PUBLICIDAD

LETRAS

Libros de los años 80 que te enamorarán


Según Charles Jencks, arquitecto y teórico, la posmodernidad comenzó en 1972, año en que se demolió el conjunto habitacional Pruitt- Igoe en Missuri. El sueño de la modernidad había fracasado, este conjunto en el que miles de personas debían vivir en paz y armonía con todos los servicios incluidos no fue más que un corto sueño; pronto las diferencias y la individualidad ganaron y la construcción de un mundo en el que todos somos iguales pereció en las ruinas de estos edificios.

Los años 80 marcan la concertación del término “posmodernidad” que estuvo en boca de todos. La gente no buscaba ser uno en sociedad, abogaba por su individualidad, por su propia realidad y su historia.

 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Los grandes relatos cambiaron, se abrieron las puertas a nuevas ideas y el cambio fue monumental. Los avances tecnológicos, sociales y políticos hicieron que el arte temblara ante la inclusión de nuevas formas de expresión. La literatura consolidó los cambios que se sufrían desde principio de siglo por parte de los modernistas. Ya no se buscaba el interior de la conciencia de un personaje, ahora las letras se movían en universos diversos, en otras pieles. La locura y el amor nunca habían sido tan intensos como esta década lo mostró. Los 80 representan una ruptura con el pasado, y qué mejor forma de encontrar esa ruptura que por medio de algunos de los libros que fueron creados en esos años y que hoy continúan enamorándonos con sus historias.

 

The clan of the Cave Bear – Jean M- Auel (1980)

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

 

Una nueva década, una evolución, no física, pero sí mental. Jean M. Auel comenzó su fascinante historia de Ayla, una niña cromañón que pierde a toda su familia en un terremoto, por lo que comienza a vagar por la Tierra. Cuando es atacada por un león, sobrevive y se encuentra con la tribu del oso cavernario, conformada por hombres neandertales. Esto supone una mirada con el otro; Ayla es una especie evolucionada, tiene características físicas y mentales que los otros no poseen, y al integrarse a la tribu, ella descubrirá que las diferencias pueden hacernos únicos.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

 

El nombre de la rosa – Umberto Eco (1980)

 

Umberto Eco, catedrático en semiótica y semiología, no sólo dota de simbolismo las páginas que escribe, sino que incluye diálogos filosóficos y convierte su texto en novela histórica. También obliga al lector a pasar por un aproximado de 100 páginas de narración para, después, compensarlo con una de las mejores novelas escritas en los últimos años. Al terminar las páginas antes mencionadas, el lector no podrá parar de leer para descubrir al asesino de una abadía del siglo XIV. Una novela complicada pero entretenida, y que es considerada un clásico gracias a que combinó la literatura erudita con la novela policiaca; convirtiéndose en un Best Seller a pesar de contener un tema tan inusual.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

 

La casa de los espíritus – Isabel Allende (1982)

 La primer novela de la chilena Isabel Allende fue esta que se publicó en 1982. A pesar de las críticas de escritores como Roberto Bolaño, quien la calificó de “escribidora” y no de escritora, el realismo mágico empleado al estilo de García Márquez lograron hacer de esta historia un éxito mundial. Recorriendo cuatro generaciones dentro de la familia Trueba, Isabel Allende entregó uno de los libros de literatura latinoamericana más reconocidos a nivel mundial.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

 

La insoportable levedad del ser – Milan Kundera (1984)

 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

“La obra de cada novelista contiene una visión implícita de la historia de la novela, una idea de lo que es la novela”.

Esta declaración la hizo Kundera en un ensayo sobre la novela en el que podemos ver la maestría que el escritor tuvo para relatar la historia de cuatro personas que cruzan caminos; historias y relaciones durante una de las épocas más controversiales del siglo XX. Con amor, filosofía y política, esta novela es capaz de cambiar la percepción de quienes la leen.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

 

 

White Noise – Don DeLillo (1985)

 

Don DeLillo es considerado uno de los grandes escritores de la posmodernidad. Pocos como él pueden encarar a tantos personajes en sus páginas. La complejidad de la mente humana actual es un tema recurrente en las historias del autor, quien en este libro hace una crítica a la vida académica y a la familia moderna norteamericana. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

 

El amor en los tiempos del cólera – Gabriel García Márquez (1985)

 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Para 1985 ya habían pasado casi 20 años de la publicación de la obra cumbre de Márquez: 100 años de soledad, que ya existía en el imaginario colectivo. El autor ya había sido reconocido con el Premio Nobel de Literatura, y aun así, Márquez sorprendió una vez más con una de las historias de amor más relevantes de los últimos años. García Márquez se entrevistó por separado con sus padres para concebir la novela, por lo que el amor retratado, a pesar de estar basado en el siglo XIX y principios del XX, es tan real que uno puede ver que la felicidad y la tristeza no siempre están separadas.

 

Noticias del Imperio – Fernando del Paso (1987)

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

 

Veinte años después de su publicación, la importante revista Nexos posicionó a esta novela como la mejor novela mexicana de los últimos 30 años. La historia se divide en secuencias contadas por la emperatriz Carlota en un estado de demencia. La novela abarca desde que su esposo Maximiliano de Habsburgo, quien fue fusilado en Querétaro, es una de las grandes novelas históricas mexicanas que también viene cargada con un inteligente sentido del humor característico del autor, quien escribió esta novela al ganar la beca Guggenheim.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

 

Watchmen – Alan Moore (1986 – 1987)

 

La novela gráfica ha recibido su merecido reconocimiento en los últimos años, pero en los 80 aún no se elevaba al grado de ser considerada una obra literaria. Sin embargo, una de las obras que ayudaría a que eso pasara fue el cómic Watchmen, que muestra a los superhéroes como nunca antes se habían visto: seres viles y despreciables, más humanos que nunca ,pero también con un alto grado de conciencia sobre quienes son, qué hacen y por qué lo hacen.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

 

Como agua para chocolate – Laura Esquivel (1989)

 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

El amor y la comida van de la mano siempre. Esquivel lo sabe y en esta novela la conexión entre los sentimientos de Tita, la protagonista, se ven reflejados al momento de crear platillos que son tan representativos de la cultura mexicana que la forma en la que describe la comida y el amor que nace de ella para crear tan suculentas creaciones harán que más de uno sienta salivar cuando lea el libro.

 

Los pilares de la Tierra – Ken Follet (1989)

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

 

Otra obra cumbre de uno de los autores más importantes de los últimos años. Follet creó un imaginario alrededor de la construcción de una catedral durante el siglo XII en donde se dejó llevar para escribir sobre las cuestiones fundamentales que el hombre de la época se cuestionaba. Un ámbito religioso, un sistema político injusto; la mente del hombre medieval recuperó su voz en 1989 con la obra de Follet.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO
Podría interesarte
Etiquetas:haiku
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD