Me faltas, y hay días en los que no es tan fácil no tenerte
Letras

Me faltas, y hay días en los que no es tan fácil no tenerte

Avatar of Ivonne Mend

Por: Ivonne Mend

23 de marzo, 2017

Letras Me faltas, y hay días en los que no es tan fácil no tenerte
Avatar of Ivonne Mend

Por: Ivonne Mend

23 de marzo, 2017




El tiempo y la distancia nos suelen poner nostálgicos cuando no tenemos cerca a la persona que amamos... 



Me faltas

A veces es tan fácil despedirnos: "hasta luego, te amo", nos decimos; nos besamos en total calma, sin sentirnos quizás, en la cotidianidad de un hasta más tarde. Tan confiados de volvernos a encontrar y sabiéndonos en el mismo amor. Sonreímos y nos alejamos calmosos de llevarnos en paz en nuestras almas. Nos dedicamos a nuestras labores con un gesto armonioso, pensándonos a ratos y otros tantos tan absortos que hasta disfrutamos de olvidarnos. Te miro alejarte y disfruto en cada paso que das, que te lleva a tus sueños, que te hace crecer aún sin mí.

Tú me observas divagar y empezar a dar pincelazos, a crear, a fabricar mundos en otros planos, desde lejos me puedes ver y te deleitas con mi locura desenfrenada aún sin ti.

Pasan las horas, cada uno en el camino que elige en total libertad, haciendo camino solos. Sin dejar de llevarnos, guardando ahí, en ese cuarto del amor, todo lo que somos.


poemas desamor, parejas

Regresamos a nuestro encuentro, nos miramos, asentimos y no hay necesidad de palabras, de artimañas, simplemente nos incorporamos tan natural, tan plenos. No sé si a ratos nos demos cuenta de la ausencia del otro. Somos tan homogéneos, individuales, pero en esa mezcla hemos perdido un poco esa línea que divide el estar contigo, de estar en mí, sencillamente estamos y es tan agradable.

Respiro tu aire, respiras el mío, no hay tormenta; a veces me alejo, incluso me aparto. Algunas noches me has descubierto divagando en mis historias y mis murmullos te han asustado. Alguna vez te sorprendí atontado en tus proyectos que ni pude distraerte, aunque lo intenté. Amo tanto tu locura que hay días que no estás, pero confiada sé que regresarás. Sé que no te has ido, que tu espíritu va conmigo. Que aunque desearas irte yo iría contigo. Me faltas, siempre.


Hay otros días que no es tan fácil, que incluso es agonizante; nos miramos a los ojos con furia contenida, nos abrazamos, como quien no quiere despegarse de su propia piel.

"Te amo, ¡ya te extraño!", te digo; te beso y no logro soltarte, me faltas, siempre. Pero hoy te extraño.

Te veo alejarte y cada paso es un golpe de nostalgia, te extraño, me faltas. Hoy no es fácil no tenerte aquí. 


desamor, mujer

Tú me tomas de los hombros acercándome y alejándome para mirarme, como preguntándote qué hemos hecho para tener que separarnos. Me besas en la frente, lleno de emociones, murmurando apenas: "Te amo". Te abrazo de vuelta y un: "Te amo mucho más" sale desde el fondo de mi pecho.

Hoy duele alejarse, es uno de esos días en que no es tan fácil. Me miras con angustia, mientras mis pasos no me llevan hasta ti y te alejas suspirando, en la espera de volver a verme, rogando que el tiempo vuele y nuestras manos se tomen de nuevo. Una seña con tu mano me indica que ya no podré vislumbrarte: "Adiós", dices.

Una mueca en nuestras caras se dibuja, una añoranza: "Me faltas", murmuramos los dos, cada quien en su estar, afanados en nuestras tareas pasamos el día. Sin dejar de pensarnos, sin dejar un segundo de desear con todas nuestras ganas podernos mirar.

Yo te llevo en mi mente todo el día, con tu nombre en mi lengua moribunda por no poderte tocar. Tú me repasas en tu pensar con mis risas llenándote al suspirar, con mi cuerpo danzante que no dejas de admirar.

Miro mis manos que, ansiosas, esperan a sentirte, te saben de memoria y nunca se han de cansar, mi piel sigilosa y anhelante junto a la tuya quiere estar. Tú, allá en tu mundo no me dejas de extrañar, en silencio y a lo lejos me susurras: "Tranquila, pronto pasará", porque sabes que hoy es uno de esos días que no es fácil extrañar. Me abrazas en ese espacio astral que nos logramos encontrar y esperamos para volvernos a abrazar, esa noche. Después de un largo día, cuando no es fácil extrañar.


hombre, desamor



**

Hay tardes en las que la distancia nos duele como un hielo quemando nuestra piel, pero en aquellos momentos puedes relajarte al escuchar alguna —o todas— de las 4 canciones con poderes mágicos para tu cerebro.


**
Las fotografías que ilustran el texto pertenecen Silvia Grav.



Referencias: