William Shakespeare, el maestro del insulto
Letras

William Shakespeare, el maestro del insulto

Avatar of Luz Espinosa

Por: Luz Espinosa

25 de junio, 2015

Letras William Shakespeare, el maestro del insulto
Avatar of Luz Espinosa

Por: Luz Espinosa

25 de junio, 2015


Nada puede indicar de manera más elocuente la dificultad de expresarnos más allá de la función denotativa del lenguaje que la escritura, pues las letras son los “objetos” que caen, siempre, lo más cerca a lo que se quiere decir.

Y ¿qué pasa cuando uno de los maestros de la palabra pone, quizá sin querer, su talento al servicio de la ofensa? Muchas personas aseguran que ante una pelea, la indiferencia duele más, pero la realidad nos ha demostrado a todos que un insulto bien dicho duele mil veces mejor.

 insultos de Shakespeare

Este maestro fue William Shakespeare, y aunque han surgido deferentes teorías que afirman que este personaje fue sólo la imagen de alguien deseoso de permanecer en el anonimato literario, su producción poética y obras para la escena marcaron un antes y un después en los estilos literarios posteriores. Y es justo en su trabajo en el que podemos encontrar algunos de los insultos más finos y diplomáticos escritos en la historia de la literatura.

 Sabemos que responder de una manera ruda sin caer en lo vulgar no es cosa fácil y que el uso común de los insultos, además de burdos, ha hecho que se pierda su finalidad: ofender a alguien.

insultos de Shakespeare

Existen maneras creativas para todo y Shakespeare demostró que insultar requiere talento, si no lo crees, aquí te presentamos 10 de los insultos más finos presentados en la obra del literato:

 “De no ser por la risa debería tenerte lastima.” Enrique IV (1596)

“¡Fuera! Eres veneno para mi sangre.” Cimbelino (1610)

“Mienten terriblemente los que dicen que tienes buen aspecto.” Coriolano (1607)

“Tú eres el índice y el prólogo de la historia de la lujuria y falta de pensamiento.” Otelo (1603)

“Reunamos lo menos posible que podamos.” Como gustéis (1599)

insultos de Shakespeare

“Los asnos están hechos para cargar y, tú también”. La fierecilla domada (1590 - 1592)

“Tu rostro es como febrero, lleno de escarcha, tormentas y nubosidad.” Mucho ruido y pocas nueces (1598 - 1599)

“Me arrepiento de los tediosos minutos que he pasado contigo.” El sueño de una noche de verano (1595)

“No eres más larga de cabeza a pies que de cadera a cadera, eres esférica como un globo en el que podría encontrar países.” La comedia de las equivocaciones (1591 y 1592)








Referencias: