Frases eróticas de Pablo Neruda y Mario Benedetti
Letras

Frases eróticas de Pablo Neruda y Mario Benedetti

Avatar of Diego Cera

Por: Diego Cera

18 de julio, 2017

Letras Frases eróticas de Pablo Neruda y Mario Benedetti
Avatar of Diego Cera

Por: Diego Cera

18 de julio, 2017

La imagen erótica, se refiere a aquello que no puede verse, sin embargo, existe a través de palabras o metáforas por maestros como Neruda y Benedetti.

Pablo Neruda y Mario Benedetti, son don grandes escritores que logran describir de forma maravillosa el erotismo. Actualmente hemos caído en el terrible error de pensar que el erotismo se encuentra en lo pornográfico. Por alguna extraña razón nos hemos abrazado a la idea de que la sensualidad sólo puede darse siempre y cuando nos encontremos frente a un cuerpo desnudo. Si es que nuestro voyerismo tiene suerte de ser complacido al grado de encontrar ese cuerpo explorando su sexualidad, entonces, según nuestra retorcida percepción estaremos frente a un acto erótico en todo su esplendor.


Frases eróticas de Pablo Neruda y Mario Benedetti 1

 

Pensando en que sexo explícito sea a lo que se refiere este término ¿tendría algún sentido seguir escribiendo y hablando de poesía erótica? Definitivamente no, pues sería absurdo el sólo imaginar que alguien prefiera sentarse frente a un documento en blanco antes de vivir en carne propia los placeres que el cuerpo ofrece al mostrarse desnudo, en medio de un ambiente de profunda intimidad.

 

La imagen erótica, pensándola en ese sentido, se refiere a aquello que no puede verse, sin embargo, existe y es insinuado a través de palabras o metáforas bien trabajadas por maestros como Pablo Neruda y Mario Benedetti. Aunque en ocasiones el primero parece un poco más entrado en estos terrenos que el segundo, ambos comparten esa pasión por esconder entre sus versos una invitación al sexo y a la pasión desenfrenada planteada sólo por pequeños destellos sensuales que en nuestra mente pueden traducirse a una imagen sólo querremos vivir con una persona en específico. Tanto así que la necesidad de enviar un mensaje de texto con alguna de estas frases nos parecerá la mejor idea para lograr concretar un amor que hasta este momento sólo estaba en lo contemplativo.

::

 

Frases eróticas de Pablo Neruda y Mario Benedetti 2


«Mi cuerpo de labriego salvaje te socava

y hace saltar al hijo del fondo de la tierra».

 

“Cuerpo de mujer”, Pablo Neruda

 

-


Frases eróticas de Pablo Neruda y Mario Benedetti 3


«[…] si ocurre un desconsuelo

un apagón o una noche sin luna

es conveniente y hasta imprescindible

tener a mano una mujer desnuda».

 

“Una mujer desnuda y en lo oscuro”, Mario Benedetti

 

-


Frases eróticas de Pablo Neruda y Mario Benedetti 4


«Soy contigo el ocaso más vasto de mi cielo,

y en él despunta mi alma como una estrella fría».

 

“Esclava mía, témeme”, Pablo Neruda

 

-


Frases eróticas de Pablo Neruda y Mario Benedetti 5


«Pretendiendo alcanzar

quién eras tú detrás de esa cortina,

quién era yo detrás de mí.

Y todavía no hemos visto nada».

 

“Asunción de ti”, Mario Benedetti

 

-


Frases eróticas de Pablo Neruda y Mario Benedetti 6


«Quiero hacer contigo

lo que la primavera hace con los cerezos».

 

“Poema XIV”, Pablo Neruda

 

-


Frases eróticas de Pablo Neruda y Mario Benedetti 7


«Sé que voy a quererte sin preguntas

sé que vas a quererme sin respuestas».

 

“Bienvenida”, Mario Benedetti

 

-


Frases eróticas de Pablo Neruda y Mario Benedetti 8


«Pero a veces

puede la soledad

ser una llama».

 

“Intimidad”, Mario Benedetti

 

-


Frases eróticas de Pablo Neruda y Mario Benedetti 9


«[…] déjame que me calle con el silencio tuyo. Déjame que te hable también con tu silencio

claro como una lámpara, simple como un anillo».

 

“Poema XV”, Pablo Neruda

 

-


Frases eróticas de Pablo Neruda y Mario Benedetti 10


«[…] ya nuestra intimidad

es tan inmensa

que la muerte la esconde»

 

“Intimidad”, Mario Benedetti

 

-


Frases eróticas de Pablo Neruda y Mario Benedetti 11


«Oh carne, carne mía, mujer que amé y perdí,

a ti en esta hora húmeda, evoco y hago canto».

 

“La canción desesperada”, Pablo Neruda

 

::


Más que versos, estos pequeños fragmentos que, sin ser explícitos, pueden convertirse en atrevidas invitaciones a disfrutar de lo que irónicamente seguimos catalogando como prohibido, como si el amor fuese un pecado y las sensaciones del cuerpo estuviesen ligadas a alguna fuerza oscura capaz de hacernos sentir culpables por el simple hecho de existir.