Los monstruos más aterradores de la literatura
Letras

Los monstruos más aterradores de la literatura

Avatar of Fernanda

Por: Fernanda

27 de octubre, 2015

Letras Los monstruos más aterradores de la literatura
Avatar of Fernanda

Por: Fernanda

27 de octubre, 2015



Decía el novelista y poeta Ernesto Pérez Zúñiga que el monstruo es “el lado más humano de nuestro sueño inmoral”, y algo de cierto debe tener aquel dicho, porque es a través de esas representaciones del terror que el ser humano puede ponerle rostro a aquello que desconoce, que le inquieta pero que al mismo tiempo lo seduce y lo provoca, pues el miedo siempre ha de tener algo de fascinante. No por nada decía Octavio Paz que el horror es un imán.

Algunos escritores han dedicado toda su vida al placer de encontrar la otredad a través de la creación de extraños y demoniacos personajes que lograron llegar hasta nuestro inconsciente y colarse en nuestras pesadillas. Lo increíble de aquellos experimentos es que lograron formar parte de nuestra cultura, consiguiendo unificar el miedo en la sociedad; es por eso que todos conocemos a Frankenstein, a Drácula, o al mítico hombre lobo, y escritores como Borges han dedicado libros enteros a su recopilación a través de la historia.

Así que con el afán de hacerle un homenaje a los monstruos y criaturas más aterradores de la literatura, te presentamos un breve recuento.

Pennywise, It (1986)

monstruos

Sin duda uno de los tantos personajes salidos de las novelas de terror de Stephen King que en los 90 aterrorizó la infancia de muchos por hacerse película fue Pennywise, o como todos lo recuerdan, el payaso Eso.

Según la novela de King, Eso salió del macrocosmos y es una criatura que cambia constantemente de forma, alimentándose del terror que les produce a sus víctimas, especialmente a los niños, quienes son sus preferidos, pues sus pesadillas son fáciles de descifrar.

Para crear a Eso, Stephen King se inspiró en John Wayne, “El payaso asesino” o “Togo”, un asesino serial que violó y mató a 33 jóvenes entre 1972 y 1978, en Estados Unidos.

Morlocks, La máquina del tiempo (1895)

morlocks

El morlock es una subespecie derivada del homosapiens creada por el escritor H. G. Wells, considerado uno de los padres de la ciencia ficción.

Se dice que los morlocks fueron criaturas que servían de esclavos para las clases privilegiadas. Estuvieron encerrados bajo tierra y desarrollaron un lenguaje propio, además de adquirir una piel grisácea que hacía contrastar sus enormes y diabólicos ojos rojos.

El alimento de los morlocks son los Eloi, inofensivos humanos que viven en la superficie. Los únicos que pueden controlar mentalmente a los morlocks son los (Uber-Morlocks), una clase superior que también puede manipular a los Eloi.

La gran bruja, Las brujas (1983)

las brujas

Las brujas es una historia infantil escrita por Roald Dahl que en 1990 se hizo película (The witches). Seguramente alguno recordará la trama: una asociación mundial de brujas, o como en el libro son descritas “los demonios en forma humana”, se organizan para destruir a los niños, hasta que a uno de ellos le es revelada la forma para identificarlas: todas son calvas, tienen dedos delgados y garras que disimulan con guantes.


Los otros, Juego de tronos
(1996)

white walker

Los otros o caminantes blancos, como son conocidos en la serie de televisión, son humanoides altos y demacrados de piel extremadamente blanca y ojos de un azul tan profundo que se asemeja al del fuego. Normalmente se ocultan de la luz del sol, por lo que mantienen una vida nocturna.

De acuerdo a la historia, Los otros aparecieron durante La larga noche, un largo periodo de invierno. Algunos cuentos afirman que esas criaturas son capaces de montar los cadáveres de animales muertos como osos, lobos, caballos o mamuts. Aunque suelen ir acompañados de araña gigantes de hielo.

Su debilidad es la obsidiana y el fuego helado.

Dementores, Harry Potter y el prisionero de Azkabán (1999)

dementor

Lemus Lupin le dice a Harry Potter que los Dementores son unas criaturas nauseabundas que infestan los lugares más oscuros y disfrutan de la desesperación ajena, además de advertirle que si alguien se acerca mucho a uno de ellos, podrían quitarle hasta el último recuerdo y sentimiento positivo.

El poder de los Dementores radica básicamente en alimentarse de la felicidad de los demás y robar su alma a través del “Beso del Dementor”. Para ahuyentarlos se utiliza el Encantamiento Patronus.

El Wendigo, literatura algonquina

wendigo_mito

Según la leyenda algoquina, el Wendigo es un ser diabólico que encarna al canibalismo, y aunque su forma no es bien definida, se dice que toma presencia a través del viento que paraliza la naturaleza durante invierno. Otros afirman que el Wendigo toma la mano de sus víctimas y las obliga a correr con él, hasta que ambos desaparecen entre los árboles, así logra poseerlos.

Este mito es retomado, también, por la psiquiatría, pues la “Psicosis Wendigo” es un diagnóstico que combina el impulso al canibalismo y el miedo a convertirse en caníbal. Otras menciones en las que este mítico personaje ha aparecido son, por ejemplo, en El Wendigo, de Algernon Blackwood; Ithaqua, de August Derleth, e incluso Stephen King le hace mención en Cementerio de animales.

Escila, la Odisea (Siglo VII a. C.)

Escila

Escila es un monstruo marino de cuatro ojos, seis largos cuellos estirados, grandes cabezas que se desangran con tres filas de dientes irregulares, doce tentáculos, cola de gato y seis cabezas de perro. Aparece en la Odisea junto al torbellino Caribdis, ambos forman un peligroso estrecho imposible de navegar.

Cuenta la historia que el dios marino Glauco se enamoró de Escila y tras verse rechazado por ella decidió pedirle ayuda a la hechicera Circe para que le diera unas hierbas que lo ayudarían a conquistarla, sólo que Circe estaba enamorada de Glauco, por lo que le advirtió que no lo hiciera, al mismo tiempo que le declaraba su amor. Glauco la rechazó y, en venganza, Circe preparó una pócima mágica que vertió en la bahía donde nadaba Escila, convirtiéndola en una horrenda criatura.

Después de devorar parte de la tripulación de Odiseo, quien fuera amante de Circe, Escila quedó convertida en piedra. Aún en algunos lugares se mantiene la expresión “Entre Escila y Caribdis” con el sentido de estar entre la espada y la pared.

Grendel, poema anónimo

gredel

Grendel es el primero de los tres villanos del épico poema anónimo, y aunque no es descrito físicamente, se dice que es “muy terrible de ver”. También se cuenta que es un descendiente de Caín, el primer asesino del mundo, y que su linaje fue maldecido por Dios con deformidades físicas.

Según el poema, Beowulf es el único guerrero que puede derrotar a Grendel. Ambos sostienen una lucha en la que Beowulf le arranca el brazo a Gredel y lo hace huir por nueve días a la guarida de su madre. Finalmente Beowulf encuentra a Gredel, mata a su madre y luego lo decapita.

Sauron, El señor de los anillos

sauron

El nombre de este gran villano, obra del escritor británico J. R. R. Tolkien, significa “El horripilante” o “El aborrecido”, aunque también se le conoce como “Señor oscuro de Mordor”, “Señor de los anillos”, “El gran maestro de la mentira”, “El señor oscuro”, “La mano negra”, entre muchos más.

Sauron aparece en la trilogía cinematográfica de El señor de los anillos, y es representado de distintas formas a lo largo de la primera, segunda y tercera Edad del Sol. Por ejemplo, como una enorme forma humanoide protegida por una gruesa armadura en la Guerra de la Última Alianza, y como un ojo en llamas en la época de la Guerra del anillo.

Sauron es derrotado durante la Tercera Edad del Sol.



Referencias: