Debo confesarte que aún espero que regreses

Debo confesarte que aún espero que regreses



¿Cuánto tiempo nos toma entender que el amor se ha muerto?, ¿cuánto nos toma separar los caminos que parecían unidos para siempre? A veces lo difícil no es saber la verdad, sino aceptarla, y en el amor no es la excepción. En el siguiente poema de Ixtab podemos ver reflejado el dolor de una despedida a la que uno no se puede resignar.





CONFESIONES ANOCHECIDAS


Cae la noche y junto con ella todos mis ideales.

La neblina insaboreable se mezcla con el vino,

la noche se presta para poemas de amor,

pero vengo a violentarla

así como él violentó mi corazón.

Unas voces desatan debate en mi contra,

el cielo quebrantándose se precipita en mis ojos.

Alboranas cantan su nombre y mi pecho atraviesa trasfondos.

¿Acaso es poco el dolor de su ausencia?

Escaso el vacío en los huecos que dejaron su clavículas.

(Llaves de liberación de lo más oculto yacido en mí.)

¿Acaso por siempre tendré que soportar esta soledad anochecida?

Tan sabio será el silencio que calla sus respuestas

por no verme desesperanzada y derrotada.

Tan ciega seré yo que aún sabiendo la realidad

espero una señal o quizás tu llegada.


**


El texto anterior fue escrito por Ixtab.


**


Si quieres leer más cuentos sobre el amor, la vida y la muerte, te compartimos este artículo. Además, aquí puedes leer algunos cuentos breves de amor que te abrazarán el alma.




Referencias: