Letras

Loverismo, make love with us

Avatar of Gema

Por: Gema

Letras Loverismo, make love with us



El amor, ese concepto con aproximadamente 833 millones de resultados en Google, ha vuelto a tener un affair con el arte y de sus tórridos encuentros ha surgido un nuevo movimiento: el Loverismo. Sus lascivos escaqueos han tenido lugar en Roma, seguramente tras compartir unos spaghetti alla carbonara en algún restaurante con vistas al Coliseo y pasear por el pintoresco barrio de Trastevere, bajo la coqueta iluminación de la imperiosa capital.  

coverloverismo
El caso es que los amantes, amor y arte, han inspirado una nueva doctrina cuya declaración de intenciones es exaltar el sentimiento del amor que empuja al hombre a crear, amar y compartir una obra de arte o un pensamiento con el fin de rechazar todas aquellas actitudes que puedan poner en peligro la autenticidad, la pureza y el candor de tales emociones.

Los representantes de este movimiento artístico cultural son los loveristas, quienes llaman al pacifismo
y la colaboración más estimulante a través de su lema «make love with us». Y es que de escribirse los
diez mandamientos del Loverismo, el quinto sería “no competirás” y el sexto “respetarás a tu prójimo
como a ti mismo”.

Una de las particularidades de esta tendencia es que las directrices que definen el Loverismo, y
congregan a sus artistas bajo la misma bandera, no reguardan a las técnicas, medios o temáticas usadas
para dar forma al producto artístico. Es decir, si se habla de impresionismo se hace referencia a obras
vibrantes de colores puros y saturados, pinceladas gestálticas y formas definidas a través de la luz,
rasgos estéticos que anexan a los representantes de este movimiento y hacen reconocible dicha
corriente plástica a los ojos del espectador. Sin embargo, los lazos que unen a los loveristas se elevan del
plano perceptivo al intencional: el nexo es la voluntad de comunicar, mediante las propias obras, la
importancia del estudio y la dedicación que se aplica a las mismas durante el acto creativo.

El resultado es que lenguajes y formas de expresión diversas, e incluso inconciliables entre ellas, se dan
la mano para reivindicar la relevancia olvidada que tiene el acto creativo y el poder comunicativo que
encierra cada obra. Tales máximas permiten a los loveristas alcanzar el propósito de reapropiarse del
espíritu de grupo y unión, perdido en los decenios, entre artistas, curadores, críticos y cualquiera que
forme parte del mundo del arte, de la literatura, del cine o cualquier medio que el hombre tenga a
disposición para transmitir cultura a sus contemporáneos y sus posteriores.

Diversidad, unión, compromiso, conexión y sinergia, ¿qué podría nacer si no del arte y el amor?


Referencias: