INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Me bebí una botella entera y te llamé 40 veces, contestaste 15, pero de tu voz no tengo recuerdos

20 de marzo de 2018

Nahui O

Ayer, cuando de pronto nos supe imposibles me sentí hurtada, despojada, un tanto fragmentada; el reloj no se detuvo, el miedo tampoco.



Pablo Neruda decía que "es tan corto el amor y es tan largo el olvido", porque amar a veces es fugaz, pero el olvido es siempre prolongado. Enterrar a alguien en nuestra memoria es algo que sólo el tiempo puede lograr, mientras tanto nos queda tratar de sanar las heridas y sonreír al futuro. En el siguiente texto de Nahui Olin, el olvido es un largo trago amargo que deja un nudo en la garganta.





ERES INFINITO, TAMBIÉN IMPOSIBLE


Ayer te supe imposible, cerré la cortina, abrí la ventana, fumé tres cigarrillos, me tiré en la cama, no estuve para nadie; recordé tu perfume y el tono en que te ríes de la vida; me tomé un café de ese que odio y a ti te encanta, encendí a Madonna, terminé en Juan Gabriel, abrí el baúl de cartas, saqué las tuyas, las leí diez veces e imaginé tu voz; te vi bailando y sentí tus brazos.


Ayer te supe imposible y me declaré la guerra, me sentí desarmada: contra ti o no puedo. Me desaté la coleta, desabroché mis
jeans
, me saqué el bra y abracé la almohada.


Ya no había certidumbre, sorpresa, vergüenza, más pena que gloria, se me cayó el orgullo. Me encontré ausente.


Ayer, cuando de pronto nos supe imposibles me sentí hurtada, despojada, un tanto fragmentada; el reloj no se detuvo, el miedo tampoco.


Entonces saqué el encendedor y dividí en dos tus cartas: las que estaban llenas de mentiras donde decías que seríamos eternos, y aquellas donde nos proclamabas infinitos. Las primeras las quemé, a las segundas les colgué un listón negro y las llevé a tu puerta. Porque allá, entre la imposibilidad y esta tristeza, lo único que puedo hacer es incinerar lo absurdo y guardarle tributo a tu paso por mi vida.


Ayer te supe imposible y me bebí una botella entera, te llamé cuarenta veces, contestaste quince, pero de tu voz no tengo recuerdos.


Hoy que ya sé que eres y somos imposibles, te escribo en nombre de todos los que tampoco me han amado; ahora que eres más que el portazo enojado, más que un hombre pronunciando un adiós, mucho más que mis zapatos regados por todo el cuarto, un baño encerrado, un listón negro y mi vieja bicicleta invitándome a huir. Ahora que se ha ido la idolatría de tu imagen, la simpatía de tu sonrisa, sé que ha valido la pena, la espera y toda la gloria que ahora lleva tu nombre. No me apego a nuestra eternidad: hoy somos infinitos.


**


Escribir y leer poesía es una forma de sanar el alma. Si quieres leer más poemas de amor y desamor, te invitamos a que conozcas a los autores de los poemas para los que se resisten a superar las decepciones y los poemas para los que no quieren olvidar.



TAGS: Nuevos poetas Nuevos escritores escritoras
REFERENCIAS:

Nahui O


  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

6 mujeres que afirman haber sido embarazadas por extraterrestres 9 fotografías de la corrupción y los hogares falsos en México Señales de que tienes una infección urinaria y no lo habías notado 36 ilustraciones de Endorfinas en mi mente, de todo lo que piensan las mujeres y no se atreven a decir 7 consejos para maquillar tus ojos a prueba de agua y decepciones amorosas 5 consejos para ver Marte en su punto más cercano a la Tierra esta semana desde México

  TE RECOMENDAMOS