Las portadas de libros más icónicas

Las portadas de libros más icónicas

Por: Daniel Morales Olea -

Nunca juzgues a un libro por su portada. O eso es lo que dicen, aunque en verdad las editoriales pagan mucho dinero a diseñadores quienes usan su ingenio y años de experiencia para lograr hacer que la gente juzgue un libro por su cara. Cuando todo se reduce a las librerías, las mejores portadas suelen ser las que llaman más la atención y son esos libros los primeros en llegar a los brazos de los lectores, tal vez para admirar más la ilustración, la textura o leer lo que hay en el reverso, y eso es lo que una portada busca, llamar la atención del lector para intrigarlo, hacerlo admirar lo que ésta contiene en su interior. A veces puede ser algo sobrio pero elegante o puede ilustrar una escena específica del libro, lo que importa es resaltar entre otros ejemplares y quedarse en la mente del lector.
 

El diseño editorial no es nuevo y con el pasar de los años algunas portadas han llegado a permear el imaginario colectivo y ser recordadas en el momento en el que se menciona el libro. El exterior, la primer presentación del libro se convierte en parte de la historia. Jessica Misener recopiló las portadas más icónicas de los libros:

The Bell jar, Sylvia Plath (1978)

portada
Una de las poetas más trágicas de la literatura contemporánea se suicidó poco después de publicar este libro en 1963. La portada de 1978, con su fuente gótica, capturó la esencia de la trama e hizo al libro aún más famoso.

Catch-22, Joseph Heller (1961)

portada1 (1)


El libro que creó una paradoja en la que es imposible salir de un problema, pues al resolverlo las consecuencias te regresan a él o a ejecutar lo que se quería evitar en un principio, fue ilustrado por Paul Bacon, quien, también, ilustró El bebé de Rosemary y Atrapado sin salida.
 

A million little pieces, James Frey (2003)

portada2 (1)


Una de las portadas más famosas del nuevo milenio es una “autobiografía” en la que el autor narra su paso por la rehabilitación.
 

The cat in the hat, Dr. Seuss (1957)

portada3 (1)


Theodor Seuss Geisel, mejor conocido como Dr. Seuss, es famoso por ser el creador de personajes como “El grinch”, “El lorax” o “El gato en el sombrero”. Este último con su portada sobria y amigable será recordado por generaciones.

The great Gatsby, F. Scott Fitzgerald (1925)

portada4 (1)


Los ojos celestiales de la famosa portada del gran Gatsby fueron creados por Francis Cugat, la portada se ha vuelto a encontrar en librerías gracias al reciente lanzamiento de la adaptación cinematográfica protagonizada por Leonardo Di Caprio.
 

Night, Elie Wiesel (1982)

portada5 (1)


El sobreviviente del holocausto y ganador del premio Nobel de la Paz en 1986, publicó el libro en 1955 y fue casi 30 años después cuando la casa editorial Bantam lo publicó con esta portada.
 

Catcher in the rye, J.D. Salinger (1951)

portada6 (1)


Salinger presentaba sus libros con gran sobriedad: el título y su nombre, nada más. Mientras ese diseño se volvió mítico, el famoso ilustrador E. Michael Mitchell creó la portada del libro, tan famosa como el papel que la envuelve.
 

Jurassic Park, Michael Crichton (1981)

portada7 (1)


No hay forma de ver esta portada sin pensar en una de las obras maestras del cine de ficción, con su arte de alto contraste Chipp Kidd dejó el símbolo que hace una leyenda.
 

Atlas Shrugged, Ayn Rand (1981)

portada8 (1)


Una de las novelas más largas jamás escritas (más de mil 300 páginas), cuyo tema en palabras de la autora es: “no sobre el asesinato del cuerpo de un hombre, sino sobre el asesinato – y el renacimiento – del espíritu humano”, fue ilustrado por Nick Gaetano para celebrar el 25 aniversario de su publicación.

Brave new world, Aldous Huxley (1932)

portada9 (1)


Leslie Holland tuvo el encargo de ilustrar la portada de un libro que cuenta la historia de un mundo en el que todo transcurre perfectamente y que a pesar de eso, algo no está bien.

The grapes of wrath, John Steinbeck (1939)

portada10 (1)


Novela ganadora del Pullitzer en 1940, y cuyo autor recibió el premio Nobel de Literatura en 1962, narra las dificultades de la familia Joad en su éxodo desde Oklahoma hacia California en busca de mejores condiciones de vida durante la crisis de los años treinta. Fue ilustrado por Elmer Hader.

Farenheit 451, Ray Bradbury (1953)

portada11 (1)


Joe Pernaciaro y Joseph Mugnaini crearon la portada más famosa del libro, en la que se observa la trama de forma metafórica.
 

The Hobbit, J.R.R. Tolkien (1937)

portada12 (1)


Ilustrado por Tolkien, la primer edición de este libro fue vendida recientemente en 60 mil libras.
 

The godfather, Mario Puzo (1969)

portada13 (1)


S. Neil Fujita hizo tan famoso el libro gracias a su portada de la mano titiritera, así como Nino Rota lo hizo con el score de la película dirigida por Francis Ford Coppola.

A clockwork orange, Anthony Burgess (1972)

portada14 (1)

Burgess fue un erudito en los idiomas, hablaba malayo, ruso, francés, alemán, español, italiano y japonés; creó un lenguaje prehistórico ficticio para la película En busca del fuego. Su obra más famosa, La naranja mecánica, se publicó en 1962, y fue diez años después cuando Davido Pelham creó la portada con el famoso ojo que caracteriza a su protagonista, Alex.

Referencias: