Gracias por soltar mi mano
Letras

Gracias por soltar mi mano

Avatar of Claudia Lopez

Por: Claudia Lopez

3 de marzo, 2016

Letras Gracias por soltar mi mano
Avatar of Claudia Lopez

Por: Claudia Lopez

3 de marzo, 2016



Las dificultades de la vida no tienen escala para medirse, no distinguen tiempo o espacio, nos nublan la vista y llegamos a pensar que nada de aquello que creíamos era "lo bueno" regresará a nuestra realidad.

Sin embargo tenemos dos opciones sencillas: continuar en el mismo camino aunque duela y permanezca la molestia en nuestro entorno, movernos eternamente hacía otro desconocido pero posiblemente más prometedor. Hasta hace algunas semanas no comprendía por qué me abandonaron en el camino, llena de sueños con aquel libro escrito, repleto de mentiras.

Pasé por todas las etapas del duelo que, comprendo, fueron normales para llegar al lugar donde me encuentro hoy:

Negación: Recuerdo aún esos días, las manos heladas, noches de insomnio junto con todas aquellas cuestiones rondando por mi cabeza, despertar por la madrugada exaltada sin algo que evitara el llanto que horas después terminaba por arrullarme. No lo entendía y me aferraba a que la historia no podría tener un fin, pues no existía una verdadera razón, al menos no una que mis ojos pudieran identificar en ese momento. Tristemente buscaba cualquier camino que me ayudara a regresar al mismo cuento vacío.

poemas desamor

Indiferencia: Para ser sincera, esta etapa fue casi inmediata, pues encontré al culpable de esta situación, con sus actos, aquella persona me demostró rápidamente lo poco que le había durado el "dolor" y tuve algunos ataques de rabia en los que sólo deseaba encontrarlo una vez más para reclamar mi inestabilidad, dentro de todo aquel proceso complicado, reapareció... llenando de dudas mi corazón, alimentando aquella esperanza que aún sobrevivía a pesar del panorama tan irreal. Y fue así como decidí entrar en el juego absurdo de "intentar reconstruir" algo que ya se había esfumado en cenizas.

makabresku desamor3
Comencé de nuevo una y otra vez. A veces pienso que las personas que van por el camino rompiendo corazones hasta desangrarlos, no deberían existir, o al menos deberían tener un castigo mortal que eviten que en su próxima vida continúen con su cometido. Lo sé, en ocasiones mis pensamientos son sumamente perversos.

De cualquier otra forma, por los golpes que ese individuo me propinó a su placer, me hicieron encontrar la verdadera formula de la felicidad. Sí, así sucedió la siguiente etapa:

Negociación: Ya había entendido que la historia terminó, que la idea que alimenté por años, no fue la mejor, que lo que escribí durante ese tiempo tenía un sin número de errores gramaticales que ignoré, que pensé se corregirían con el paso del tiempo, no fue el cuento de hadas que siempre pensé, pero tampoco fue la historia de terror que remarcó el punto final.

Desamor

Dolor emocional: Después de tener todas las fuerzas para comenzar, tuve mañanas complicadas, al límite, el hueco en mi pecho sin duda no era el mismo pero existen cosas que son inevitables de escuchar, la gente habla y dice cosas que no necesitas saber, dolió hasta el alma... llegué a pensar que había regresado al inicio una vez más. No sucedió.

Llegó el momento de pensar en nuevas letras, otros términos y sobre todo en los protagonistas: en esta ocasión decidí que seré sólo yo. Dejé al miedo detrás.

Aceptación: Logré ver la vida de otro color, ya no dolía. Regresé al viejo camino, ese que no tiene un rumbo muy cierto pero que te ayuda a entender y sobre todo a amar lo que deseas para tu próxima aventura.

poemas

Me dí la oportunidad de conocer nuevos rostros, personas que jamás imaginé, dejé de temer aquello que los demás puedan pensar de mi, ya no importa. Mi deseo hoy es sentir como el viento corre a mi favor, nuevas historias me esperan y me encuentro tan entusiasmada.

Estoy consiente de los errores que podría cometer, pero ya decidí no involucrarme más en tontos prejuicios. Si me equivoco será completamente por convicción, pues volver a sentir ese cosquilleo en el estómago que provoca la emoción... no lo cambiaría por nada.

Sin duda, si no hubiera pasado por tan complicada historia, en estos momentos no me encontraría con dichos sentimientos, por eso hoy debo agradecer a esas personas que me obligaron a crecer de momento a otro pues jamás borrare los buenos momentos en conjunto a lo aterrador ya que me servirá como una de las mas grandes lecciones que he podido experimentar.

No odio pero tampoco amo más, las experiencias me hicieron más fuerte así que si es posible, te regalo mi esperanza y te aseguro que todo será mucho mejor en algún momento, jamás dejes de luchar.

La vida ya comenzó.


Te podría interesar
*
No quiero hacerme adicta a ese dolor
*
5 poemas latinoamericanos para dedicar cuando se sufre de amor





Referencias: