PUBLICIDAD

LETRAS

Cosas que aprendí después de aceptar la ridícula idea de no volver a verte 



“Como no he tenido hijos, lo más importante que me sucedió en
la vida son mis muertos, y con ello me refiero a la muerte de mis seres queridos”.

Rosa Montero




Nadie nos prepara para aceptar que no volveremos a ver a la persona amada, para experimentar un dolor que nos quema el cuerpo y nos calcina el corazón, para aceptar que un vacío se ha formado dentro de nosotros y que nada volverá a ser lo mismo. La escritora española Rosa Montero experimentó esto cuando perdió, en 2009, a su compañero de vida, su esposo el periodista Pablo Lizcano, en ese momento expresó que nunca escribiría sobre el duelo que tuvo que pasar; sin embargo, al terminar de leer el diario que Marie Curie, pionera en el campo de la radioactividad, escribió tras la muerte de su esposo Pierre, despertó en una ella una infinidad de sentimientos, y tuvo el valor para narrar su experiencia en el libro "La ridícula idea de no volver a verte" (2013).

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Una historia que habla de cómo sobrevivir al desconsuelo, las relaciones, la buena muerte y la bella vida, de cómo la literatura puede salvarnos y darnos esperanzas para continuar. Montero mezcla su experiencia con las palabras y recuerdos de Marie Curie para narrar un relato con fuerza que golpee a todo aquel que lo lea e intente superar una perdida; ya se describió de la siguiente manera: “construye una narración a medio camino entre el recuerdo personal y la memoria de todos, el análisis de nuestra época y la evocación íntima; habla de la superación del dolor, de las relaciones entre hombres y mujeres, del esplendor del sexo, de la ciencia y de la ignorancia”.




¿Es posible superar un duelo? Sí. La muerte y la forma de afrontarlo es una de las pruebas más difíciles de la vida, pero no imposible. Por eso reunimos cinco frases de Rosa Montero que te ayudarán a entender lo que está pasándote y a llenarte de esperanza. 



1. “Eso es lo primero que te golpea en un duelo: la incapacidad de pensarlo y de admitirlo. Simplemente no te cabe en la cabeza"




PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

La muerte es irracional, “El cerebro no puede comprender que alguien haya desaparecido para siempre”. La palabra "jamás" no existe en nuestro vocabulario; se esfuma al mismo tiempo que la persona que se fue; para el ser humano la muerte es un enigma, nos cuesta entender lo que no puede explicarse, pero es posible sobrellevarlo. 



2. "'Portarse bien’ en el duelo. #HacerLoQueSeDebe. Vivimos tan enajenados de la muerte que no sabemos cómo actuar"




Nadie nos dice cómo debemos actuar cuando perdemos a alguien. Muchos piensan que "portarse bien en el duelo" es llorar los primeros días y a los pocos meses continuar con la rutina como si no hubiera pasado nada. Pero atravesar el duelo es muy difícil, no se sabe cómo lidiar con las emociones que aturden la cabeza, pero nunca te avergüences de tu dolor, desahógate, sácalo de tu cuerpo para que te sea más fácil asimilarlo.



3. “Aunque la sensación de desconexión no sea tan extrema, tampoco puedes compartir ni explicar tu dolor"




PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Una de las principales partes del duelo es el shock, pues no sabes qué sucede y te desconectas del mundo; te cuesta expresar el dolor. Cada persona maneja el duelo de diferente manera, algunos se aíslan, como lo que hizo Marie Curie al enterarse de la muerte de su esposo y se refugió en el silencio; aunque tú lo estés experimentando de otra forma, no intentes explicar tu desconsuelo y tampoco esperes que los demás lo entiendan. Pero si crees que no puedes manejarlo, la mejor opción es pedir ayuda. 



4. “Y eso es lo que nuestra sociedad no maneja bien: enseguida escondemos o prohibimos tácitamente el sufrimiento"




Escondemos nuestro sufrimiento y nos prohibimos que los demás nos vean frágiles y débiles, no nos permitimos ser humanos; la sociedad nos exige llevar el duelo de una forma en la que nos se nos deja caer. Sonreímos y pretendemos que todo está bien, cuando sabes que no lo está y sólo lo hacemos por los demás. Utilizamos mucha de nuestra energía para cubrir la angustia, pero cuando ya no es posible soportar, nos derrumbamos. Recuerda que está bien caer y romperse, con el tiempo volverás a reunir tus piezas, pero nunca intentes ocultarlo ya que sólo te harás más daño.



5. “Porque se dice precisamente así; Fulano aún no se ha recuperado de la muerte de Mengana. Como si se tratara de una hepatitis, pero no te recuperas nunca, ese es el error: uno no se recupera, uno se reinventa"




PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Primero hay que aceptar que esa mitad que era parte de ti siempre va a faltar, nada podrá reemplazarla. Nadie se recupera de la muerte de un ser amado, lo único que queda es retomar la vida. Es cierto, no volverás a ser la misma persona; sin embargo, aprendes a vivir con su ausencia y a continuar mientras llevas los recuerdos de esa persona guardados en tu corazón. Esto es lo que nos ayuda a sobreponernos, además de reinventarte en alguien más fuerte, madura y con la esperanza de que pronto todo estará bien.



**

Atravesar el duelo es una de las cosas más difíciles de la vida, pero al aceptar que necesitamos ayuda no nos hace débiles, sino que nos convierte en personas más fuertes, por eso los siguientes consejos de expertos te ayudarán a despedirte de la persona que amas. Además, emprender un viaje o iniciar una actividad nos ayuda a despejar la mente, por eso conoce los destinos perfectos para visitar y sanar tu corazón.


**


Las fotografías que acompañan al texto pertenecen a Anastasia Shcerbak.



Podría interesarte
Etiquetas:amor de tu vida
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD