Hábitos que adoptamos después de haber leído un libro
Letras

Hábitos que adoptamos después de haber leído un libro

Avatar of Daniel Morales Olea

Por: Daniel Morales Olea

8 de mayo, 2016

Letras Hábitos que adoptamos después de haber leído un libro
Avatar of Daniel Morales Olea

Por: Daniel Morales Olea

8 de mayo, 2016



En "El libro vacío", los cigarrillos Chesterfield toman una relativa importancia al ser fumados por uno de los personajes, manía relativa y pasiva a comparación de la fuerza que tiene el verdadero argumento de la novela. Sin embargo, al finalizar el libro me encontré buscando en las tiendas esta marca de tabacos, sorprendiendo a mi persona que no compraba mi elección personal: Lucky Strike, los cuales comencé a fumar después de ver el primer episodio de Mad Men, pero fue un vicio al que llegué por culpa de Holden Caulfield de "El guardián entre el centeno". Más allá de una depresión acerca de la imposibilidad de crear textos de grandeza poética como la de José García, mi forma de lidiar con esa angustia fue mimetizar un acto propio de la novela. 

catcher in the rye

¿Somos lo que leemos? La metamorfosis que nuestro pensamiento tiene al finalizar una novela es evidente en un plano inconsciente, pero puede que también nuestro cuerpo, hábitos y más cambien al cerrar la tapa del libro. Mi primer contacto con esta idea fue al finalizar en libro "Crónica del pájaro que da vuelta al mundo" de Haruki Murakami. Ni siquiera había terminado la novela cuando me di cuenta que tenía un dulce de limón en la boca, mismos que el protagonista ama. El sabor ácido de la pastilla en mi boca me hizo cuestionarme si Toru Okada era parecido a mí o si era yo quien se había transformado en un personaje ficticio nacido en Japón. 

Tal vez todos somos un monstruo de Frankenstein, un cuerpo compuesto de distintos cuerpos nacidos de la prosa de algún loco que nos ha cambiado sin que lo supiéramos. Quizá uno de nuestros pies en realidad es el de El Hombre ("La carretera") y por eso caminar nos es imperante. Puede que una de nuestras manos ahora sea la de Oliver Twist ("Oliver Twist") y nos lleve a robar una manzana para sobrevivir y la otra sea de la de un desafortunado estudiante de derecho llamado Raskólnikov ("Crimen y castigo") que se cree superior al resto de los hombres y por eso es capaz de incrustar un hacha en la cabeza de una vieja usurera, siempre justificando sus acciones.


habitos lectura oliver twist

Puede que no adoptemos la personalidad, pero sí los hábitos de esos peculiares personajes. "En el camino" de Jack Kerouac no te hará hacer autostop por todo Estados Unidos, pero puede hacer que comiences a explorar a fondo tu ciudad, a escuchar jazz para divertirte y a buscar a la gente "loca por vivir"; leer los libros de Arthur Conan Doyle no te convertirá en un detective experto, pero al finalizarlos es imposible no adoptar un hábito deductivo que te servirá de mucho en la vida cotidiana; de igual manera, leer "Rayuela" no te convertirá en La Maga, pero sin duda tus ganas de ir a París incrementarán considerablemente.

hábitos después de leer


En su TED Talk llamada "Leer es resistir", Benito Taibo habla de la forma en que las letras nos transforman, incluso de cómo nosotros somos todos esos personajes que leemos a lo largo de nuestra vida. Tal vez no seamos todos ellos, pero efectivamente su esencia permanece entre nosotros. 





Abro una cerveza, no tengo idea si soy yo o Bukowski, Thoreau, Kundera u otro de los escritores que me han mostrado personajes etílicos quien en realidad está a punto de beber la cerveza. ¿Fui yo quien puso ese disco de Charlie Parker o fue Cortázar... o fue Kerouac? Es difícil saber si me he transformado en otra persona después de leer un libro, pero de algo estoy seguro, si las letras me cambian, nunca dejaré de transformarme.



***

Te puede interesar: 

Páginas de Internet para los lectores de verdad

15 básicos que todo amante de la literatura debe leer





Referencias: