NOTICIAS ARTE FOTOGRAFÍA CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

El libro de Hallie Lieberman que te explicará por qué los juguetes sexuales son el futuro

8 de diciembre de 2017

Diana Garrido

Hablar de juguetes sexuales es hablar de la libertad femenina, lo que significa que los juguetes sexuales seguirán tratando de abrir la brecha sexista en todo el mundo.


Para satisfacer al cuerpo hay muchas maneras, desde usar las yemas de los dedos suavemente recorriendo el clítoris, los labios vaginales y entrando despacio. Sentir cada parte interna, su textura, la humedad y el grosor, hasta el uso de juguetes y objetos especiales para el placer femenino. Esto juguetes son coloridos, grandes, pequeños, de cristal, de metal, hay para gamers, para rockeras, para vaginas estrechas, para cavidades más profundas e incluso con aditamentos extras como picos o partes móviles.



Los juguetes sexuales eran (y en muchos casos son) pensados únicamente para mujeres que no tenían una pareja y debían tocarse a sí mismas para satisfacer sus necesidades; sin embargo, las mujeres veían mucho más allá de esa banalidad. Era un acto de liberación en el que ellas decidían sobre su cuerpo y quien o qué entraba en él. Un tiempo fueron prohibidos y se vendían ilegalmente con nombres falsos y por feministas que defendían el derecho de las mujeres a decidir sobre su cuerpo.


En la actualidad no están prohibidos y tampoco son pensados sólo para las mujeres. Muchas parejas los compran con el fin de darle un giro a su rutina sexual. También los hombres los usan para descubrir sensaciones en su cuerpo y cada vez hay muchos más modelos. Entonces, ¿qué tienen de malo?



Nada y Hallie Lieberman desmenuzan este tema en su libro Buzz: The Stimulating History of the Sex Toy; el cual cuenta cómo es que un dildo se convirtió en el accesorio favorito de una mamá joven, una universitaria y una mujer madura. Pero ¿cómo es que se convirtieron en algo prácticamente cotidiano cuando eran uno de los inventos peor vistos y menos aceptados en el mundo? Por la lucha constante, misma que no ha terminado.



No es que las mujeres del mundo busquen libertinaje, están en la búsqueda de la libertad social que rara vez han obtenido a lo largo de la vida, ya que, desafortunadamente y según las investigaciones de Lieberman, el patriarcado, la negación al sexo y la religión han hecho mujeres tímidas que no externan lo que sienten. Pero los juguetes sexuales, primero ocultos y usados en secreto, ayudaron a que esta liberación femenina se efectuara con éxito; aunque aún hay mucho camino que recorrer, es un gran avance social.


Las autoras se sorprendió cuando su investigación la llevó a descubrir algunas cosas, como cuando se dio cuenta de que había cientos de mitos girando en torno a los juguetes sexuales, mismos que hablaban de los vibradores como una raza humana nueva, que atacaría y terminaría con los hombres. De igual manera, se hablaba de cómo es que creaban una adicción poco sana. Sin embargo, no es más que una forma de difamación detrás de un objeto cuyo fin es dar placer.



Hallie Lieberman asegura que los juguetes sexuales no necesariamente empoderan a las mujeres, pero con ella ocurrió así, al igual que muchas otras mujeres, mismas que nunca habían sentido un orgasmo o que nunca se dieron cuenta si lo tenían. Por ello, el autoconocimeitno con ayuda de un aparato como un dildo, es en realidad, una gran ayuda para conocer el cuerpo femenino y es, para ella, un símbolo de independencia, de conocerse y quererse. Su libro trata justo esa idea, la de una mujer libre que conoce su cuerpo sin importar la manera en la que ha llegado a encontrar su placeres y que no le importa lo que digan de ella; sólo le importa estar bien consigo misma y ser libre.



Buzz: A Stimulating History of the Sex Toy, no es nada más una historia sobre los juguetes sexuales, es también la forma de contar un poco sobre como es que poco a poco los dildos han interferido en la vida de las mujeres. Hablar de juguetes sexuales, es hablar de la libertad femenina y de la forma en que estos han ido labrando su propio camino, lo que significa que seguirán tratando de abrir una brecha en todo el mundo, si es posible. Se trata de que los juguetes sexuales permitan la libertad, porque, de diferentes maneras, un dildo siempre es señal de cambio y Hallie Lieberman lo explica muy bien a través del tiempo.


**


No necesitas más que 12 libros para aprender de sexo y el poder del cuerpo femenino.

TAGS: Sexualidad Feminismo Recomendaciones de libros
REFERENCIAS: Powells Bitch Media

Diana Garrido


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Es tan lindo saber que ahí estarás todas mis noches "Las oscuras primaveras": La película que nos muestra lo que somos capaces de sacrificar por sexo Cómo coquetear con alguien la primera vez que lo conoces Para mi mejor amigo Rompiste corazones, quebraste almas, pero a mí me destruiste toda Se dieron cuenta de que la distancia había fortalecido su relación

  TE RECOMENDAMOS