Hoy me preguntaron si había perdido mi capacidad de amar

Miércoles, 31 de enero de 2018 12:15

|Li Plauchu



Todos hemos pasado por una etapa de nuestra vida en la que estamos solteros y nos enfocamos en vivir otras experiencias, dejamos en un papel secundario la vida en pareja. Cuanto más crecemos y conocemos gente, nos vamos llenando de historias y forjando nuestra capacidad de discernimiento; sabemos lo que no nos gusta y lo que es bueno o no para nosotros. Es importante vivir una vida plena y encontrarnos satisfechos con nuestras decisiones antes de mirar por la oportunidad de hacerlo en pareja.


El siguiente texto es un relato de Lidia Plauchu sobre el descubrimiento del equilibrio, del amor que tenemos con la persona más importante de nuestra vida: nosotros mismos.




  

HOY ME PREGUNTARON SI HABÍA PERDIDO MI CAPACIDAD DE AMAR


Lo primero que hice fue soltar una carcajada porque si alguien no conoce, ni entiende lo que está debajo de todo este saco de sangre y tejido es precisamente este individuo. ¿Que si he perdido la capacidad de amar? Me siguió la pregunta mientras caminaba a casa a las cuatro de la mañana con los tacones en la mano, porque fui incapaz de quedarme acostada a su lado un minuto más.


Me costó trabajo conciliar el sueño, porque en mi mente se venían atisbos de lo que se trataba mi vida un par de años atrás. La primera respuesta fue: pero si amo a mi familia, ¡claro que sé amar! Pero la habitación se quedó en silencio cuando recordé que a ellos también los había dejado atrás.


Me levanté por la mañana, como pude me vestí y fui a trabajar. Incluso antes del café, mientras me fumaba un cigarro y veía los coches pasar, volvió su rostro impaciente a mi cabeza mientras sus labios pronunciaban esa pregunta que cuestionaba todas mis capacidades sentimentales. Tuve otro día normal que incluía convivir con la gente del día a día, estrés de responsabilidades y las cervezas con compañeros, abajo en el bar. Crucé miradas con dos o tres en el metro de camino a casa, pero ninguno me invitaba realmente a mirar.


¿Realmente he perdido la capacidad? No tuve más remedio que obligarme a recordar qué era lo que hacía, cómo me movía, qué gestos tenía, qué era lo que las personas encontraban en mí para decir "he encontrado amor, he encontrado felicidad". "¿Por qué no amo a alguien más?", me repetí como por décima vez mientras bailaba con mis amigas sin parar, en una noche como tantas otras. La pregunta ya era como un reto personal, necesitaba escarbar en lo más profundo de mis sentimientos hasta poder contestar si realmente aún tenía esa capacidad.


La pregunta me siguió por meses, en viajes, en tardes de películas, en comidas, y a veces cuando no tenía tanto trabajo; pero sobre todo la duda era más intensa durante las citas. ¿Por qué cuando conocía a alguien nuevo para mí no representaba a un nuevo prospecto? No tuve más remedio que preguntar. Fui al teléfono para hablar con la única mujer que sabía que su amor por mí era incondicional. Y la respuesta estuvo ahí, siempre en su lugar.


"No has perdido la capacidad de amar, eso es imposible; de lo que no te has dado cuenta es que en este momento eres tú la persona que más amas en verdad. Te has dedicado tiempo, esfuerzo y enfocado todas tus capacidades para mejorar. Y cuando te amas tanto, no queda espacio para nada más". Y eso nunca había pasado, yo nunca había sido mi prioridad, mi carrera no estaba en primer lugar. El placer, la felicidad y lo que debes hacer estaban fuera de lugar. Entonces de esto se trata el estar en paz, el no estar a la expectativa de encontrar a alguien que te ame más. Esto es el equilibrio, esto es reconocer que nosotros somos la persona más importante en nuestra vida, y que a veces hay que dejar lo demás en segundo lugar.


Si lo volviera a ver tendría la respuesta. Claro que sé cómo amar. Ya he amado con todas mis fuerzas y algún día volverá a pasar, sólo que esta es mi oportunidad, mi espacio y el lugar. Tal vez algún día, cuando menos lo espere, será el momento de compartirlo.


**


Si ya encontraste al yin de tu yang, te recomendamos seguir estos consejos para que tu relación no se vuelva tóxica. Y si ya estás en una relación y sospechas que es momento de terminarla, lee el siguiente artículo que te dirá situ relación tiene remedio o es momento de emprender el vuelo.



REFERENCIAS:
Li Plauchu

Li Plauchu


Colaborador
  COMENTARIOS