INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Dejé por ti todo lo que era mío

18 de diciembre de 2017

Cultura Colectiva



Hay movimientos que no sólo redefinen el arte, sino la forma en la que entendemos el amor, la muerte y al ser humano. Entre estos movimientos se encuentra la Generación del 27, un grupo de poetas que marcó un antes y un después en la poesía de habla hispana. A esta generación pertenecieron poetas como Luis Cernuda, Federico García Lorca, Dámaso Alonso y uno de los más grandes poetas españoles de todos los tiempos: Rafael Alberti.


Rafael Alberti (1902-1999) habla del amor como quien habla del olvido; de algo que oculto entre las sombras, duele y se llena de rabia; de una despedida del lugar que nos vio crecer. A continuación, te presentamos uno de sus poemas.





LO QUE DEJÉ POR TI


Dejé por ti mis bosques, mi perdida

arboleda, mis perros desvelados,

mis capitales años desterrados

hasta casi el invierno de la vida.


Dejé un temblor, dejé una sacudida,

un resplandor de fuegos no apagados,

dejé mi sombra en los desesperados

ojos sangrantes de la despedida.


Dejé palomas tristes junto a un río,

caballos sobre el sol de las arenas,

dejé de oler la mar, dejé de verte.


Dejé por ti todo lo que era mío.

Dame tú, Roma, a cambio de mis penas,

tanto como dejé para tenerte.


**


Algunos grandes poetas mexicanos han escrito sobre el amor y la muerte. Si te interesa conocer sus obras, te recomendamos leer

Jaime Sabines y al joven escritor Gerardo Arana.



TAGS: Poemas Grandes escritores españa
REFERENCIAS:

Cultura Colectiva


  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

22 fotos de Cecilia Suárez que demuestran es una gran actriz Clorofila: cuáles son las razones para incorporarla a tu dieta Apostasía: cómo renunciar a la Iglesia Católica en 3 pasos El día que Sean Penn conoció al Chapo Guzmán Té verde, razones para tomarlo y aprovechar todos sus beneficios Un cuento para no olvidar las grandes lecciones de amor que aprendí en Nueva York

  TE RECOMENDAMOS