatar of Fernando Angel Lara

Por: Fernando Angel Lara

9 de mayo, 2016

Letras Érase una vez una noche
Avatar of Fernando Angel Lara

Por: Fernando Angel Lara

9 de mayo, 2016


 “No era amor, ni enamoramiento, pero era un todo en ese momento. Y eso bastaba para que cada día fuera el del primer beso.”


 Lánguidamente escucho cómo la noche lanza susurros de memorias. Y cuando mis ojos se envuelven en coraje para cerrarse, la noche grita tu nombre. Brilla incandescente reflejando en los charcos millones de lunas que cada una resguarda un beso tuyo nadando plácidamente.

Cierro los ojos sin dormir, la noche me lo permite, pues sabe que te doy forma en mi mente. No es una figura, no es tu figura, es un color, un rosa pálido casi blanco, que baila, que se mueve; que ríe, que me envuelve, que se atreve a besarme pero se arrepiente. Mi color es el negro, no es el de mi alma, ni el de mis intenciones; es el negro del misterio, del temor, de la angustia y del dolor. Dolor a sólo mirarte en colores detrás de mis ojos, dolor a que te conviertas en el himno de recuerdos, dolor a… Ya ni sé. Tal vez sea sentir dolor por el sólo hecho de querer sentirlo, y poco a poco mi romance ya no es contigo sino con la pena.

La noche se molesta, se revienta y me odia. Me reclama del regalo que me ha dado. Me ha otorgado una remembranza de tus labios, de tu piel, de tu cariño, que es algo mágico y hermoso, y mi estúpida mente se va a lo malo. Los charcos se secan y las lunas desaparecen, y la luna me gruñe: Estás jodido.

¿Estoy jodido? Puede ser, pero me lleno de alegría que la bella noche se fije en un jodido.

 Se actúa en amor, pero se aplica en exigencia. Se dice romance, pero se condiciona al otro a actuar igual. Se dice te amo, te quiero, me gustas, etc. Pero se quiere, de manera maniática, que el otro lo diga también. Se puede amar libremente, admirar en silencio, besar a la distancia que mata, pero a la vez da vida, pues no hay necesidad de poseer al otro. Es una tragedia, pero una tragedia individual es mil veces a una compartida.

Cuando alguien ama así de libre asusta, aterroriza y encabrona. Pues tanta libertad en el amor no se comprende. Se ha sobreentendido que amar lleva, como equipaje de mano, el sufrimiento. Sin embargo hay viajes que se pueden hacer sin llevar equipaje alguno, y al amar, hasta la ropa debe ser una molestia.

 

 “No era amor, ni enamoramiento, pero era un todo en ese momento. Y eso bastaba para que cada día fuera el del primer beso”.


Termino de igual manera de la que comencé, ¿por qué? porque así es el amor. Se va y vuelve a su antojo por igual, con alma gatuna. Y lo único que nos queda es esperarlo, callados en la sombra, con deseo, maldiciendo; pero siempre, eternamente, con cara de idiotas sorprendidos cada noche que a sus anchas retorna.

 poemas

Te podría interesar
*
Con un gemido de mujer libre
*
Mujer desnuda, y de repente, (in) conciencia 



**
Las fotografías que acompañan el texto pertenecen al artista Steve Richard 



Referencias: