Switch to English
Arte
Cine
Comida
Entretenimiento
Estilo de vida
Historia
Letras
Moda
Fotografía
Música
Viajes
Catar

LETRAS

La prueba psicológica que cuestiona los límites de la maldad y la perversión

Por: Cultura Colectiva27 de septiembre de 2017


Texto por Herán Hernández López

"Antes de que los Escuadrones se lo llevaran, el padre de Garraty solía llamar al Comandante el monstruo más peligroso y raro que podía producir cualquier nación, un sociópata apoyado por la sociedad. Sin embargo, el padre de Garraty nunca había visto en persona al Comandante".

Hace poco se estrenó la película La Torre Oscura, basada en la serie homónima y escrita por Stephen King. El resultado en pantalla nos hace recordar que las adaptaciones son siempre distintas al libro, ya que éste siempre estará por encima de la cinta. El hijo de Maine es uno de los autores más reconocidos dentro del género de horror. Aunque algunos lo dejan fuera del culto para colocarlo dentro de la literatura comercial, su trabajo está muy lejos de ser malo. Sus historias son garantía de que no se abandonará la lectura hasta conocer el final. Muchos de sus textos se han adaptado a la pantalla sin que la calidad se vea afectada. Es cierto, los efectos especiales de esas adaptaciones no han sido las mejores; sin embargo, las limitaciones técnicas de aquellos años no eclipsaron para nada el trabajo de King.

Pero otra de las obras que también resultan impactantes es el libro La larga marcha, no sólo porque puede ocurrir en un futuro inmediato, sino por su sencillez. Esta historia transcurre en una carretera y los diversos personajes que aparecen son los que crean el juego de la narración.

"La larga marcha era una de esas cosas que estaban rodeadas de afirmaciones, talismanes y leyendas".

El texto nos hace volver a ese momento de la adolescencia en el que la incertidumbre era lo único que teníamos definido. Ray Garraty, el personaje principal de esta novela de 1979, es un chico cuyo objetivo es ser el único sobreviviente para obtener el gran premio. Ganar, sin importar que en el camino otros 99 adolescentes tengan un fracaso vital.

La historia narra una nueva edición del concurso anual La Larga Marcha, en el que centenares de jóvenes se postulan para participar; pocos son los elegidos y sólo uno logra convertirse en ese héroe que podrá tener todo de por vida. Las reglas son claras: no dejar de caminar, mantener una velocidad mínima de 6.5 km/h y no abandonar la carretera, cada participante tendrá un máximo de tres avisos antes de recibir el "pasaporte". Los encargados de retirar a los participantes que no cumplan estas normas poseen tecnología de punta para eliminarlos del camino.

"Esto es lo más parecido al suicidio, sólo que el suicidio normal es más rápido".

Tanto la decisión de Garraty como la de los demás participantes sólo es cuestionable si se ve con los ojos de un adulto. Es simple, en este concurso se va por todas las canicas. El autor sugiere que más que un reto físico se trata de uno psicológico. Entre líneas se puede interpretar que algunos ganadores de ediciones pasadas no han logrado superar el trauma que implicó su participación.

La empatía que transmiten los personajes se entiende a partir de que son personas comunes como nosotros. Por eso, nos sentimos identificados con ellos, nos gustan y a la vez nos perturban de manera abrumadora. En ellos encontramos los reflejos de algún amigo, vecino, estudiante, desconocido o de nosotros, ya que las creaciones de King se caracterizan por mostrar los instintos más oscuros y reprimidos.

La creatividad literaria de Stephen King, además de lograr cuestionar nuestra ética, también sirve para conocer los límites de la maldad y la perversión humana. La interrogante ahora es, ¿cuánto falta para incluir muertes en los reality show?

**

Es cierto que Stephen King es el maestro del terror por excelencia; sin embargo, existen más autores que también te pueden provocar pesadillas con sus historias, por eso, conoce a estos 7 autores que, algunos afirman, son mejores que King.


Recomendados: Enlaces promovidos por MGID: