Extraño el tiempo sin horas en tu boca

lunes, 20 de marzo de 2017 13:58

|Ivonne Mend



Extrañar a quien amamos no nos hace débiles ni vulnerables, sólo demuestra que alguna vez pudimos amar de manera entregada:




Cielo mío, algunas veces alucino,

hago mil historias, mi cielo, entonces…

Extraño esa vez que nuestras bocas coincidieron

y comprendimos que fuimos hechos el uno para el otro.

Extraño ese día en que la certeza latió en tu corazón

y pediste mi mano para toda la eternidad

para compartir nuestras risas.

Extraño aquel mágico día en el que juntos, frente al altar,

nos juramos amarnos hasta que la vida nos alcance.

Extraño a tu lado carcajear por horas, sin razón.

Y llorar en tus brazos cuando la vida no era la que esperé.


poemas amor

Extraño el tiempo sin horas en tu boca,

perdidos en la habitación,

entregándonos sin límites.

Extraño los domingos a tu lado

transcurriendo los segundos en total paz.

Extraño mis locuras que hacían tu sonrisa estallar.

Extraño cada vez que te odié un poco

y terminé amándote más.

Extraño cada día junto a ti

cuando tu rabia hacia flotar.

Extraño cada despertar a tu lado

cuando tus ojos podía admirar.

Extraño aquel momento que la existencia

nos regaló un nuevo ser

que formamos los dos.

Extraño ver tu sonrisa en esa pequeñita

que es idéntica a mí.

Extraño enfrentar el mundo de tu mano, cielo mío.

Extraño latir juntos

y volar unidos, mi cielo.


poemas de amor


Pero lo que más extraño

es toda esta vida que extraño.

Restos del porvenir,

de lo que nunca ha de ser,

de lo que nunca ha de llegar.

¡Restos de la nostalgia que nunca fue!

Extraño cada una de las letras

que tan sólo serán algún día

parte de un cuento que se repetirá sin sentido.


Extraño la vida a tu lado, mi cielo,

la vida que tan sólo imaginé

sobre una hoja en blanco.

Extraño los restos del porvenir que soñé

contigo, cielo mío.


poemas-amor


**


Dejar ir al amor de nuestra vida es difícil pero es una experiencia por la que debemos pasar, pues sólo de esta manera nuestra inteligencia emocional puede formarse, pues como dice el poema "no la necesito, pero la quiero", lee más aquí.


**

Las fotografías que acompañan al texto pertenecen a Jonathan Sosa.





REFERENCIAS:
Ivonne Mend

Ivonne Mend


  COMENTARIOS