Henry Miller: un soñador activo
Letras

Henry Miller: un soñador activo

Avatar of mediodigital

Por: mediodigital

26 de diciembre, 2013

Letras Henry Miller: un soñador activo
Avatar of mediodigital

Por: mediodigital

26 de diciembre, 2013

"El sexo es una de las nueve razones para la reencarnación... las otras ocho no son importantes", decía Henry Miller, escritor estadounidense que desarrolló temáticas apegadas al erotismo. Miller es el narrador de las prostitutas, de los locos y de todo ese delirante modo de vivir americano.

SAMSUNG DIGITAL CAMERA
En cada una de las obras de Henry Miller, desde Trópico de Cáncer hasta El libro de mis amigos, muestran su pasión desmedida, cualidad que durante muchos años la sociedad estadounidense puritana redujo al término de pornógrafo. Pero fue gracias a su prosa que el neoyorkino se convirtió en uno de los máximos defensores de la libertad tanto individual como literaria. Su búsqueda de la “salvación” a través de experiencias intensas influyó enormemente en las ideas de la llamada: Beat Generation.

Henry Miller nació el 26 de diciembre en Nueva York. Fue un escritor autodidacta. Estudió durante dos meses en el City College neoyorquino hasta que el joven rebelde, amante de la literatura, y en especial, de la del escritor Fedor Dostoievski, fue expulsado de la universidad.  Su influencia es notable en los trabajos de los escritores de la Generación Beat: Jack Kerouac, Allen Ginsberg o William Burroughs. Su obra lo coloca, sin duda, como una de las plumas más destacadas de la literatura norteamericana contemporánea y es “el paradigma del disidente y anarquista pacífico de su tiempo”.

henry-miller-tub-expat-chronicles

Miller es uno de los más claros ejemplos de literatura hecha de desesperación, de amor a todo sin cortapisas, de fe en el lenguaje como lugar de conocimiento  y refugio. Fue él quien descubrió que hombre escribe para expulsar el veneno que ha acumulado debido a su estilo de vida falso.

Es a través de las letras que Miller intenta recapturar su inocencia, pero todo lo que logra hacer (escribiendo) es inocular el mundo con un virus de su desilusión. Ningún hombre pondría una sola palabra en un papel si tuviera el coraje de vivir aquello en lo que creía. Pero a pesar de esto el trabajo del escritor es de tinte autobiográfico, lleno de obscenidad y, aunque parezca extraño,  espiritualismo. En ellos exponía todos los prejuicios raciales de una Norteamérica preocupada por hacer la guerra y no el amor.

miller

En 1934 publica Trópico de Cáncer (Tropic of Cancer), pero antes ya había publicado, sin mucho éxito: Clipped Wings, Moloch y Crazy Cock,  obra que se editó simultáneamente en inglés y francés. Los conflictos con la censura mantuvieron la obra inédita en Norteamérica hasta 1961; en esta época, a Miller se le reconoció como maestro de la Revolución sexual del momento, pues trataba sin tapujos las situaciones de sexo explícito y mostraba una corrosiva ironía al referirse a los supuestos valores del puritanismo, ya sea en su versión francesa o estadounidense.

A ésta le siguió Trópico de Cáncer, una crónica sobre la vida del propio autor en París, país en el que radicó durante algunos años y donde encontró inspiración, sobre todo en su relación con Anais Nin, sus andanzas de artista pobre y mujeriego, en la que se entrelazan el sabor europeo con el humor americano. La novela tiene una estructura poco convencional y está escrita en un lenguaje descarnado y hasta obsceno, pero indudablemente revolucionario y vital; en ella se manifiesta la preocupación de Miller por la búsqueda de identidad y la liberación del individuo de la maraña de mitos sociales que lo apresan.

Anais Nin

Además de la escritura, Miller tuvo un interés especial por la pintura, arte que desarrolló a través del dibujo en acuarela. Su relación con esta técnica siempre fue muy estrecha, pues, sólo tras la pérdida de visión del ojo derecho en sus últimos años, dejó de pintar. Para él escribir era trabajar, mientras que pintar significaba, en cambio, jugar. Incluso, en 1960, Miller publicó un libro dedicado a la pintura: Pintar es volver a amar. Los críticos categorizaron su arte como pornográfico.

En 1939 Henry dejó Francia, país en el que llegó a trabajar como profesor de inglés en el Liceo Carnot de Dijon, y pasó un tiempo junto a Lawrence Durrell en Grecia, para retornar en plena Segunda Guerra Mundial a los Estados Unidos, ubicándose en el estado de California. Allí escribiría libros como El coloso de Marussi (1941), título que abordaba su experiencia griega, Pesadilla del aire acondicionado (1945), Días tranquilos en Clichy (1956), Big Sur y las naranjas del Bosco (1957) o la afamada trilogía La crucifixión rosada, conformada por los volúmenes Sexus (1949), Plexus (1952) y Nexus (1959), en las que volvía a incidir en el aspecto sexual que singulariza sus trabajos literarios.

Henry-Miller

Otras novelas de Miller son Una pasión literaria (1932-1953), en el que se recopila la correspondencia que mantuvo con Nin,  Primavera negra (1936), El universo de la muerte (1938) y Trópico de Capricornio (1939).

Lo que se expresa en las obras de Henry Miller es una filosofía de la vida absolutamente transgresora, irreverente para con los clichés morales y estéticos de nuestra sociedad. El escritor murió el 7 de junio de 1980, a los 88 años. Murió sabiendo que era un soñador, pero un soñador activo, que no es lo mismo.


Referencias: