Letras

Escritores que escaparon antes de ser ejecutados

Letras Escritores que escaparon antes de ser ejecutados




La represión que viven los intelectuales no es un tema nuevo, la libertad de expresión es sólo un eufemismo de la muerte, una falacia que a diario cobra víctimas ante el hecho de distinguir la verdad entre las sombras de la tiranía; la última opción de la arrogancia es la condena. Los soberanos no pueden hacerle frente a las palabras, el lenguaje escrito es para ellos una bomba de tiempo. Por esta razón, muchos escritores fueron sentenciados a muerte. Entre algunos mártires de la literatura y la filosofía podemos mencionar a Giordano Bruno, Federico García Lorca, Vicente Salinas y muchos otros más. Sin embargo, hubo escritores que sí se salvaron de ser ejecutados gracias al perdón de sus propios verdugos: la misericordia hace la diferencia entre vivir o perecer. Al reflexionar sobre esto, pienso en un cuento de J. L. Borges, titulado "El milagro secreto", en el que su protagonista hace un pacto con Dios momentos antes de ser fusilado por la Gestapo, pidiéndole un año de plazo para concluir una obra teatral que está escribiendo:

“...Una pesada gota de lluvia rozó una de las sienes de Hladík y rodó lentamente por su mejilla; el sargento vociferó la orden final.

El universo físico se detuvo.

Las armas convergían sobre Hladík, pero los hombres que iban a matarlo estaban inmóviles...”

A continuación te presentamos a cinco escritores que experimentaron algo muy similar al personaje del cuentista argentino, logrando escapar de la sentencia final a la que habían sido condenados.

François Villon


Escritores ejecutados
Este poeta de la Edad Media nació en 1431. Es uno de los baladistas más importantes de la tradición francesa. Aventurero, mendigo, ladrón, embustero, se piensa –gracias a las investigaciones hechas por Marcel Schwob– que formó parte de un grupo de falsos peregrinos conocidos como los Coquillards, asaltantes de caravanas que utilizaban atuendos de sacerdotes para despistar a sus víctimas. También se sabe que participó en el asesinato de un importante clérigo llamado Philippe Sermoise, por lo que fue encarcelado. Meses más tarde, al salir en libertad por falta de pruebas, escribió su famoso poema “El testamento”, en el que hace mofa de casi todas las instituciones de poder en aquellos tiempos, incluidas la iglesia y la corona, razones por las que fue condenado a muerte en 1461, haciéndole pasar por la horca.

“Yo soy François, lo cual me pesa,

nacido en París, cerca de Pontoise,

y en el extremo de una soga

sabrá mi cuello cuánto pesa mi culo”.

Sin embargo, tras la visita del rey Luis XI a la prisión donde se encontraba encarcelado, fue puesto de nuevo en libertad con la condición de no volver a pisar Francia. Se desconoce qué fue lo que motivó al monarca a perdonarle la vida. Lo cierto es que incluso dejó de escribir y no volvió a saberse de Villon hasta el día de su muerte en 1463.

Denis Hills

Denis-Hills-James

Otro gran aventurero es el escritor inglés Denis Hills, luchó en la II Guerra Mundial en el frente italiano y desempeñó el trabajo de traductor e intérprete en Taranto. Vivió en Turquía un largo periodo hasta que, atraído por la represión en Uganda, fue enviado como corresponsal a cubrir los sucesos que se llevaban a cabo durante el régimen de Idi Amin (el dictador caníbal). A diferencia de la mayoría de extranjeros que huyeron aterrorizados de Uganda, Hills optó por quedarse a seguir cubriendo las noticias de la masacre, hasta que publicó La calabaza blanca, en 1974. Ahí, Denis escribió un artículo en el que llamaba al dictador “Nerón negro“, razón suficiente para que fuera encarcelado, torturado y condenado a muerte, haciéndole pasar por el paredón de fusilamiento.

Una gran movilización por parte de las autoridades británicas, abogados y fuertes sumas de dinero, fueron los costos para que Idi Amin le personara la vida al escritor con la condición de que Hills se retractara de lo que había escrito y corrigiera el texto, además de pedir una disculpa al mandatario. Denis así lo hizo, fue puesto en libertad y deportado a Inglaterra.


Rafael Sánchez Mazas

Rafael-Sanchez-Mazas

En el libro Saldados de Salamina, de Javier Cercas, podrás corroborar uno de los casos más insólitos de un escritor que se salvó de ser fusilado. Cercas reconstruye, a través de una novela-no-ficcional, los hechos que ocurrieron en Collell en enero de 1939, tomando como protagonista de su novela a Rafael S. Mazas. De acuerdo con las historias novelística y  real, Rafael, el mayor de los falangistas españoles, es encarcelado en un santuario durante la etapa final de la guerra civil española. Sin embargo, antes de que ésta concluyera, el intelectual fue conducido, junto con un grupo de falangistas, a una floresta cercana al santuario donde son fusilados en su gran mayoría. La novela de Cercas describe con minucia cómo es que Sánchez Mazas logra escapar del tiroteo y se esconde en el bosque. Quizás el fragmento más conmovedor de la novela y evento central de la tención dramática, gire en torno a que un soldado republicano encuentra al líder de los falangistas escondido en un agujero lleno de barro, mas decide perdonarle la vida, no dispararle, tampoco delatarlo. Gracias a ese soldado desconocido, Sánchez Mazas sobrevive y la historia adquiere dimensiones míticas.


Roque Dalton

roque_dalton_

La poesía como activismo político, las armas verbales como único medio de defensa contra el mal gobierno, las dictaduras y los falsos libertadores. Roque Dalton es, quizás, uno de los intelectuales más controversiales de Latinoamérica, debido a su firme diligencia en espacios conflictivos. Se sabe que estuvo involucrado en un movimiento revolucionario chileno; que fue miembro activo durante la defensa de Bahía de Cochinos (Cuba), en abril de 1961; que estuvo en México exiliado, al igual que en Checoslovaquia y la Unión Soviética; que escribió oponiéndose a la guerrilla y al gobierno de El Salvador (Pulgarcito de América, su país natal), al mismo tiempo que estuvo sentenciado a pasar por las armas en dos ocasiones, apresado e interrogado por la CIA, acusado de sedición y terrorismo. La primera vez que fue enviado al paredón, logró salvarse porque el día de su ejecución, el gobierno salvadoreño cayó tras un golpe de estado; la segunda vez que logró escapar de ser fusilado se debió a un gran terremoto que sacudió El Salvador en el mismo instante en que le iban a disparar (1971), evento muy similar al que Borges escribe en su cuento. A pesar de esto, para Roque Dalton no resultó fácil escapar de sus perseguidores, que eran más numerosos que sus verdaderos amigos. Finalmente fue asesinado en el barrio de Santa Anita, El Salvador, el 10 de mayo de 1975. Sobre su genio y figura existe un documental titulado Fusilemos la noche, proyectado en 2014, en la Cineteca Nacional. “Los revolucionarios que matan para castigar la discrepancia son tan criminales como los militares que matan para perpetuar la injusticia”. (Roque Dalton)

Fiodor Dostoievski

Fiodor-Dostoyevski

Considerado el maestro de la psicología novelística y el realismo ruso, fue apresado el 23 de abril de 1849 tras una redada en San Petersburgo, en contra del círculo de lectura Petrashevsky. Junto con él, varios intelectuales, estudiantes y poetas de la época cayeron en manos del zar Nicolás I y fueron condenados a morir fusilados el 22 de diciembre del mismo año, acusados de insurrección socialista. Es sabido que Dostoievski salió bien librado, justo antes del momento en que iba a dispararle, debido a un dictamen emitido por el zar, el cual estipulaba confinarlo a un campo de trabajos forzados (por un periodo de cinco años) en Siberia, donde el escritor padeció los momentos más atroces de toda su vida. Hay una serie de televisión que detalla a la perfección este pasaje, titulada “Dostoyevski”, dirigida por Vladimir Khotinenko. No pueden perdérsela.

 


Referencias: