Letras

Formas del pene, eyaculación precoz y otras preguntas que todos nos hemos hecho alguna vez

Letras Formas del pene, eyaculación precoz y otras preguntas que todos nos hemos hecho alguna vez


Hay tantas cosa que desconocemos sobre nuestro cuerpo y sexualidad que muchas veces los cuestionamientos que nos surjen parecerían absurdos; sin embargo, gracias a la ciencia y las investigaciones hemos podido descubrir que aquello que aparentemente no tenía respuesta, en realidad sí y existen estudios que resuelven nuestras dudas.


Es por eso que si nuestro cuerpo dependiera de nuestra mente, hace mucho hubiéramos muerto. Ordenarle a nuestra sangre que circule por cada rincón, supervisar que nuestras células se dividan en el momento adecuado, decirle a nuestras pupilas cuándo tienen que dilatarse. Sugerirle a nuestro hígado, estómago e intestinos lo que tienen que hacer, en fin... sería una tarea imposible. Seríamos directores de una orquesta que se saldría por completo de nuestras manos. Un total desastre.


post-image


Por eso, el Dr. James Hamblin ha reunido cientos de preguntas y datos curiosos en su libro Si nuestros cuerpos hablaran (Grijalbo, 2018), para darle respuesta a lo que alguna vez en tu vida te has cuestionado:



1. ¿Por qué los penes parecen penes?


post-image


El tronco y el glande del pene humano son mucho más grandes que el tronco y el glande del clítoris, ha sido durante mucho tiempo una especie de curiosidad incuestionable. La Teoría del Desplazamiento de Semen plantea que la corona y la cresta del glande, combinadas con los empujones repetidos, sirven para expulsar el semen del canal vagina. ¿Y por qué hacer esto? Por la misma razón que los machos hacen tantas cosas: porque aparearse es un deporte de competencia.


2. ¿Cuándo es prematura la eyaculación?


post-image


La duración promedio de un coito humano heterosexual es de res a 13 minutos, y termina generalmente cuando el hombre eyacula y se pone letárgico. Otras especies tardan aun menos tiempo. Los leones en promedio tardan menos de un minuto. Los monos tití eyaculan a los cinco segundos de la penetración; sin embargo, ¿no debería la selección natural favorecer a los machos que depositan "el asunto" más rápido? Si crees en la Teoría del Desplazamiento de Semen como una explicación de la absurda forma y tamaño del pene masculino, entonces una larga sesión de empujones podría ser una instinto subconsciente de restregar minuciosamente el canal vaginal.


3. ¿Por qué los hombres no tienen orgasmos múltiples?


post-image


Mientras que es común que las mujeres tengan esta capacidad, la mayoría de los hombres tienen un periodo refractario (no responden). Menciona la investigadora Debby Herbenick, del Instituto Kinsey de la Universidad de Indiana, que existe "un puñado de hombres que puede seguir teniendo erecciones al punto de tener una eyaculación tras otra". Pero en esos casos, la cuenta de esperma en las eyaculaciones subsecuentes cae drásticamente; estas no son funcionales, sino de orgullo y gratificación. El cuerpo no tiene capacidad para almacenar más de una carga de esperma a la vez. Dentro del cuerpo, éste muerte y muta rápidamente. Los testículos deben colgar abajo del cuerpo porque el esperma sólo se puede producir a temperaturas ligeramente por debajo del cuerpo humano. Entonces, ¿por qué tendría un hombre múltiples orgasmos si sólo el primero puede producir suficiente esperma para lograr un embarazo? El factor real limitante es la tenue vida del esperma.



4. ¿Qué tan grande es el clítoris promedio?


post-image


Durante el movimiento de liberación femenina en 1971, un grupo de mujeres en Boston compiló el libro de referencia Nuestros cuerpos, nuestras vidas, para que sirviera como "un molde para las mujeres que quieran aprender sobre sí mismas, comunicar sus descubrimientos a los doctores y desafiar el sistema médico a cambiar y mejorar la atención que las mujeres reciben". El libro se imprime aún en muchos idiomas y esparce por todo el mundo que el clítoris es más que un pene prensil (como lo habían reportado sólo unos años antes Virginia Johnson y William Masters), en realidad es un órgano distinto compuesto del glande (la parte descrita por Colombo, semejante a la cabeza del pene), así como un tronco y raíces mucho más grandes, que se extienden por debajo de la piel de la vulva. Así que no es posible medir el propio clítoris, y conocer un tamaño promedio, ya que es en gran parte tejido esponjoso que se hincha con la sangre cuando se excita, como el pene, por lo que es mejor estudiarlo en cuerpos que se puedan excitar.


Recientemente los estudios de resonancia magnética han permitido a investigadores aproximar el volumen de un clítoris no excitado entre 1.5 y 5.5 milimetros. Cuando una persona está excitada, el clítoris duplica más o menos su volumen, incrementado la presión en el área de la pared vaginal anterior, que es densa en nervios.


5. ¿Realmente existe el punto G?


post-image


El concepto fue nombrado en 1981 en honor al ginecólogo alemán Ernst Grafenberg (un hombre), quien tres décadas antes lo describió mientras observaba el papel de la ureta en la estimulación sexual. Lo describió como una "zona erótica" en la pared anterior de la vagina "a lo largo del trayecto de la ureta". La ginecóloga de la Universidad Northwestern Lauren Streicher dice que la mayoría de la gente en su campo cree que ese punto existe en la mayoría de las mujeres. Negar su existencia es abrirse a la crítica de negar el placer y la liberación sexual de la mujer. Nadie ha debatido la presencia de los huevos masculinos; sin embargo, a diferencia de estos ninguna autopsia o estudio médico de imagen ha identificado definitivamente una estructura que claramente corresponda con el punto G. Un tejido conocido como "esponja uretral" existe en la vecindad y se llena de sangre durante la estimulación sexual, tal como lo hacen el clítoris y el pende, dándole una textura distintivamente estirada, como de llanta de bicicleta.


post-image



**


Muchos creen que las enfermedades de transmisión sexual sólo se contagian cuando se tiene sexo, pero esto no siempre es así. Por eso, conoce las enfermedades que puedes contraer sin tener relaciones sexuales.




Referencias: