Letras

La Onda: una contracultura en las letras

Avatar of Euan

Por: Euan

Letras La Onda: una contracultura en las letras

En la literatura de los 60 se gestó una línea de refinada técnica literaria, había muchas historias de bellezas increíbles que contrastaban por completo con aquella cultura reprimida y apegada a las normas establecidas que reinaban en el país. 

Pero este nuevo giro o estilo, surgido como una inquietud de algunos jóvenes intelectuales, permitió dar a conocer un nuevo sentido al arte literario, impulsado por el afán de liberar a la sociedad de creencias que ya no correspondían por mera cuestión de tiempo: había que avanzar, progresar y revolucionar la identidad de la cultura literaria.

 

PORTADA-LIBRO-SPB0128414-MAX


Así fue como surgió en México el conocido movimiento de La Onda, una literatura urbana que incluía el protagonismo de los jóvenes, el Rock and Roll y los psicotrópicos.

 Con este movimiento, los autores buscaban desprenderse de la cultura establecida en el arte literario, abordando historias ambientadas en zonas urbanas, con el lenguaje propio de lugares considerados de clase baja, y cuyos habitantes poseían cierto disgusto por la sociedad. 

Fue una época que revolucionó a los adolescentes, quienes encontraron en esta literatura un arma para desenvolverse, un apoyo para todas esas inquietudes que rodeaban su vida en aquellos años. 

La Onda representó la contracultura en la que los escritores estaban interesados en ser voz de lo que sucedía en las calles, alejarse de los tópicos románticos y glamorosos de las letras dominantes y enfocarse más en lo que pasaba; a plasmar el sentimiento del humano común y corriente en cuanto a su realidad, la vida y el mundo.

  banner-rock-and-read-11

En esta contracultura literaria podemos mencionar como pilares a José Agustín, quizás el más reconocidos de este grupo “impopular”; quien en su libro: “Abolición de la propiedad”, incluía un cuento que intentaba explicar el movimiento: “Cuál es la onda” pero fue La Tumba, una de las principales obras que fundó este movimiento, en el que también destaca Gustavo Sainz y su obra “Gazapo”.

Sin lugar a dudas, el principal referente de La Onda, por su extremo apego a los ideales del movimiento, es Parménides García Saldaña. Lo podemos ubicar como un auténtico “Ondero” que sufría ataques de ira, estuvo en la cárcel, y vivía de excesos. Apareció en la escena con “Pasto verde” y su obra fundamental fue El rey criollo, un libro de cuentos con mucho rock, drogas y sexo.

  el-rey-criollo


Muchas personas creen que este tipo de literatura es de bajo de nivel, es denigrante, como pensaba Margo Glantz, quien le puso el nombre de “Literatura de la Onda”, pero es de admirar y reconocer, hasta estos tiempos, que “La Onda” y sus autores siguen siendo leídos.

La onda no se ha perdido con los años, aún se vive el pensamiento contracultural en el país, y se refleja en revistas, algunos textos periodísticos y en muchos jóvenes e intelectuales dedicados a la literatura. 

Es una grata y enriquecedora experiencia leer historias veloces y rebeldes como los de “La Onda”,  relatos que otorgan nuevas perspectivas de realidad, y para quienes aspiran a ser escritores, deja un sentimiento de motivación y un nuevo impulso para seguir, pues muestran a la humanidad tal como es, a través de un lenguaje sencillo que recuerdan en la escritura, las cosas sin artificio también pueden llegar a ser literatura.

 

 

 


Referencias: