Las parejas más célebres de la literatura
Letras

Las parejas más célebres de la literatura

Avatar of Alex Campos

Por: Alex Campos

20 de agosto, 2015

Letras Las parejas más célebres de la literatura
Avatar of Alex Campos

Por: Alex Campos

20 de agosto, 2015

El mundo de la literatura no está aislada del mundo del romance, el amor, el deseo y de las pasiones. A través del sofisticado y elegante acomodo de las letras, de las tórridas discusiones filosóficas y de encuentros fugaces, los escritores han encontrado en sus colegas a compañeros, amantes, parejas y almas gemelas que han dado sentido a sus narrativas, locuras y en ocasiones a sus propias existencias. Las relaciones, ampliamente documentadas por sus biógrafos, resultan en piedras angulares en las carreras de los y las escritoras, marcando un claro punto de inflexión en la vida de cada uno de los autores. Te compartimos un breve listado de algunas de las parejas más célebres de las letras.

Verá y Vladimir Nabokov

parejas de la literatura

Esta historia de amor comenzó en 1923, cuando la pareja se conoció en una fiesta de caridad. Véra era una gran aficionada del joven poeta, cuyos poemas circulaban en la revista rusa Rul, y aprovechó la ocasión para acercarse al poeta. Con el rostro cubierto por un antifaz de arlequín, le recitó de memoria uno de sus poemas al escritor ruso-estadounidense. Absorto por el peculiar encuentro, esa misma noche Nabokov escribió un bello poema a modo de dedicatoria para la misteriosa mujer.

Veintidós meses después de su encuentro, la pareja se casó, y comenzaron una de las historias de amor más célebres de la literatura, pues estuvieron juntos casi 50 años juntos hasta la muerte de Nabokov. Aunque Véra no era escritora ni poeta, sí fungió como editora, administradora, agente, archivista, chofer, taquígrafa y guardaespaldas del autor, llegando incluso a salvar el borrador de Lolita de un encuentro irremediable con el fuego. De este modo, Nabokov se apoyó en la gran figura de su esposa para consolidar una carrera de éxito que sobrepasó censuras y múltiples críticas.

 *

Jean-Paul Sartre y Simone de Beauvoir

Sartre y Beauvior

A pesar de que esta pareja es empleada como uno de los grandes ejemplos de romances en la literatura, el filósofo español Manuel Cruz devela aspectos poco conocidos sobre esta relación: "se trataron de usted durante más de 50 años, nunca vivieron juntos, se negaron a contraer matrimonio y tener hijos, y es conocida la liberalidad con la que ambos aceptaban que el otro miembro de la pareja mantuviera relaciones con terceras personas".

Por muchos años, esta pareja fue símbolo del amor libre, de la poligamia y de la liberación sexual, y en los últimos años, su relación dejó el plano sexual para centrarse en un lazo romántico e intelectual, con el consentimiento de amantes entre sí. A la muerte de Sartre, Simone escribió: "Su muerte nos separa. Mi muerte nos volverá a reunir. Mejor así: ya es hermoso que nuestras vidas hayan encajado durante tanto tiempo". En los últimos años, Simone se sintió traicionada después de que Sartre nombrara a Arlette, una de sus amantes, como heredera universal de sus derechos literarios.

*

Zelda y F. Scott Fitzgerald

Fitzgerald zelda1

Esta es la gran pareja de los años 20, década en que la esperanza de un nuevo comienzo para la Humanidad se antojaba posible tras el horror de la Primera Guerra Mundial. "Ambos encarnan el mito de la pasión y del desamor, de la literatura que se funde con la vida, simbolizan el éxito y la tragedia, la decadencia y la caída, el alcoholismo y la locura". [1] La imagen de Zelda ha sido opacada por la Fitzgerald, y al hablar de la escritora se deja de lado su obra para caer en el morbo de su enfermedad mental. Los biógrafos de la pareja apuntan al notable papel de Zelda en la carrera de su esposo, desde la elección del gran título detrás de la historia de Gatsby hasta el hecho de que el autor utilizaba fragmentos del diario de su esposa para inspirar sus ficciones.

La leyenda terminó tras los lujos, viajes y excesos en 1940, cuando Fitzgerald murió de un ataque al corazón, y Zelda, con síntomas de esquizofrenia ingresó en un hospital psiquiátrico en el que moriría durante un incendio.  La tumba de ambos escritores tiene la última frase de The Great Gatsby como epitafio, coronando un amor tan intenso como trágico, mismo que los reuniría después de la muerte: "Y así vamos adelante, botes que reman contra la corriente, incesantemente arrastrados hacia el pasado".

*

Gertrude Stein y Alice B. Toklas

Alice toklas gertrude stein

Stein, pionera en la literatura modernista y coleccionista de arte perteneciente a la misma corriente, conoció a Alice cuando ésta llegó a París como expatriada estadounidense. La historia cuenta que ambas mujeres se enamoraron al instante, y esa pasión se mantuvo por los 39 años que estuvieron juntas hasta la muerte de Stein. En su libro, What is Remembered, Alice escribió sus memorias de vida con Stein, con la particularidad de que el libro asemeja un libro de cocina. De ahí se desprende la siguiente cita, en la cual se expresa el intenso e inmenso amor entre ambas:

"Fue Gertrude Stein quien tuvo mi completa atención, como hizo por todos los años que la conocí. La conocí hasta su muerte, y durante los años posteriores y solitarios. Era una presencia dorada, bronceada por el son toscano y con un brillo de oro en su cálido cabello castaño. Cuando la conocí, vestía un traje de pana de color café cálido, raía un gran broche redondo de coral, y cuando hablaba o se reía, parecía que su voz venía de ese broche. No era como la voz de nadie más -profunda, aterciopelada, como la de una gran contralto, como dos voces".

*

Octavio Paz y Elena Garro

Paz Garro Octavio Paz

Desde que la pareja se casó en 1937 ,hasta 1959, año en el que se divorciaron, esta pareja de escritores fue una de las más populares del medio artístico en hispanoamérica. Se conocieron en la Universidad, cuando ambos se destacaban por sus poemas, y se casaron en el albor de su juventud, aunque la propia Garro señala que fue obligada por Paz a firmar ante el juez. Resulta casi imposible hablar de uno sin el otro, ni hablar de su relación amor-odio que influyó en la obra de ambos, aunque sus perspectivas respecto a la literatura eran completamente opuestas y representaron la primer gran diferencia entre ambos escritores.

¿Quién podría enamorar a más lectores? ¿Quién se convertiría en el autor más importante de la literatura mexicana? El 2 de octubre de 1968, marcó el resultado a favor de Paz, con múltiples señalamientos hacia Garro por criticar a los intelectuales de izquierda por "instigar a los jóvenes", y con Octavio Paz que comenzó a despuntar con el poema Blanco. Ambos tendrían amantes después de que su matrimonio terminó, aunque sólo Paz volvería a casarse.

*

Anaïs Nin y Henry Miller

Henry miller anais nin

Ambos escritores se conocieron en 1931, en la casa de Nin, y profundamente atraídos el uno por el otro, decidieron mantener una relación amorosa a pesar de ya estar casados. Se trata de una relación que se basó en el mundo bohemio que Miller le presentó a Nin, lleno de decadencia, libertinaje y extendidas pláticas sobre literatura, filosofía y psicología.

Cuando la esposa de Miller descubrió el amorío, ésta terminó por enamorarse de Nin, hecho que dio inicio a uno de los triángulos amorosos más célebres en la historia de la literatura. A pesar de la insistencia de Miller, Nin nunca abandonó a su esposo, sino que decidió apoyar a su amante desde su posición de poder, apoyándolo para publicar Trópico de Cáncer. De Anaïs Nin sobreviven sus polémicos y eróticos Diarios Extendidos, La casa del incesto y Una Espía en la casa del amor.

*

Allen Ginsberg y Peter Orlovsky

Allen Ginsberg Peter Orlovsky

El gran poeta y líder de la Generación Beat conoció a su gran amor en 1954, poco antes de la publicación de su gran poema Howl, por el cual le llovieron críticas por el uso de un lenguaje rudo y celebraciones por su "virtuosidad". Ante la oportunidad, el propio Ginsberg motivó a Orlovsky a que continuara con su carrera de poeta, y aunque no escribió poemas que pudieran igualarse con los de Ginsberg, su obra sí fue publicada. Esta relación, que permitió amoríos con otros hombres y mujeres, mantuvo un fuerte lazo entre ambos poetas, mismo que se extendió durante 40 años hasta la muerte de Ginsberg.

***

[1] El 'crash' de Zelda y Scott. El País. Guillermo Altares. Enero 2009.


Referencias: