Poemas para el amor fallido que no quieres dejar ir
Letras

Poemas para el amor fallido que no quieres dejar ir

Avatar of Cultura Colectiva

Por: Cultura Colectiva

8 de junio, 2017

Letras Poemas para el amor fallido que no quieres dejar ir
Avatar of Cultura Colectiva

Por: Cultura Colectiva

8 de junio, 2017



Las palabras ajenas suelen funcionar mucho mejor para iluminar el camino de una idea común que ensombrece los sentimientos. Una idea que carcome con saña hasta los corazones más duros, más inoxidables, más resistentes a todas las adversidades. El escritor colombiano Gabriel García Márquez lo expuso mejor que nadie: "La peor forma de extrañar a alguien es estar sentado a su lado y saber que nunca lo podrás tener". Y, claro, siempre estarán ahí las verdades universales, como un jardín de monolitos de realidad inamovibles: si algo ni siquiera comienza, pues es a veces hasta mejor. Pero en caso contrario, todo llega a su término, cada cosa tiene su final, todo cuenta con la dimensión de sus límites, aunque la imagen escurridiza de la felicidad persevere como un cáncer en los rincones más recónditos de la memoria.

El amor no es fácil. Jamás nadie dijo que lo sería. Después de todo, sus acompañantes más habituales son la agonía y la tristeza. En realidad, el amor es una constante guerra asimétrica, un espiral directo hacia la incertidumbre, los complejos y las inseguridades que brotan como esporas de emociones. Hasta cierto punto, y en un sentido patológico, el amor puede ser una gran pasión y un terrible padecimiento. De hecho, esa obsesión insaciable con ser correspondido cuando te enamoras tiene un nombre. Se llama "limerencia" y es una especie de trastorno identificado por la psicóloga Dorothy Tennov como el causante de "un estado involuntario interpersonal que involucra pensamientos, sentimientos y conductas obsesivas, compulsivas e invasivas". Lo dicho es un hecho: ese amor que te perturba cuando no quieres dejarlo ir es un estado mental. Con el firme objetivo de interiorizar esa idea, nada mejor que la poesía.

Herson Barona es sedentario por falta de recursos y de voluntad. Por el momento ha dejado de escribir y se dedica casi exclusivamente a ver memes. Es demasiado viejo para morir joven. Conoce el mar. Lee a continuación algunos de sus poemas.


poemas desamor


Antologías

Quiero decir poemas

sobre el pasado

   quiero decir

poemas

que al escribirse

modifican el pasado

quiero decir

algunas cosas sobre eso.

Poemas que predicen el futuro

y por lo tanto

acaban mal.

Poemas que dicen la verdad

y

   obviamente

   nos harán libres

   y un poco más tristes.


Poemas de amor

fallido

y poemas fallidos

de amor.


Poemas sobre fantasmas

intentando comunicarse.


Poemas para perder el tiempo.

Poemas para perder

la virginidad. Poemas

para perder

   el estilo.

  Poemas para perder

las ganas de vivir

y ganar

los juegos florales

del pueblo de tu tía.


Poemas para perder.


Poemas que anuncian la escritura de un poema que jamás podrás escribir.



poemas ruptura amorosa roto


Poemas que ya alcanzan

el timbre. Poemas que tocan

el timbre de la casa

de la poesía y salen

corriendo

antes de que se abra la puerta.


Poemas que dicen adiós.

Poemas que dicen estás solo y así te vas a quedar.

Poemas que dicen vete a la mierda.

Poemas que dicen lo que dicen todos los poemas desde siempre.

Poemas que dicen el pollo está un poco seco y/

o me arruinaste la vida.

Poemas que dicen me estás oyendo

inútil.

Poemas que dicen tú sabes quién eres.


Poemas que no hablan de ti.

 

*
 

Un poema que nunca te escribí


"If I told you that a flower bloomed in a dark room, would you trust it?"

Kendrick Lamar


¿Recuerdas ese poema

de William Carlos Williams

que nunca te leí?

Viene a mi cabeza antes

de los arcoíris, cuando la luz

y el agua se entrecruzan,

cuando los ojos

se entrecierran.


Las tardes soleadas

con lluvia huelen

a futuro,

a flores

recién arrancadas,

a poema

de William Carlos Williams.


¿Cuando presientes un arcoíris

piensas en mí

o en William Carlos Williams?

O piensas en un lugar común

y recuerdas un poema

que nunca te leí,

que siempre cito mal,

que olvido de memoria.

Y recuerdas que nos recortaron

(como flores) del mismo jardín

de clichés.


Hay una página en un libro

que huele a futuro y prefigura

un arcoíris. Hay una página

donde algo florece

en un cuarto oscuro,

una página

con sangre de rosas recién cortadas.

Rosas bajo la lluvia.

Hermosas y recién cortadas por ella,

que tal vez era hermosa.

No la lluvia, sino ella.


La belleza es

(como una rosa) efímera

y sin porqué. No la lluvia.

La belleza florece

porque florece.

Pero sobre todo te la arrancan

(como la página de un libro

con rosas recién cortadas).

Pero sobre todo se marchita.


Hay una página

donde ella es cruel

y tal vez bella.

Hay una página

donde todo se marchita.

No la lluvia.

Cuando él dijo no las cortes,

cuando ella puso las flores

en sus manos, cuando ella dijo

todos fuimos hermosos

alguna vez,

¿cuando te digo esto

recuerdas ese poema

que nunca te escribí?


¿Recuerdas esa página,

el olor del verbo marchitarse?

Cuando ella puso las flores

en sus manos

pensé en que la crueldad

es bella y la belleza

es efímera pero sobre todo cruel.

Cuando ella puso

 las flores

en sus manos, cuando yo

me puse en tus manos.


No sé si recuerdas un poema

o si piensas

que a mí también

me han arrancado

algo, que yo también

fui cruel y sin porqué,

que yo también me marchito.


*

Mensajes no enviados: las cosas que dijiste, XXXII

No sé bien cómo escribir esto, dijiste. Sé que lo voy a hacer mal, dijiste, pero no demasiado. Usaste el mismo adverbio, en grado superlativo, dos veces en la misma oración, quizá para que no me deprimiera con la siguiente. Lo que llamaste explicación no es otra cosa que una falacia non sequitur. Las construcciones no quiero y te quiero aparecen en el mismo párrafo, lo cual me confundió un poco. Las palabras culpa y cursi aparecen sólo una vez, lo mismo que el nombre de una mujer. La palabra perdón. Para tomar distancia empezaste a usar una jerga pseudojurídica. Soy una mala idea, dijiste. (Algo que yo podría pensar.) Para tomar distancia fijaste la mirada en el horizonte. Ahí, a lo lejos, el punto de fuga. Soy una ausencia, mi nombre aparece un número de veces computable en cero. Pasado, meses, momentos, ayer, dijiste. Dudas. No sé bien cómo. Sé que mal. Demasiado. Adverbios de lugar y tiempo. Pero estamos fuera de lugar, en otro tiempo. Usaste la palabra espacio.


pareja cama ruptura


Y no sé si te referías a:
1. Toda la materia existente.
2. La distancia entre dos cuerpos.
3. Un conjunto de entes (tú y yo) entre los que se establecen ciertos postulados.
4. La parte que ocupa cada objeto sensible. La piel, por ejemplo. Yo, por ejemplo.
5. Que todo se fue a la mierda.


***

La poesía de Luciana Villegas, Herson Barona y Diego Espíritu, más Waxolote Okupa, nos transportará a las historias tristes que nos rompieron el corazón, y junto a Diego Amoz, 
Fuimos Oro y Velázquez nos harán recordar que es gracias a la música que seguimos vivos y que cada falla en el corazón es una celebración del amor que no fue; ese que muchas veces se convierte en el preámbulo de un mejor inicio, el cual recibimos con un espíritu renovado, con el anhelo de amar y no cometer los mismos errores, de entregarnos a una nueva historia que está por escribirse.



limerencia2-3



Acompáñanos el jueves 13 de julio a las 19:30 horas a vivir Limerencia en La Gruta, dentro del Centro Cultural Helénico, patrocinado por Tequila 1800.

Para más información sigue nuestras redes y las de La Gruta.

***

Si quieres conocer a más poetas, te recomendamos estos 10 jóvenes poetas mexicanos que debes leer.


Referencias: