Letras

Lo extrañas a pesar de que ya olvidaste qué se siente tocarlo

Letras Lo extrañas a pesar de que ya olvidaste qué se siente tocarlo



El gran fotógrafo estadounidense Ansel Adams dijo que no hay nada peor que la imagen nítida de un concepto difuso. La fotografía reconstituye esa idea en una forma cuyos materiales son tan paradójicos como el arte: espacio y tiempo.

A continuación un poema en prosa de Karen Barrera que interioriza esta paradoja desde la perspectiva, el enfoque y el encuadre de la ruptura y el desencuentro amoroso. 


extranar a tu ex fotos


El chico de la foto
Miras aquellas fotos y parece increíble que alguna vez hayas sido aquella chica, más extraño aún, parece inverosímil que él haya sido alguna vez aquel chico. Las sonrisas amplias, el brillo en sus ojos, el tomarse de la mano, lo joven de sus rostros.

Las palabras que alguna vez se dijeron y que te convenciste, por el mero hecho de intentar sobrevivir, de que siempre todo eso fue mentira; una increíble actuación, un placebo para pasar la vida juntos en lo que llegaba el momento de separarse y estar con alguien más.


polaroid


Ahora sabes que la única gran mentira fue creer que todo aquello era mentira; que el amor existe, existió entre ustedes y él fue tan sincero como tú en sus palabras, en sus actos, en su entrega y en todo lo que dio y jamás quiso ceder.

Que es estúpido pensar que siempre fue un gran actor, ¿quién podría fingir tanto amor?, y que es tiempo de crecer, de madurar, de aceptar que las cosas pueden terminar de un momento a otro porque de tiempo atrás ya se estaban agotando, pero pocos logran notarlo.


tatuajes de fotografia camara antebrazo


Observas mejor la imagen y ves en ella algo de lo que jamás te habías percatado; cuánto lo quisiste, lo feliz que eras, todo el agradecimiento que le tienes por haber pasado aquel momento junto a ti. De pronto todo el dolor, el coraje y enojo que te hizo deshacerte de todo menos, precisamente de esa foto, se ven tan lejanos que apenas puedes recordar cómo fue que llegaron hasta ti.

Lo extrañas, a pesar de que ya olvidaste qué se siente tocarlo, mirarlo; el sonido de su risa, la manera de su andar, el caer de sus lágrimas y su forma de hablar. Aún recuperando todos los recuerdos podrías apenas rescatar lo que alguna vez fue contigo. Tú misma ya no eres la chica de esa foto, incluso te cuesta trabajo evocar cómo era ella.


tips para tomar fotografias piso camara


Nada era perfecto, pero era lo que más querías que te pasara en la vida en ese momento. El amor, el deseo, la locura, la rabia; todo aquello por lo que vibrabas con una inmensa intensidad era lo mejor de cada uno de esos días, convirtiéndote, irónicamente, en cada parte de ti que te conforma ahora. Ese ser tuyo que apenas puede explicar lo que fuiste antes, lo que fueron.

Te detienes en esa sonrisa suya que tantas veces fue sólo tuya, orgullosa piensas en toda la felicidad que tú misma le diste alguna vez, tan abundante como lo fue la tuya.


foto definiciones de amor


Entonces recuerdas la última vez que lo viste, cuando no era más el joven de la foto ni tú tampoco la misma. Cuando sus palabras te hirieron tanto como las tuyas buscaban lastimarlo a él. Cuando entre tanta confusión de reclamos, enfados reprimidos, secretos descubiertos y ausencias demandadas, caíste en la cuenta de que ese par de la foto había desaparecido para siempre; se habían alejado tanto que nunca supieron cómo volver.

Y aún así lo extrañas, de hecho lo extrañas más que antes porque sabes que podrías verlo una vez más y rememorar entonces lo que se sentía tocarlo, el sonido de su risa, la manera de su andar, su forma de hablar y quizás hasta el caer de sus lágrimas; todo exactamente como lo hacía el chico de esa foto, pero que poco, o más bien nada, tendrían que ver con él ahora; porque para ese entonces ya nada podrías encontrar de él en aquel sujeto, que luce muy parecido pero que sigue sin ser él.


para que tomar fotografias


Se ha perdido, para siempre, y tú con él. En realidad no es que extrañes a ese que anda por ahí con una vida totalmente distinta a la que tú alguna vez conociste, viviste junto con él; no, ese es tan sólo uno más en el mundo que ahora nada tiene que ver contigo y que en algún punto lo perdió a él con el que alguna vez, alguien muy distinta a ti, quería todo que ver con él; con esa persona con la que estuviste y que ya no hay forma de recuperarla.

Lo cierto es que no es precisamente que seas tú quien lo añora, es alguien más, los vestigios de los cuales no puedes librarte y siempre estarán ahí, susurrándote sobre una vida pasada. Porque sabes que ya no podrías ser capaz de estar con ese joven de la foto, ni con ese hombre que es ahora.


ese amor platónico


Es tan sólo la nostalgia, no sólo de tenerlo una vez más, sino de tenerte a ti misma de nuevo, a esa que te dejó también con todo un panorama totalmente nuevo, diferente a lo que fuiste alguna vez; esa a la que ya no hay manera de volver a ser. Convirtiéndose ambos chicos de la foto en una especie de Romeo y Julieta en donde la muerte de uno, significó la muerte del otro.

***

Tampoco puede olvidarse la dimensión social de la fotografía. Que formula un entramado de imágenes que rescatan el arte de lo que es fundamentalmente humano: lo real.


Referencias: