Letras

Esa boca tuya que conoce la medida perfecta para desatar mi rabia

Letras Esa boca tuya que conoce la medida perfecta para desatar mi rabia



Las palabras son el deseo impalpable por el otro:




He despertado en medio de la noche.

No poseo ni una pizca de júbilo.

Faltas aquí pero puedo sentirte en mi pecho.

En este espíritu que palpita figurándote en el lado vacío de mi cama.

Te sonrío al repasarte y advertir tu forma.

Ruego por despertar contigo.

Concebir nuestras almas al amanecer.

Desde aquí esbozo miles de historias.

Aturdida miro por la ventana.

Advierto tu aroma.


poemas desamor

En ese cielo, escenario y manto de nuestro amor,

eternamente el mismo y distinto cada vez.

Te tengo conmigo.

Te aprisiono de mi mano, tejemos realidades.

Deseosa y sosegada.

Frenética y serena.

Te espero, te anhelo.

Descubro tu rostro al otro lado del espejo.

Agita el miedo que hay en mi interior.

Al fin mi tristeza y mi soledad

serán mudos testigos.

De esas manos tuyas que me vuelven arcoíris.

De esos ojos tuyos que a la luz del sol son amuletos magníficos

llenos de mañanas.

De esa boca tuya que conoce la medida perfecta

para desatar mi rabia,

para despertar mis sentidos.


poemas de tristeza


Que misteriosamente sabe darme paz,

que tiene la justa medida para fundirse en mi piel

para circular mis labios y resucitar mi boca.

Hago mil historias cada noche

en la espera de encontrarte, de andarte,

de salir a tu paso.

Innegable es que mientras te sueño,

que mientras te invento y te espero.

Te habito, te recorro en cada fibra de tu ser,

porque toda la existencia te orienta a mí.

Cada sonido en tu voz lleva mi nombre

En cada paso tienes mi cuerpo.

Me sé allá,

te sé aquí conmigo.

Me concedo al ensueño en medio de la noche,

con el alma llena,

con la esperanza encendida.


poemas tristez


**

Hay amores que vienen de vidas anteriores que no se pueden evitar, pues el destino nos ha elegido para experimentar nuevas emociones, así como se narra en “Dedicaría mi vida entera a rencontrarte”.






Referencias: