La historia del brutal ataque a una mujer en la que se inspiró 'La Naranja Mecánica'
Letras

La historia del brutal ataque a una mujer en la que se inspiró 'La Naranja Mecánica'

Avatar of Cultura Colectiva

Por: Cultura Colectiva

9 de marzo, 2017

Letras La historia del brutal ataque a una mujer en la que se inspiró 'La Naranja Mecánica'
Avatar of Cultura Colectiva

Por: Cultura Colectiva

9 de marzo, 2017




¿Qué acontecimiento puede ser tan traumático para que un individuo necesite más de una obra de arte para apaciguar su corazón? Quienes han visto o leído "La naranja mecánica" se habrán preguntando más de una vez cuáles fueron las motivaciones del hombre que concibió está historia tan violenta y deliberadamente desvergonzada. Pues bien, Anthony Burgess, su autor, tiene la justificación perfecta para dicho discurso porque experimentó en carne propia una de las tantas travesuras de Alex, protagonista de la novela. Es decir, padeció una violación.

The Beard's Roman Women

Burgess regresó a Londres tras una larga estadía en Malasia cuando se enteró que su mujer, Lynne, fue violada por cuatro soldados americanos durante un apagón y, debido a la tremenda golpiza, perdió a su bebé. Desde ese entonces el concepto de ultraviolencia rondó su cabeza y no encontró remedio alguno a su pesar mas que reconstruir cada abuso, fuerza irracional y desenfreno en la famosa escena donde Alex canta 'Singing In The Rain' mientras viola a una mujer con un único espectador: su esposo.

The Beard's Roman Women


Esta quizá sea la obra más polémica de Anthony Burgess, pero no fue la única que surgió de este trágico acontecimiento. La segunda obra de arte que construyó es el libro "The Beard's Roman Women", la cual narra la historia de un guionista de 50 años que sufre una encrucijada existencial tras perder a su esposa de 26 años en un suceso violento. Ahora nos encontramos en el escenario opuesto de la catástrofe, ya no percibimos el placer prohibido de Alex, sino la angustia de la víctima.

Gracias al lenguaje empleado por Anthony, el lector se interna en un mar de dudas y crea una empatía con el personaje principal. Este efecto nos remonta a algunas historias de Nabokov, pero no todo se queda ahí, pues a la mitad de la novela, cuando Roland Beard parece calmar el volcán de emociones, recibe el anuncio de que su amada esposa no está muerta. Los escalofríos aumentan cuando el propio Roland descuelga el teléfono y descubre que aquella voz dulce que llama es de la misma persona que enterró tiempo atrás. ¿Será que está padeciendo un delirio? ¿Quizá de tanto extrañar a alguien su mente lo está traicionando? También hay espacio para una especulación oscura y tal vez está siendo víctima de una conspiración.

The Beard's Roman Women

Por último habría que mencionar la relación de amor y odio que Roland Beard tiene con la ciudad de Roma, lugar donde encontró un sinfín de placeres y al mismo tiempo un mar de lágrimas. Esta fascinación casi surrealista por el ambiente se asemeja a la que tenía Fellini por su país natal, aunque de una manera mórbida. Es así que Burgess nos ofrece una obra tridimensional que intenta calmar el malestar de una violación.

::

Te puede interesar: 

20 cosas que deberías saber sobre "La Naranja Mecánica"

Aprende a hablar Nadsat, el lenguaje de "La Naranja Mecánica"




Referencias: