Eres el pedazo que me falta y el que me hizo pedazos

Martes, 14 de noviembre de 2017 18:27

|Vanesa Carabez

Todos, en algún punto de nuestra vida, encontramos a nuestro "siempre":


Eres el momento exacto en que se cruzan nuestras miradas y me pierdo.

Eres el miedo que siento de mirarte a los ojos nuevamente y quedarme ahí.

Eres la impotencia que siento cuando te alejas.

Eres mi inseguridad.

Eres esa gota salada que recorre mi mejilla.

Eres lo que me hace llorar de todos los sentimientos posibles.

Eres mi mayor ilusión y mi más grande desilusión.

Eres el pedazo que me falta y el que me hizo pedazos.



Eres el sentimiento del que más corro y el único del que no quiero escapar.

Eres la advertencia que más ignoré.

Eres todo lo que no necesito y lo que mi ser pide a gritos.

Eres el silencio que más escucho, el que no puedo callar.

Eres lo que buscaba y no esperaba encontrar. 

Eres lo que encontré al buscarme y en lo que me perdí.

Eres mi vista favorita.

Eres mi más dulce caída.

Eres olor a pino fresco, mar salado, aire.

Eres la marea que viene y va.

Eres un paseo nocturno en soledad.

Eres el olor a café al despertar.

Eres ese beso de sol en el frío.


Eres un abrazo inesperado.

Eres mi risa cuando se intensifica hasta el punto en el que se vuelve muda.

Eres cada sonrisa y cada lágrima.

Eres cada suspiro.

Eres la razón por la que escribo sin razón.

Eres el vacío que se siente al final de un libro.

Eres mi naufragio más largo.

Eres espejismo.

Eres arena movediza —el suelo cede bajo mis pies, mis piernas se inmovilizan, poco a poco me hundo y quedo ahí—.


Eres caos en mi pecho.

Eres ese primer beso, el beso que llevo atorado.

Eres el rojo de mis mejillas.

Eres cada uno de mis poros cuando mi piel se eriza.

Eres el olor que llevo impregnado en el cuerpo.

Eres el momento exacto en el que se me olvida respirar. 

Eres el primer y el último palpitar del día.

Eres pensamiento constante.

Eres mis pesadillas y mis sueños más hermosos.

Eres la razón por la que me da miedo dormir.



Eres el frío que se cuela entre mi cobija y no me deja dormir.

Eres lo primero que quiero ver al despertarme.

Eres el dolor de cabeza en las mañanas después de una larga noche de llorar.

Eres mis ganas de quedarme encerrada.

Eres lo que me está haciendo desaparecer.

Eres parte de mí y yo de ti.

Eres la despedida que más he pospuesto.


Eres, fuiste y —ojalá— serás.

Eres y gracias a eso soy.

Eres todo y al mismo tiempo ya no eres nada.


Eres mi siempre.

Eres pasado.



**


Si quieres dedicarle a tu pareja más poemas que le lleguen directo al corazón, hazlo con estos de Pablo Neruda.


**


Las fotografías que acompañan al texto pertenecen a Katerina Kladivová.


REFERENCIAS:
Vanesa Carabez

Vanesa Carabez


  COMENTARIOS