INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Cuento para los que sientes que nadie los conoce realmente

12 de octubre de 2018

Cultura Colectiva



A continuación te compartimos "Lo que no preguntó", cuento triste sobre la soledad para todos aquellos que se sienten incapaces de que alguien los comprenda realmente.





LO QUE NO PREGUNTÓ


Mi madre nunca entra a mi habitación, nunca. Hoy entró, después semanas, temporadas incluso. Veía todo como si fuera un mundo completamente nuevo, tratando de entender por qué cada cosa ocupaba el espacio reducido donde se encontraba, como queriendo comprenderme a mí.


Pienso en la cantidad de anécdotas guardadas a manera de objetos cotidianos y poco usados que posiblemente ella no imagina o teme imaginar. Fue una especie de búsqueda de identidad que nunca antes había hecho, y por un segundo la sentí muy dentro de lo que yo soy o fui cuando el sol vibraba más y habían menos recuerdos, menos rupturas, menos fracasos.

 

Estaba ahí, merodeando entre curiosidades nunca vistas, como cuando un vagabundo va a un nuevo parque para buscar refugio.

Me pregunto qué fue lo que vio, qué sintió al tocar mis vestidos colgados o al notar que usaba parte de sus frascos de vidrio para guardar pertenencias que no eran suyas. Sin embargo le vi ahí, parada apreciando todo con inocencia, tratando de no desordenar aquello que ni siquiera tiene una propiedad tan estructurada como el orden.

 

Se fue al cabo de unos segundos que parecieron escalar en días, me pregunto qué tipo de respuestas o decepciones se llevó consigo al ver aquel cigarrillo y notar que su hija fumaba sin que ella lograra percatarse de aquel acto tan gris al volver a casa. Me cuestiono a mi misma aquellas preguntas que ella no hizo, tal vez por pena, miedo o tristeza. Posiblemente porque le da miedo admitirse vulnerable en un entorno donde el control está fuera de sus manos.


Como sea la cosa, ella se fue de la habitación. Se fue sabiendo que no me conoce y yo me quedé sentada al borde de mi cama, esperando preguntas, charlas que nunca llegaron y que posiblemente nunca llegarían.

 

**


El texto anterior fue escrito por Mari Pineda.


**


La soledad es el momento en el que descubrimos que no estamos realmente solos. El ruido y vertiginoso ritmo en el que vivimos a veces nos ahoga tanto que olvidamos vivir el presente, por esa razón te compartimos las 6 lecciones espirituales que aprenderás del aquí y el ahora.



TAGS: Cuentos Nuevos escritores crowdsourcing
REFERENCIAS:

Cultura Colectiva


  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

7 consejos para convertirte en un emprendedor y no morir en el intento Bun: Diferentes estilos para conseguir el look de una chica francesa El antes y después de los ángeles del show de Victoria's Secret 2018 Todo lo que debes saber del día de muertos 2018 Quiero besarte desde la A hasta la Z, mientras te hago mío Detalles que debes cuidar en tu look para verte elegante

  TE RECOMENDAMOS