El libro que deben leer las personas que saben que el amor no es para siempre
Letras

El libro que deben leer las personas que saben que el amor no es para siempre

Avatar of Cultura Colectiva

Por: Cultura Colectiva

28 de febrero, 2017

Letras El libro que deben leer las personas que saben que el amor no es para siempre
Avatar of Cultura Colectiva

Por: Cultura Colectiva

28 de febrero, 2017




¿Vale la pena arriesgarlo todo por amor y qué sentido tiene vivir?

Los filósofos existencialistas se hacen una y otra vez esta pregunta. Escriben extensos libros, construyen sofisticadas metáforas y se jactan de haber encontrado una posible respuesta a la vida. Pero de qué sirven tantas y tantas palabras si su discurso es difícil de entender. Por ejemplo, ¿cómo podría un chico de 15 años comprender "El ser y la nada" sin errar? ¿Verdad que es complicado? A pesar de la corta edad, los adolescentes sufren encrucijadas vitales y necesitan respuestas. En estos casos da igual Sartre, Camus o Kierkegaard, lo importante es calmar el corazón y el ansia de gritar.

Este escenario está descrito en el libro "La joven de las naranjas", donde Georg, un joven quinceañero, tiene una mala relación con su madre y su padrastro. A veces se pregunta cuál es el sentido de su existencia si desconoce la felicidad, la amistad y el amor.

La joven de las naranjas

Todo cambia cuando su mamá encuentra una vieja carta (del volumen de un libro) en el desván. El texto pertenece al padre de Georg, quien murió hace 11 años de cáncer. ¿Qué dice este misterioso texto que está dirigido exclusivamente al adolescente? Tras una pelea familiar, el chico se encierra en su cuarto y comienza a tener un diálogo con la persona que pudo ser su mejor amigo pero hoy está muerto.

Así inicia la carta:

"¿Estas cómodo, Georg? Es importante que estés bien sentado, porque voy a contarte una inquietante historia. Pero tal vez te hayas acomodado ya en el sofá de piel amarillo. Bueno, si es que no lo han cambiado por uno nuevo, qué se yo. O también puedes haberte sentado en la vieja mecedora del jardín de invierno que tanto te gustaba….. varias veces he intentado imaginarme cómo será el mundo dentro de unos años, pero nunca he conseguido forjarme una buena imagen de ti y de cómo eres ahora. Sólo sé lo que fuiste. Ni siquiera sé la edad que tienes a leer esto".

George se conmociona con las palabras del padre y continua leyendo. "Pero, ¿qué es un ser humano? ¿Cuál es el valor de un ser humano? ¿No somos más que polvo que se levanta del suelo y se esparce por el mundo?" Tras unas cuantas preguntas al aire, el destinatario comienza a narrar la historia de su vida, o mejor dicho, la historia de cómo conoció a la joven de las naranjas. Muchas veces George se preguntó por qué su padre quería que él conociera dicho pasaje de su existencia, aunque nunca negó que con cada oración escrita, sentía que encontraba alivio al dolor que acumuló con los años.

La joven de las naranjas



"No sabía quién era ni cómo se llamaba, pero desde el primer momento ejerció sobre mí un inquietante poder. [...] Como por arte de magia ella había conseguido meterse entre el resto del mundo y yo. - Me dedicó una cálida sonrisa, y esa sonrisa, Georg, podría haber derretido el mundo entero, porque si el mundo entero la hubiera visto, ella habría tenido la fuerza suficiente para acabar con todas las guerras y toda la enemistad del planeta o al menos habría dado lugar a una tremenda tregua. No me quedaba otro remedio, tenía que acercarme a ella".

La joven de las naranjas

De este modo Jostein Gaarden, autor de la novela, construye un relato que describe el romántico cortejo entre el padre y la joven de las naranjas, así como el aprendizaje sobre las interrogantes más profundas de un chico de 15 años. Ambos discursos llegan al mismo punto; hay que disfrutar cada segundo de la vida, el amor y la familia. El padre de George lo describe de la siguiente forma: "No existe una intimidad más grande que la de dos miradas que se encuentran con firmeza y determinación, y sencillamente se niegan a apartarse. [...] No podemos ser dueños del pasado del otro, la cuestión es si tenemos un futuro juntos".

Al final, el libro nos regala una lección valiosa; en el mundo ningún amor es para siempre, pero allá arriba en las estrellas, todos los seres y sentimientos son infinitos.

::

¿Te parece interesante esta historia? Puedes aprender aún más con "El mundo de Sofía" y otros libros para perderle el miedo a la filosofía

Para complementar el discurso de Jostein Gaarder aquí hay consejos para sanar el corazón según 5 grandes filósofos griegos.



Referencias: