Switch to English
Arte
Cine
Comida
Entretenimiento
Estilo de vida
Historia
Letras
Moda
Fotografía
Música
Viajes
Catar

LETRAS

La Tierra nos sacudió fuerte, pero su grito nos recordó la unión y solidaridad

Por: Cultura Colectiva29 de septiembre de 2017

Texto escrito por Domingo Aguilar Mendiola

La Tierra se sacudió fuerte, muy fuerte. Las arterias de la ciudad, sus edificios, la gente que la habita e incluso la que la extraña, llevan una nueva cicatriz: una que está encima de otra que, aparentemente, había dejado de doler. La punzada regresó 32 años después y lo hizo para dejar huella sobre quienes sólo conocían la advertencia gracias a la pena de sus padres, abuelos o conocidos.

Esta nueva herida no es sólo una marca registrada del pesar, la incomprensión y el temor, también es la notificación del shock. Esa que nos golpea, nos duele y nos podrá tirar, pero que, al mismo tiempo, significa un motivo más para levantarnos. Es el incentivo que nos reabrió los ojos y nos hizo percatarnos de que cuando nos unimos, quienes nos "representan" sólo sobran. Que son esos "representantes" quienes se encargan de dividir, separar y hasta delimitar fronteras geográficas e ideológicas. Siempre es "a pesar de ellos" y nunca "con ellos".

La Tierra nos recordó que México y ella son uno. No importa que se viva en la Roma, la Condesa, San Gregorio, la colonia Educación, la Del Valle, Morelos, Puebla, Oaxaca, Chiapas, Estados Unidos, Japón, Israel, Ecuador, Costa Rica, Chile, Panamá, Honduras o donde sea.

El mundo se solidarizó con el país. Nos demostró que es más que discursos de odio de sus “dirigentes” y que el corazón se impone. Basta ver los equipos de rescate que no necesitan hablar español para ayudar, o leer a los jóvenes estudiantes de un pueblo llamado Truckee, California, quienes “a pesar” de su presidente o cualquier coyuntura, se dedicaron a escribir cartas de apoyo.

"Fuerza México", "Te amamos México", son tan sólo algunos de los ejemplos de las palabras que rodean dibujos llenos de aliento, ánimo y esperanza. Janel Sosa escribió: "Estimadas familias, mi nombre es Janel Sosa y soy de Oaxaca, México, pero vivo en los Estados Unidos y desde aquí les mando mi cariño. Sean fuertes, los quiero mucho. #FuerzaMéxico".

La Tierra habló fuerte, muy fuerte. Su grito nos estremeció, pero también nos recordó la unión y solidaridad. Clase social, tez, complexión o bandera no impidieron tomar una pala, cargar agua, regalar comida, donar lo que pudieron o escribir un mensaje. Todo esto se une en una sola voz que nos llena de fortaleza para reconstruirnos. Acercarnos será la consecuencia que esperamos.

**

México no volverá a ser el mismo después del terremoto que se vivió el 19 de septiembre, pues a pesar de la tragedia, sólo en nosotros está la posibilidad de poder reconstruir nuestro país y las esperanzas por el futuro.


Recomendados: Enlaces promovidos por MGID: