La historia de la mujer que mató sin piedad por el deseo de poder, venganza y odio
Letras

La historia de la mujer que mató sin piedad por el deseo de poder, venganza y odio

Avatar of Javier García Leal

Por: Javier García Leal

2 de octubre, 2017

Letras La historia de la mujer que mató sin piedad por el deseo de poder, venganza y odio
Avatar of Javier García Leal

Por: Javier García Leal

2 de octubre, 2017


"Yo identifico más bien la maldad con la estupidez y la bondad con la inteligencia".

 Jorge Luis Borges


De vez en cuando nos encontramos con extraordinarios personajes de ficción, llenos de defectos, vacíos de virtudes, pero cargados de magnetismo. Se trata de los antagonistas. Sí, esos mismos que dejan su marca grabada a fuego y no con la tinta deleble que usan los héroes. Es de la obra de teatro Macbeth que se desprende un personaje que roba todos los aplausos: Lady Macbeth, esposa del rey de Escocia sobre quien Shakespeare escribiría; 250 años después pasó a tener música y 150 más tarde fue llevada al cine. Privilegio, dicho sea de paso, de un pequeñísimo grupo de obras que han decidido llamarse maestras.       


La historia de la mujer que mató sin piedad por el deseo de poder, venganza y odio 1

       

MacBeth está destinado a ser rey y condenado a pagar por la manera en la que llegó a serlo. Visitador de brujas que le anuncian su destino, ve crecer su ambición pero no su maldad. Su esposa, al saberlo, planea asesinar al actual rey para que se cumpla la profecía. Macbeth duda, pero ella, temerosa de su naturaleza bondadosa, lo increpa: “…Tú quieres ser grande, no te falta ambición aunque sí el odio que debe acompañarla…Ven pronto, ven, para que pueda vaciarte mi coraje en tus oídos y azotar con el brío de mi lengua todo lo que te aparta del círculo de oro”. En otras palabras, debe matar, engañar, o ambas cosas.


La historia de la mujer que mató sin piedad por el deseo de poder, venganza y odio 2


Shakespeare dibujó a una mujer con una tremenda ambición y voluntad de poder. Sí, el poder era de su consorte, la voluntad era absolutamente suya. Y un buen día de 1847 apareció Verdi, quien compuso la música para acrecentar las emociones de la obra, la hizo invocar ministros infernales y a "la noche más oscura para que ni siquiera la daga que mata pudiera ver a su víctima". La Lady Macbeth que canta es tan aterradora como la que salió del libro. Siglo y medio después, Polanski y Welles hicieron lo propio para dejarnos las mejores versiones cinematográficas que hasta hoy existen; sin embargo, sus Ladies Macbeth no alcanzaron la fuerza de la original y la operística. La dura prueba de la memoria así nos lo dice.  


La historia de la mujer que mató sin piedad por el deseo de poder, venganza y odio 3

         

Al final de la obra, Lady Macbeth imagina sus manos llenas de sangre —en efecto, lo están, sólo que no físicamente— y decide redimirse al quitarse la vida, mientras que la de su esposo es arrebatada por su enemigo y legítimo sucesor al trono. La profecía de las brujas se cumple de formas extrañas, pero el Sr. Macbeth queda en un irremediable segundo plano.


Lady Macbeth se ha convertido en uno de los personajes que no son movidos por el amor, sino por el poder, la venganza y el odio. Lo peor de todo es que Borges tenía mucha razón, aunque parece que será mejor no sacar conclusiones. 


La historia de la mujer que mató sin piedad por el deseo de poder, venganza y odio 4


**


Hay historias que deseamos sólo sean producto de la ficción por lo devastadoras que resultan; sin embargo, a veces es necesaria su difusión para evidenciar lo mal que está el mundo, como estos relatos sobre incesto y pedofilia para entender a una sociedad en decadencia.


Referencias: