PUBLICIDAD

LETRAS

Abhartach: La perturbadora leyenda que fue inspiración para Drácula

El Príncipe de las Tinieblas podría tener su origen en un personaje de la historia irlandesa.

Drácula, mejor conocido como príncipe de las tinieblas, es una figura mitológica que ha permanecido durante siglos en la cultura popular de la humanidad.

En torno a este conde que de acuerdo con la leyenda fue convertido en vampiro, se han escrito varias novelas que derivaron en películas. Tal vez una de las más famosas es Drácula de Bram Stoker, una cinta dirigida por Francis Ford Coppola y protagonizada por Gary Oldman, la cual se basó en este libro del escritor irlandés.

ADVERTISING - CONTINUE READING BELOW

Si bien, durante años se ha creído que una de las inspiraciones para esta novela clásica que se publicó en 1897 fue el emperador Vlad de Rumania, príncipe de Valaquia entre 1456 y 1462. La realidad es que varios historiadores coinciden en que no existen pruebas de que Stoker supiera lo suficiente sobre este importante personaje de la historia de dicho país europeo.

Por esta razón, en los últimos años, algunos investigadores originarios de Irlanda, han apuntado a una nueva hipótesis, la cual asegura que el escritor irlandés se inspiró en un guerrero llamado Abhartach.

ADVERTISING - CONTINUE READING BELOW

¿Quién fue Abhartach?

De acuerdo con Bob Curran, profesor de Historia y Folclore Celta de la Universidad de Ulster, Stoker basó su novela en la legendaria historia de Abhartach: un cacique irlandés del siglo V conocido por sus hábitos de beber sangre.

Según la investigación, en aquella época, este hombre dominó el reino que ahora se conoce como Garvagh en Irlanda. Además de ser conocido como un guerrero implacable, este personaje era temido por la creencia de que dominaba la magia y los poderes oscuros.

ADVERTISING - CONTINUE READING BELOW

Debido a que las personas no confiaban en él ya que era conocido por ser sanguinario, pidieron ayuda a otro guerrero para que terminara con su vida.

El líder llamado Cathain, cumplió con el cometido y asesinó a Abhartach, a quien enterró de pie, esto debido a que así se acostumbraba sepultar a los jefes celtas.

ADVERTISING - CONTINUE READING BELOW

Pero para sorpresa de todos, Abhartach demostró los conocimientos que tenía sobre la magia negra, por lo que salió de su tumba y pidió a sus súbditos un tributo de sangre para poder recuperar su energía perdida.

Cathain volvió a asesinarlo y sucedió lo mismo, por lo que acudió con un sacerdote que le explicó Abhartach era un muerto viviente.

ADVERTISING - CONTINUE READING BELOW

El clérigo le aconsejó enterrarle una estaca de madera en el corazón para que por fin terminara la maldición, algo que siguió al pie de la letra y se cumplió, ya que el vampiro jamás volvió a aparecer.

Siglos más tarde, la leyenda de Abhartach se publicó en un libro, The Origin and History of Irish Names of Places, escrito por Patrick Weston Joyce, el cual salió a la luz 12 años antes que Drácula.

ADVERTISING - CONTINUE READING BELOW






Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD