10 libros que sólo las personas interesantes podrán terminar de leer

Domingo, 24 de diciembre de 2017 12:35

|Diana Garrido

No es que haya seres incapaces de leer ciertas novelas, hay hombres y mujeres en el mundo con pereza y cansancio. Si eres inteligente e interesante, seguro tú lo lograrás.


Para leer Rayuela de Julio Cortázar se necesita paciencia, tiempo y entender las tres formas de hacerlo, mismas que propuso el autor: la normal, que implica leer la novela completa de principio a fin como suele ser convencionalmente. La tradicional, la que él usaría y que invitaba al lector a revisar hasta el capítulo 56 deshaciéndose del resto. Otra forma es la anárquica y que invita a que sea como mejor te acomode, es decir, sin un orden definido, como el lector prefiera.


Cortázar llevó a cabo esta última manera en repetidas ocasiones. No importa si es de atrás a adelante, saltándose los capítulos, leyendo primero el final y luego el capítulo 12... las opciones son infinitas y tú, libre. Rayuela es una obra fundamental en la literatura, pero es también un experimento de estilo. Se arriesga a cambiar la forma en que se leen los libros y cómo se desarrolla una novela.



En el mundo hay sólo dos tipos de lectores de Rayuela, los que la terminan y los que la dejan. Desafortunadamente, son más los que abandonan la lectura de la obra. Esto sólo quiere decir que Rayuela es una obra grande, que a pesar de tener varias opciones de lectura, es muy difícil y sólo las personas con interés en mejorar su intelecto logran concluir la lectura de tan importante obra literaria.


Al igual que esta novela, hay varios libros que sólo leen personas cuyo intelecto es más grande que el de los demás. No es que haya seres incapaces de leer la novela, hay hombres y mujeres en el mundo con pereza y cansancio. Por ello, hay más libros, además de Rayuela, que pocas veces alguien termina de leer. Si eres inteligente e interesante, seguro tú lo lograrás.


-

El arco iris de la gravedad (1973)

Thomas Pynchon


El premio Pulitzer rechazó esta obra por su alta dosis de erotismo y "obscenidad". Sin embargo, Pynchon nunca trató de impresionar al jurado. Eso ya lo había hecho con libros anteriores, por lo que decidió hacer de este libro su proyecto personal más ambicioso, aquél en el que escribiría tal cual se le ocurriera. Es una novela larga, cuyos personajes son desmenuzados con tanta paciencia que difícilmente confunde al lector. No obstante, es un verdadero juego entre la alta y la baja cultura, entre la especulación y la veracidad, así como entre lo científicamente aprobado y la fantasía. La mayoría de personas no terminan de leerlo por la confusión que causa al no saber qué es lo que está ocurriendo en la trama, si se trata de algo biográfico/real o un cuento fantástico.



-

Crimen y castigo (1866)

Fiodor Dostoievski


El ruso ha sido reconocido por todas sus novelas, debido a la majestuosidad con la que desarrolla cada relato; no obstante, si una obra tuvo el reconocimiento mundial fue esta novela, que revela otra cara del crimen, es decir, el castigo propio. Ese que nos damos a nosotros mismos cuando hay un crimen, aunque sea insignificante: nuestro propio castigo es lo más duro del mundo. La conciencia, la culpa y los giros en el pensamiento y concepción de uno mismo son las claves para entender que el sufrimiento es necesario para que llegue la gloria. Las descripciones son tantas que se vuelve tedioso, aburrido y enredado; en ocasiones causa confusión, obligando al lector a abandonarlo a la mitad.



-

Orgullo y prejuicio (1813)

Jane Austen


Considerada una de las primeras comedias románticas en la literatura, esta novela explica la manera en que los errores, las crisis, los lamentos y los grandes momentos son fundamentales para entender la vida y encarar al futuro. Así nos damos cuenta de que el orgullo de Darcy y los prejuicios de Elizabeth son sólo impedimentos para que lleven una relación, al menos cordial.


A pesar de que el matrimonio es uno de los temas principales de la novela, el libro pretende hacer conciencia entre la madurez y la falta de confianza en la vida de cada persona. Se trata de ver cómo es que nos influenciamos entre nosotros y lo que hacemos para ser felices. Fue un parteaguas en la forma de vernos como sociedad y cómo es que nos rebelamos, lo cual, es atemporal. Desafortunadamente, el lenguaje y gramática usados en él están tan bien desarrollados que causa conflicto leer un texto con conjugaciones verbales poco usadas y también con reglas ortográficas que probablemente, no conocíamos.



-

Divina comedia (1307)

Dante


Llena de símbolos y formas diversas de externar y sentir, este texto es una comparación con el infierno y cómo es que el ser humano lo afronta. En tres niveles, la novela muestra la manera en que vemos la vida y cómo es que nos preocupamos por el comportamiento para llegar o no al paraíso o al infierno, pero lo cierto es que somos personas duales, por lo que elegir el camino a seguir no es más que mera intuición. Dante compara, pero lo hace de tal manera, que pocas personas logran entender y terminan por abandonar la lectura. La historia es muy densa, el formato, el cual está en verso, es cansado y poco común en nuestros días.



-

Paradiso (1966)

José Lezama Lima


Lezama sólo publicó un libro en vida, Paradiso. El argumento de la historia abarca desde la infancia y juventud de José Cemí. Tiene tintes autobiográficos, por ello, se puede hacer una combinación entre la ficción y la realidad de la época. La aparición de la obra fue reveladora, ya que personas como Cortázar y otros grandes de la literatura celebraron la aparición de la novela ya que no se lee, se consulta, es decir, se aprende, más que entretener, pocas veces se consigue entenderla como una historia lejana, y para hacerlo, se debe seguir lentamente, paso a paso y participar con ella de manera intelectual. Con una sola vez que se lee, no es suficiente, ya que se queda en la mente muy poco; sin embargo, es una combinación entre ciencia y ficción que termina por confundir al lector y muchos la abandonan antes de terminar con la primera leída.



-

Un cuarto propio (1936)

Virginia Woolf


La escritora feminista siempre dijo estar decepcionada de la literatura por el espacio tan reducido que se le tiene a las mujeres en el espacio literario. Para ella, ser mujer y escribir una novela implica ser independiente y libre, no sólo para escribirla, sino para sentirla. Por ello, se necesita tener un cuarto propio, por eso le dio ese nombre a este ensayo en el que denuncia algunos temas que aún en la actualidad son de debate en el ámbito femenino. Ella posiciona a las mujeres como musas y las celebra pero a diferencia de otros autores (la mayoría), las usa también como el tema central. Más que una novela, pretende informar y ayudar a liberar a las mujeres, incluyendo datos duros e informativos acerca de las injusticias hacia ellas, por lo que la forma de narrar y combinar ambas partes, resulta abrumador y confuso para el lector promedio.



-

La ciudad de las pasiones terribles: narraciones sobre el peligro sexual en el Londres victoriano (1995)

Judith R. Walkowitz


A finales del siglo XIX se construyó la política sexual feminista y las narraciones sobre peligro sexual. Walkowitz decide hacer un recuento de todas aquellas leyes que han roto las mujeres en los ámbitos menos imaginados, al menos en aquella época. Es un libro incómodo en el que la ciencia, la medicina y el sexo son campos en los que las mujeres participan libremente. La obra muestra minuciosamente la fascinación de la protesta y la forma en que ellas logran salir adelante con un pensamiento histórico basado en la censura y la represión. Éste es un texto informativo, por lo que resulta cansado por la descripción de cada relato, el cual tiene detalles de la época que terminan por volver densa la lectura.



-

Meridiano de sangre (1985)

Cormac McCarthy


La historia se desarrolla en Chihuahua, en dónde se pelea una guerra con los indígenas en la frontera de Estados Unidos y México entre 1849 y 1850. Es una historia sobre la injusticia en la que siempre ha vivido el país, en especial el sector indígena, mismo que no tiene forma de defenderse. El abuso de poder y la forma de hacer las cosas en contra de los mexicanos son la causa principal de la segregación social, de igual manera, es un fiel retrato de la situación mundial en la que se encuentran, no sólo en el continente americano, también en otros lugares del mundo. Es la novela más importante en los últimos 25 años, considerada como una de las mejores del siglo XX. A pesar de ello, no todas las personas logran entender el verdadero significado de la historia, por lo que es abandonado apenas empieza a leerse, para muchos es un relato más de narcotraficantes aunque tenga un trasfondo más agudo.



-

Trainspotting (1993)

Irving Welsh


Una revista escocesa se atrevió a decir que la obra maestra de Welsh debería ser más vendida que la Biblia; no obstante, pocas veces se ha terminado de leer puesto que es tan complicada como la película misma. Con un grupo de jóvenes como protagonistas, se nos muestra una cara diferente de la realidad, es decir, un sector en el que reinan las drogas, la pobreza y al mismo tiempo, los sueños y la ilusión de ser diferentes. Las drogas, las alucinaciones y la vida fácil son una de las razones principales por las que un simple enunciado se puede convertir en una oda a la vida, en un deseo por ser uno mismo y en querer vivir; no obstante, no es tan fácil de comprender el trasfondo de cada palabra. Welsh es famoso por hacerlo en casi cada obra que escribe. La mayoría de las personas abandonan la novela porque aseguran les causa confusión, además, describe algunos episodios de tal forma que es un poco complicado imaginarlos, por ello, recurren a la película, que resulta ser gráficamente y más fácil de procesar.



-

Miedo y asco en Las Vegas (1971)

Hunter S. Thompson


La novela muestra la vida de un hombre bajo el pseudónimo de Raoul Duke, junto a su abogado, Dr. Gonzo. Ambos van hacia Las Vegas para perseguir lo que llaman "sueño americano" y con la intención de escribir algunos reportajes. Se convirtió en una novela admirada por los seguidores del nuevo periodismo con todo y su adaptación cinematográfica. En parte, la película fue quien ayudó o perjudicó a que el libro no sea del todo comprendido, ya que justo es su complejidad la que se desarrolla de manera digerible en el cine, mientras que en la novela se muestra una historia más larga y entrecruzada. Los comentarios acerca de la novela aseguran que no hay forma de terminarla por lo extraña que es, ya que en partes, se describen algunas situaciones un tanto surrealistas, lo que es un desvío inesperado del curso del texto.



-


No sólo Rayuela es una obra difícil de leer. Todos estos libros han causado conflicto entre sus lectores, pero si algo han hecho, además de ganarse el miedo de muchos amantes de la literatura, es la grandeza, misma que tú puedes conocer; basta con quitarte el estigma de inteligencia. Todos tenemos la capacidad de leerlas y comprenderlas con un poco de dedicación y atención. Cuando los termines, tal vez empieces a odiar ciertos textos que no te aportan mucho. Desde ahora querrás leer novelas que te dejen mucho más en el bagaje cultural, empieza con nuestras recomendaciones y deja detrás las etiquetas.


Diana Garrido

Diana Garrido


Articulista
  COMENTARIOS