Letras

La exploración del color: El verde

Letras La exploración del color: El verde

Hasta esta entrega de La exploración del color, hemos identificado a éste como concepto de unidad social, fundamento real de la naturaleza y fundador de ideales, así como detonante de conocimientos establecidos en las culturas ancestrales de todo el mundo. Siguiendo bajo el concepto de lenguaje no verbal; los colores, además de despertar en nosotros sensaciones conscientes, resultado del estímulo luminoso a partir de la vista, han definido niveles socio-económicos a lo largo de la historia. Tonos difíciles de conseguir y costear se han hecho presentes en el mundo del arte, como en "La chica con la perla" de Johannes Vermeer, donde el tono azul de la mascada fue el resultado de un minucioso trabajo de mezcla, pues era un color inexistente en 1665.


Esta entrega estará dedicada al color más independiente de todos, al tono que contrapone ideas. El color de la vida y lo natural, lo tóxico, lo inhumano y lo infiel: El verde; un color que ha ganado terreno gracias a las campañas en pro del medio ambiente y la sustentabilidad al rededor del mundo.


Este tono es uno de los colores que mejor percibe el ojo humano, de ahí que los lugares con este pigmento no cansen ni molesten la vista, aun cuando estemos observándolo demasiado tiempo. Debido a su neutralidad, el significado del verde en combinación con el azul resalta todas las cualidades positivas, principalmente por su asociación con la naturaleza (cielo azul y naturaleza verde).


A pesar del balance que este tono puede tener con otros colores, cuando se encuentra aplicado a ciertas cosas la idea de lo natural cambia radicalmente, pues éste en especial contrapone ideas, y a pesar de cimentar la visión de naturaleza, resulta el color más inhumano en la gama de tonos existentes en cualquier paleta de colores pues no existe ser humano ni mamífero con piel de ese tono. Por otro lado es el color de los reptiles, animales que se han relacionado con la representación del mal y figuras demoniacas; verde era la serpiente que condenó a Adán y Eva fuera del paraíso, verdes eran también dos dragones que invadían los reinos de fantasía creados por grandes literatos. En las pinturas medievales, cuando se pretendía incluir un demonio a la obra, éste debía llevar una prenda de color verde.  A pesar de la connotación demoniaca de este color, en Oriente sería imposible asociarlo a esta idea, pues del otro lado del mundo éste adquiere un significado de fertilidad y primavera.

   

Es en Oriente donde el verde se regala en forma de Jade, piedra de tono verdusco que predispone a la calma, la tolerancia y la bondad a quienes la usan. Simboliza la virtud, la templanza y la buena disposición. En Japón y China aún perdura la costumbre de intercambiarse regalos de jade después de una disputa como símbolo de reconciliación.

 

 

Durante el siglo XV el verde fue el color de los burgueses, ya que su tinte era difícil de mantener en el tono original, pues los pigmentos no duraban ni resistían la luz o los lavados a los que eran sometidas las prendas de este color, esto, además de la impureza que implicaba la mezcla de materiales como arsénico para lograr su tonalidad, hizo que en algún momento de la historia el verde se asociara a la infidelidad y debilidad. Durante la pintura de ese siglo, el verde era muy utilizado en las obras pictóricas y entre más brillante era el tono en la pintura, más dinero se había invertido en su creación.
 

 

Al igual que en Oriente, de este lado del mundo, para los Olmecas y Los mayas, el color verde del jade representaba más valor e importancia que el brillante oro, y al igual que en el Siglo XV, las tonalidades verdes de esta piedra eran exclusivas de los dioses.  Este color significaba para ellos fertilidad, vida y poder. Para estas culturas, el jade fue asociado con el concepto de inmortalidad: era la piedra de la eternidad, del cielo y del aliento. Los mayas utilizaban el jade como elemento funerario de reyes y nobles, a quienes enterraban con elaboradas máscaras, las cuales portaban un trozo de gema en la boca, pasaporte hacia el cielo cuando el espíritu saliera por la misma. El jade facilitaba la ascensión al más allá,  y junto con  su tonalidad verde, era un bien supremo en las ofrendas divinas.


La importancia y valor que se designa a cada color en las diferentes culturas y etapas del desarrollo histórico del ser humano, forma la concepción del mundo tal y como lo conocemos. Los colores dotan de significados al mundo que nos rodea y con él nuestro desarrollo y vida evoluciona constantemente.

Esta es la tercera entrega de una serie de artículos acerca del significado e interpretación de los colores en algunas culturas del mundo.
 

La exploración del color: El negro

La  exploración del color: El azul

La  exploración del color: El rosa 

La  exploración del color: El rojo 

La  exploración del color: El blanco

 

 


Referencias: