Hoy me levanté con ganas de hacerte sonreír
Letras

Hoy me levanté con ganas de hacerte sonreír

Avatar of Jean Franco

Por: Jean Franco

15 de febrero, 2017

Letras Hoy me levanté con ganas de hacerte sonreír
Avatar of Jean Franco

Por: Jean Franco

15 de febrero, 2017





Hoy me levanté con ganas, sí, como lo oyes, hoy me levanté con ganas de sonreír, de hacer reír a los demás, de alegrarle la vida a todo aquel que se cruce conmigo, en la calle, en la acera, en el metro o en el transporte público. Sí, hoy me levanté con ganas, con ganas de decir te quiero, de darle un abrazo a todo aquel que quiera y que lo necesite, hoy me levanté con ganas de decir que sí y, ¿por qué decir que no? Me levanté con fuerzas, con esperanza en la humanidad, con ganas de escribirle mil poemas a la luna, al sol, a la naturaleza, a ti que me lees, que me oyes y que me observas, a ti, mamá, que tanto te esfuerzas por mi comodidad, a ti, papá, que con mano dura pero con cariño me educaste siempre.

¡Que sí! Que hoy me levanté con ganas de salir a caminar, de mirar el sol en el horizonte, de oler el polen de todas aquellas flores que adornan los jardines de aquellas casas viejas a los que muchos niños temerían entrar; vamos, acompáñame, sin miedo, que ser feliz no es de locos, ni para locos, ser feliz es disfrutar segundo a segundo lo que te regala el Universo con cada despertar. Hoy me levanté con ganas.

cuentos amor

Me levanté con ganas de investigar, de conocer un poco más lo que ya sé, y adentrarme aún más en el mundo de lo desconocido, sí, hoy me levanté con ganas de hacer arte, de pintar, aunque me salga fatal, me levanté con ganas de llenar mil lienzos con mi sello, me levanté con ganas de cantar, aunque mi voz suene como gallo a punto de morir, no importa, porque hoy me levanté con ganas. Me levanté con ganas de dejar que un artista urbano use mi piel como su lienzo, de tatuarme todo aquello que tenga significado para mí y me llene de armonía.

Hoy me levanté con ganas de comer eso que tanto dije que odiaba y que nunca probaría en mi vida, me levanté con ganas de conocer gente nueva, de aprender otro idioma, de conducir un auto eléctrico, o de gas, de subir una montaña de mil metros de altura y bajarla corriendo cual corcel al que le sueltan las riendas. Me levanté con ganas de sentir el aire en mi piel, me levanté con ganas de dejar de hacer el amor y permitir que el amor nos haga, me levanté con ganas de ti, con ganas de sentir tu tierna piel sobre la mía, me levanté con ganas de decir “te amo”, de decir “para siempre” aunque muchas otras personas apaguen nuestros sueños, hoy me levanté con ganas de soñar, de vivir, de sentir, de crear, de volar, de tomar todas las decisiones al instante sin tener que pensar en el mañana, hoy me levanté con ganas de ver el mundo a color y olvidarme de que la rutina haga que el mundo se torne blanco y negro. Hoy me levanté con ganas.


desamor cuentos

Así es, cada día de tu vida al abrir los párpados y ver ese techo lujoso, o con goteras, o sólo ese techo que te da calor, seguridad y sustento, sea como sea, tu casa o tu apartamento, tu mansión o tu choza,  levántate con ganas, porque para que el mundo gire lo único que necesita son personas con ganas, ganas de las buenas, ganas de luchar y seguir a delante, de ser siempre un alma libre y soñadora.

Llegó el día, ¿no? A ti que me lees, ya sabes qué hacer, cada vez que suene tu despertador o que el tierno y dulce beso de tu madre, tu padre, tu amante, tu novia o esposa te levante, justo en ese momento, al abrir los párpados, recuerda este texto y sonríe pues hoy… Hoy será el día en el que tú te levantes con las ganas de conquistar el mundo, de conquistar tu mundo. No dejes que nadie te diga lo contrario, pues aquel que lo hace es porque nunca sintió lo que es levantarse con ganas.

Siéntete especial porque lo eres, siéntete generoso, bondadoso y repleto de dones que harán que disfrutes con todo tu vida, que harán que los que te rodean se llenen de esa misma energía, de ese mismo entusiasmo porque hoy, mañana y siempre tú te levantaste con ganas.   


cuentos para dedicar


**

La lectura también ayuda a nuestro estado de ánimo, por eso te compartimos los 7 pecados capitales a través de los mejores libros de la Historia.








Referencias: