La balada de los corazones rotos
Letras

La balada de los corazones rotos

Avatar of Alfonso Samano

Por: Alfonso Samano

7 de abril, 2015

Letras La balada de los corazones rotos
Avatar of Alfonso Samano

Por: Alfonso Samano

7 de abril, 2015

 

Para bien la oreja, ¿escuchas eso? Inténtalo de nuevo, tienes que estar en absoluto silencio, es más, aguanta la respiración unos segundos.

¿Te das cuenta de esos leves crujidos?, son como pies diminutos andando por un páramo de ramas secas, son como chasquidos de hombres minúsculos que se recuestan en el pabellón de tu oreja. Un lejano iceberg quebrantándose a miles de kilómetros, un grupo de apoyo de maniacos compulsivos en terapia, reventando burbujas del plástico de envolturas.

Es esa la balada de los corazones rotos. No sabemos si se trata de bailarla con tímido movimiento de cabeza y talones o si está destinada sólo a ser cantada mientras fijamos los ojos en un imaginario donde no tenemos trabajo, y rara vez se nos ve comiendo o yendo al supermercado.

La canción del falso autosacrificio, ¡oh mi amor! La canción compuesta por las notas rechazadas de otras canciones, un Frankenstein de notas muertas de amor.

Ya somos parte del mobiliario del club de los fracasados, los instrumentos suenan, ya no se necesita afinarlos, pues al tener el repertorio de una sola canción no hace falta ensayar mucho. Tres son los tipos de instrumentos que ejecutan la balada: los del alma (viento), los violentos (percusiones), y los de caricias (cuerdas). Van acorde a la inspiración de la banda, porque te quise con toda el alma que el viento de hoy no hace más que anunciar con violentos tambores tus caricias que nunca fueron reales, siempre pendieron de un cable, siempre se disipaban a distancia como una sonata de Verdi.

corazones rotos 

 


Referencias: