INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Steve Ditko: la historia detrás de uno de los creadores de Spider-Man y no es Stan Lee

16 de julio de 2018

Alder Hugo Corona Amador.

Conoce al artista que nos enseñó a creer en los héroes.

Leer cómics es de esos pasatiempos que se forman a edad muy temprana; no creo que se pueda comenzar a los 25 ó 30 años, debe ser en una etapa impresionable. En algunos casos se vuelve parte de un infantil recuerdo, en otros alimenta el afecto por la lectura, el arte y las historias de héroes. Algunas veces los personajes de historietas dejan huella en los niños. Hoy, hay una sobreexposición de las franquicias inspiradas en cómics, pero no siempre fue así. Hubo un tiempo en que un ejemplar costaba 25 centavos, otro en los que era difícil hallar un comic en las estanterías de México, cuando esos contenidos pertenecían a un nicho que asimilaba esos tirajes como su primer acercamiento a la ficción. La vida real carece de encapuchados, cinturones multifuncionales y cosas por el estilo; en muchos sentidos, la imaginación hace posible alcanzar los límites de la vida y descubrir lo desconocido.


Cuando un joven fan tiene edad suficiente, empieza a reflexionar sobre el trabajo detrás de estos relatos y deja caer su atención en los nombres bajo el título de la revista. Hombres y mujeres que hacen posible la aparición de estos aventureros, cuyo talento es, a veces, subestimado. La verdad es que en principio estas personas son lo más cercano a nuestros héroes, o eso nos parece a los fanáticos, en un intento de acercar nuestros sueños.


Mucha gente sabe que Stan Lee creó a Spiderman, igual que a muchos otros héroes de las historietas de Marvel, también es cierto que no muchos fans son conscientes de la contribución de otros artistas en el trabajo de Stan y, por consiguiente, en el ahora abrumador éxito del sello. Los cómics son la mitología moderna —no sus adaptaciones al cine—, por tanto, el equivalente a Homero y Hesíodo deben ser sus guionistas: Lee, Chris Claremont y Neal Adams. Sé que exagero, pero si hablamos de cultura popular es válida la desproporción en el argumento. Spiderman fue resultado de una línea editorial en debacle, de una empresa que empezaba a construir un estilo distanciado del ideal heroico de Superman y de una dupla integrada por Stan Lee y Steve Ditko.



En abril del 2008, la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos recibió un artículo que presumía de un significativo valor cultural. Se trataba del arte original del Amazing Fantasy #15, donado anónimamente. El número había sido lanzado al mercado en agosto de 1962, para finalizar una línea editorial que iba hacia la ruina; sin embargo, en su última edición, la revista tuvo un éxito inusitado. Una historia de cinco páginas obtuvo un amplio recibimiento de parte de los lectores, el relato de un adolescente que adquiría habilidades sobrehumanas e intentaba aprovecharlas para obtener dinero, que después entendía el valor de sus poderes y el resto es historia. Spiderman hizo su primera aparición en las páginas del término de la serie Amazing Fantasy, del lápiz de Steve Ditko y la narrativa de Lee nació el primer superhéroe que podía ser asimilado como un humano. Si el donante hubiera vendido esas páginas, habría recibido millones de dólares a cambio, pero parece que sus planes eran resguardar la pieza.


En un Universo repleto de maravillas, Spiderman hizo su debut sin ovaciones. Un personaje al que se le pronosticaba fracaso, en el título menos productivo de la compañía, que se convirtió en el superhéroe de mayor éxito en la industria. No podemos demeritar la marca de Ditko en él; si piensan en otros personajes de historietas, quizá se percaten de una evolución estética a través de los años. Si tienen tiempo suficiente leyendo cómics, sabrán que hubo un "Flash" que usaba el casco de Mercurio o un "Linterna verde" con capa; imágenes distintas a las de hoy. Muchos personajes han trasformado su indumentaria, su identidad y características de su personalidad para adaptarse a los tiempos; es usual, un personaje necesita de aceptación y para eso debe haber un público al que le resulte afín. Spiderman se mantiene vigente, en buena parte porque Ditko pudo elaborar un diseño atemporal, engañosamente simple y efectivo.



Hubo algo más que Ditko y Lee lograron en Spiderman: lo hicieron imperfecto. Spidey cose su traje, vive con su tía viuda, va a la escuela, necesita dinero, trabaja y salva Nueva York; todo antes de llegar a casa por la tarde. Es diferente al resto de superhéroes, porque es fácil sentir su debilidad. No lo hiere una piedra radioactiva de color verde, lo hieren los hechos de su vida, sus tragedias particulares.


Como artista Steve Ditko también era imperfecto. En retrospectiva, dejó mucho de él en sus creaciones. El estilo de Ditko era inexacto, austero, maltrecho e incluso sombrío; antes de Spiderman había trabajado con personajes sobrenaturales, dentro de historias sensacionalistas. En su totalidad, Ditko era un artista sui generis en su ramo. Comparado con dibujantes de la época, carecía del trazo épico en sus creaciones, pero no de originalidad.


Jack Kirby, pilar del género, alegó ser coresponsable de la creación de Spiderman. En los 60 Kirby ya era una leyenda y sus personajes míticos. En sus años como historietista, Jack mantuvo un estilo tosco, de figuras fornidas y aspecto varonil. En efecto, realizó diseños previos a la publicación del número debut del trepamuros e incluso realizó el arte de la portada: sin embargo, la inclinación fantástica de Kirby fue desechada. Según Blake Bell, biógrafo de Ditko, Kirby y Lee llevaron cinco páginas para ser entintadas; Steve advirtió la semejanza del bosquejo con un personaje de los 50 llamado "La mosca", creado por Joe Simmon, así que informó a Stan, quien descartó el avance. En su lugar, optó por dejar el proyecto en manos de Ditko. Así comenzó: un traje completo, una telaraña debajo de cada brazo y el dibujo de un arácnido en el pecho que ocultaba la identidad de un joven nervioso, tímido y muy brillante. El propio Steve era delgaducho, calvo y usaba gafas, no se identificaba con el arquetipo del héroe convencional, así que basó la imagen de Peter Parker en su apariencia. Los dibujos de Steve, todo su plomo y talento, completaron la creación del personaje. Permitieron que Stan Lee hiciera del “hombre araña” su creación más compleja. De todo el panteón de héroes a los que escribiría Stan, Spidey era un referente para los guionistas por su esquema de matices, su construcción emocional e identidad definida.



Existía un paralelismo evidente entre la personalidad de Lee y la de Ditko, el primero iba formando una trayectoria que lo convertiría en una suerte de personalidad, mientras que el ilustrador prefería la falta de vida social y evitar los foros públicos. Se esforzó en hacerse de una personalidad hermética: en el trabajo, nadie sabía dónde vivía ni conocían a sus amigos; deliberadamente, decidió eludir a la fama.


La familia de Ditko había emigrado de Checoslovaquia, y el 2 de noviembre de 1927 nació el artista. Tras realizar su servicio militar en Alemania en los años de la ocupación nazi, regresó a Estados Unidos para ingresar en la Academia de Arte Cartonist and Ilustrators School a cargo de Jerry Robinson, antiguo dibujante de Batman y creador del Joker. Realizó su primer trabajo en Classic Ilustrated #107 y Black Magic #27. Robinson arregló su primer encuentro con Stan y así comenzaría su etapa en la editorial Atlas, que después tomaría el nombre de Marvel Comics.


El increíble recibimiento del Amazing Fantasy #15 le hizo lugar a un nuevo título: Amazing Spider-man. Ditko creó toda la estética alrededor del superhéroe, a sus primeros villanos: "el Buitre", "Electro", "el Doc. Ock", "el Duende Verde"; a sus personajes secundarios: "J Jonah Jameson", "la tía May"; a sus intereses amorosos: "Liz Allan", "Mary Jane" y "Gwen Stacy". A través de aproximadamente tres años creó los cimientos para un héroe ultra aprovechado por la industria a la que Ditko detestó. Su personalidad y roces con Lee los haría distanciarse; por lo que tras 39 números ininterrumpidos Ditko abandonó el buque.



En un arco argumental de los últimos números de Steve, tenemos a Spiderman debajo de toneladas de hierro. Para variar, Peter tiene el peso del mundo en sus hombros. Por cortesía de un enfrentamiento con uno de sus recurrentes villanos, acaba prensado entre los escombros de una guarida que se desmorona y litros de agua que amenazan con ahogarlo. De la situación depende la salud de su tía convaleciente. Spidey lleva con él la cura para la afición que ataca a May, pero si su fuerza no le es suficiente para salir, de nada servirá.


Un número de la serie acaba con Spidey atrapado, y Amazing Spiderman #33, conocido como "El Capítulo Final", retoma la trama. Nos encontramos con el protagonista abatido, sumido en su aparente impotencia, mientras repasa mentalmente las razones que lo condujeron a vestir el traje. En los paneles vemos a Spiderman discernir sobre los acontecimientos trágicos de su vida; de alguna forma, el peso sobre él es también metafórico: carga con sus recuerdos, sus errores y arrepentimientos; sin embargo, le queda poco. Sabe que es fuerte, pero, ¿será lo suficiente? Lo vemos tomar impulso, asistirse de una fuerza interior y levanta la enorme aleación que casi lo mata, sólo con voluntad. Mientras Spidey se recupera, los cuadros van creciendo, así Steve nos transmite la sensación en el interior de Parker. Los dibujos de Steve aumentan de tamaño a la par en que Peter se fortalece.


“El Capítulo Final” es la carta de Ditko al héroe que hizo un artista de culto, aún si él maldijera el renombre. Dejó en su sitio a John Romita Sr y colaboró con la creación de Doctor Strange. Tras abandonar Marvel, llegó a Charlton Comics para hacerse cargo de The Question, Blue Beetle y Captain Atom; personajes que luego se integrarían al acervo de DC Comics. El aclamado escritor Alan Moore utilizaría las creaciones de Ditko como cimientos para la serie Watchmen.



Logró aislarse casi por completo, siguió en activo pero desde su residencia en Nueva York. No aceptó entrevistas, no dio declaraciones sobre nada y sólo se conocen cuatro fotografías de él. En sus últimas viñetas creó un personaje llamado “Mr. A”, que entre héroe de acción y detective, era un vocero de las convicciones de Steve, sus posturas contra sus antiguos compañeros de trabajo y su idealismo inmutable.


Steve murió el 29 de junio, la policía lo halló en su casa. Habían pasado 48 horas después del deceso. Tenía 90 años, un talento atípico, tinta en la sangre y un par de ideas en la cabeza. Uno de los autores que hizo evolucionar la cultura pop, estaba ahí, yaciendo en la soledad de una vivienda. Murió como decidió vivir, gozando de una enorme autonomía como artista y humano.


El brillante, pero torpe, Peter Parker guarda mucho de Steve. En uno de las primeras ilustraciones para Spiderman, vemos un adolescente ensimismado, detrás de una congregación que hace bromas de él. A la espalda del chico se proyecta su sombra sobre la pared, enorme, en una postura que paraleliza con su actitud cohibida. Parker es mucho más que un tipo con miedos, Steve Ditko era más deslumbrante que el artista retraído del que se disfrazaba. Como la figura con mascara que levanta sus temores, sale de una situación difícil y salva el día, eso nos enseñó Steve. Las historietas hablan de ello: no de quienes somos en el exterior, sino del héroe que podemos ser. 



**


Te recomendamos estos seis cómics que no son de superhéroes pero que vas a amar.

TAGS: Ilustraciones comics crowdsourcing
REFERENCIAS:

Alder Hugo Corona Amador.


Colaborador

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Is Blue The Warmest Color?: How "The Unsent Project" Shows The Pigments Of Closure El niño que luchó contra el VIH e inspiró una canción de Michael Jackson Here's Why Claudia Romo Edelman Believes You Can Change The World 4 consejos para convertirte en viajero si tienes un trabajo muy demandante Pinturas de Philip Barlow que demuestran cómo ve el mundo la gente con miopía Ideas para tus selfies cuando no sabes cómo posar

  TE RECOMENDAMOS