Letras

Las calles están vacías

Letras Las calles están vacías


otherscapes

Podría colocar sobre tus mapas una de mis manos.

Darle la vuelta a todas tus cordilleras y caderas,

ir desde acá, de las llanuras de tu vientre, lento,

hasta llegar a las estáticas montañas elevadas.


Somos como pequeños seres que caminábamos tu cuerpo,

yendo de un lado al otro y tú, nos recibías, siempre.

Escurriéndonos por cada esquina de tus planos,

y tú, nos dejabas posarnos en tus raíces sin permiso.


Acá el sol sale todos los días, en las mañanas,

reventando las arterias de tu cuerpo, una por una.

Y aún no estoy seguro si tú y yo,

vamos a volver a encontrarnos allá,

donde confluye el norte y el sur,

con el oriente y el poniente.


En las noches, sumergidas en la obscuridad y el silencio,

cuando la imperante necesidad de tenerte aquí,

sucumbe ante mis miedos de no volver a pisar tus mapas,

me derrumba una frialdad en mis manos por no tocarte

y un letargo en mis piernas por no pisar tus calles.


Hay veces en que te siento aquí, muy cerca; y, sin embargo,

algunas noches quisiera arrancarme los ojos de no poder mirarte.

Sé que tú y yo no somos tan distintos,

aunque a veces mis pies no circunden tus pasos;

pero es innegable que esta falta tuya

me hace pensar que me falto yo mismo.


Mirarte desde acá se ha vuelto una costumbre,

y el muro pernoctante que nos divide se convirtió en un amigo.

Cuando te fuiste (o me fui...) no hacía mas que agitar mi mano,

como diciendo adiós.

Pero es evidente que dentro del alma se me derrumbaba,

poco a poco, un "quédate una noche".


Quizá un día cercano vuelva a pisar tu cuerpo,

camine lentamente entre las calles que llevan tu esencia,

aunque aquí todo siga estático, inmóvil, sin viento,

aunque acá las cosas sean casi tan difíciles como vivir en el infierno,

yo espero un día volver a estar allá y

recorrer las calles nuevamente de principio a fin.


Mentiría al decir que he dejado salir de mi cuerpo tu realidad,

no hago más que extrañar tu cielo desde la infinidad.

Te equivocas si piensas que acá he estado mejor,

¿por qué uno se siente tan cerca de su pueblo,

cuando está más lejos?


La imagen que ilustra este poema pertenece a Carl Warner.


Referencias: