El libro al que Café Tacvba le escribió una canción y se convirtió en un clásico
Letras

El libro al que Café Tacvba le escribió una canción y se convirtió en un clásico

Avatar of Diego Cera

Por: Diego Cera

6 de junio, 2017

Letras El libro al que Café Tacvba le escribió una canción y se convirtió en un clásico
Avatar of Diego Cera

Por: Diego Cera

6 de junio, 2017




Carlos y Mariana. Dos nombres que fácilmente podrían reemplazarse en cualquier canción, encontraron un sentido en 1992 cuando Café Tacvba los incluyó en su canción ‘Las batallas’ de su álbum homónimo. Para quien no conoce la historia detrás de esta canción, basta con escucharla una vez para pensar que se trata de un amor infantil y aunque hay algo cierto en ello, con seguridad podemos decir que no se trata de una relación inocente entre un niño y una niña.

En realidad la canción es sólo un pretexto para hablar de un libro que, aunque breve, representa una pieza importante de la literatura mexicana, “Las batallas en el desierto” de José Emilio Pacheco, donde el personaje personal es Carlos, quien se enamora de la madre de su amigo del colegio que, obviamente, lleva por nombre Mariana. El texto relata el martirio que sufre el chico al darse cuenta de que nunca podrá estar con quien considera el amor de su vida; mismo que está acompañado de elementos populares en lo que llamaríamos “romance mexicano”.


El libro al que Café Tacvba le escribió una canción y se convirtió en un clásico 1

Desde el bolero de Jesús Ramírez ‘Obsesión’, hasta la constante idealización de un amor que no logra concretarse; Pacheco da un testimonio preciso de cómo es que se vivía este sentimiento poco antes de 1952 —uno de los pocos datos que indican la temporalidad de la obra—, año que marcaría el principio de una mejoría en el estilo de vida mexicano.

Testimonio de la plusvalía mexicana

 Si bien la historia de Carlos con Mariana es el motivo principal que mueve la novela, como una especie de correlato tenemos el trasfondo histórico y social de los personajes. La clase media acomodada a la que pertenecen los protagonistas, contrasta sutilmente con la posición económica de sujetos como Rosales, quien se presenta como un muchacho cuya aparente pobreza lo lleva a vender dulces por las calles.

El libro al que Café Tacvba le escribió una canción y se convirtió en un clásico 2

 Pacheco aprovechó su texto para hablar de la prosperidad económica que se sintió en toda América después de la Segunda Guerra Mundial. En México específicamente, el poder adquisitivo de algunas familias en el centro del país creció dramáticamente.

 

«Ciudades limpias, sin injusticia, sin pobres, sin violencia, sin congestiones, sin basura. Para cada familia una casa ultramoderna y aerodinámica (palabras de la época). A nadie le faltaría nada. Las máquinas harían todo el trabajo […] El paraíso en la tierra. La utopía por fin conquistada».
(Pacheco, 11)


El libro al que Café Tacvba le escribió una canción y se convirtió en un clásico 3

Junto con el mundo, la gente comenzó a cambiar sus actitudes y a adoptar modos que correspondían más a un estilo de vida estadounidense, mismo que fue tomado como modelo a seguir después de que el dólar fuese declarado como una de las monedas con mayor valor en el mundo. Todo ello gracias a la intervención del país norteamericano en la reconstrucción de la Europa de la posguerra.

«Los pobres seguían tomando tepache. Nuestros padres se habituaban al jaibol que en principio les supo a medicina. En mi casa está prohibido el tequila, le escuché decir a mi tío Julián. Yo nada más sirvo whisky a mis invitados: hay que blanquear el gusto de los mexicanos».
(Pacheco, 12)

La fantasía económica en contraste con la realidad

Evidentemente toda esta sensación de progreso y prosperidad era pasajera, la verdadera plusvalía llegaría para los estadounidenses dejando para los mexicanos apenas las sobras de todo lo que había adquirido gracias a su inversión en Europa. La marcada brecha entre la realidad mexicana y el poder adquisitivo de la población es también retratada en el texto.

El libro al que Café Tacvba le escribió una canción y se convirtió en un clásico 4

A lo largo del capítulo final se describe a Carlos, siendo ya un adolescente, recorriendo una devastada Ciudad de México vestido con prendas elegantes que había conseguido gracias a que su padre había cedido su pequeña fábrica de jabón a una marca extranjera. De esta manera, mientras la vida pintaba bien para la familia del protagonista, nuestro país se encontraba en medio del caos provocado por un gran temblor, el incendio de la ferretería “La Sirena” en 1948 y la amenaza de una guerra nuclear que terminaría con la humanidad entera.

El libro al que Café Tacvba le escribió una canción y se convirtió en un clásico 5

De modo que Pacheco no sólo nos regaló la bella descripción de un imposible amor infantil, sino que también nos brindó un pedazo de nuestra historia que nos hemos empeñado en olvidar y que aún así sigue presente en los anaqueles de las librerías como uno de los textos más queridos por el pueblo mexicano, tanto así que incluso una banda igualmente querida dedicó una de sus canciones para exaltar la importancia de este trabajo.

*

Bibliografía

 Pacheco, José Emilio (2001) Las batallas en el desierto. Era. México.


Referencia

La prensa




El libro al que Café Tacvba le escribió una canción y se convirtió en un clásico 6

Referencias: