Trabajar viajando, lo bueno y lo malo, según Aniko Villalba

Trabajar viajando, lo bueno y lo malo, según Aniko Villalba

Por: Abril Palomino -

¿Cómo es la vida de una blogger traveler? Conoce el "Mapa subjetivo de viaje", el diario para documentar tus viajes.

Viajar el sueño de muchos, es el premio que la mayoría de empleados se ganan tras una arduo periodo laboral a costa de pequeños o grandes sacrificios. Viajar es un lujo poco costeable, un momento para disfrutar y descansar. Es por eso que uno de los trabajos más envidiados son los de los ahora llamados bloggers travelers, aquellos seres que se dedican profesionalmente a viajar y documentar sus viajes.

Tal es el caso de Aniko Villalba, una joven argentina que convirtió los autobuses en su mesa de trabajo, cuando decidió viajar como “mochilera” al terminar su carrera. Diez años después de este primer viaje Aniko forjó una sólida carrera como escritora, comenzó escribiendo un blog de viajes para el periódico La Nación, actualmente cuenta con su propia editorial, es una de las bloggers travelers más importantes de Latinoamérica, imparte talleres de escritura, da charlas especializadas entre muchas otras cosas.

  Artículos Relacionadosquien-es-ami-rodriguez-el-diario-secreto-de-amiletras'El diario secreto de Ami', 5 datos del youtuber que la rompió en la FIL Guadalajara

Cultura Colectiva tuvo la oportunidad de charlar con ella en el marco de la presentación de la edición mexicana de Mapa subjetivo de viaje, editado por Penguin Random House, un diario de viajes enfocado a los viajeros que quieren detallar cada aspecto de su viaje

Trabajar viajando, lo bueno y lo malo, según Aniko Villalba 1Foto: Viajando por ahí

 Mapa subjetivo de viaje

Mapa subjetivo de viaje es un diario de viajes, es decir, está enfocado únicamente en la experiencia del lector que termina figurando como escritor tras completar la guía marcada por Anika;

«Este libro lo hice porque me encantan los diarios, yo siempre busque uno que fuese para viajes y no encontraba, había diarios de escritura, de creatividad o de yoga, pero nunca encontré uno de viajes. Entonces empecé a imaginar cómo sería el diario de viaje ideal. En Usted está aquí hay un texto mío y al lado una parte para escribir. En cambio, en Mapa subjetivo de viaje, yo no aparezco como autora más que al principio, después el libro es 100 % para el lector, para que lo completé sobre con sus experiencias. Está más orientado a la creatividad y propone al viajero mirar hacia afuera con atención, a lo que va pasando en un viaje». 

  Artículos Relacionadosentrevista-a-adolfo-dominguez-sobre-juan-griegoletrasAdolfo Domínguez, de la costura a la literatura

Este libro alienta a todo viajero a alejarse completamente de las convenciones turísticas de un viaje y poner mucha atención en su papel personal en un destino completamente desconocido. En salir del área de confort del turista y entender y disfrutar su circunstancia como viajero a diferencia de sus otros libros en donde participaba directamente como una especie de guía.

«Es un mapa subjetivo porque es como apropiarse de un mapa y de los lugares de la ciudad que uno quiere conocer y no de lo que te proponen las guías. Creo que es un libro que da permiso al lector para hacer lo que quiera y no seguir con estas cosas preestablecidas que siempre se tienen que hacer como viajero o turista pero quizás en el fondo no le interese tanto. He escrito 4 libros, Mapa subjetivo del viaje fue el primer diario que hice, los dos anteriores que hice son de texto, narrativa, historias de viajes y guías. Este junto con otro que se llama Usted está aquí, son mis dos diarios de viajes».

Trabajar viajando, lo bueno y lo malo, según Aniko Villalba 2Foto: Escribir Me

El origen del destino

Aniko recuerda con mucho cariño su primer viaje, el inicio que marcaría su carrera, su vida personal y su entendimiento con el mundo. Comenzó a los 22 años, la joven se preparó para viajar de Buenos Aires hasta México con los ahorros que juntó en sus años en la universidad;

«En el 2008, cuando termine la carrera de comunicación social me compré un pasaje de autobús para irme desde Buenos Aires hasta Bolivia con el plan de viajar hasta México. Viaje durante 9 meses pero al llegar a Honduras estaba cansada, no tenía dinero y decidí volver a Argentina. El viaje lo empecé con una amiga el primer mes entre Bolivia y Perú, después ella se regresó a Argentina y a partir de ahí empecé a viajar sola».

  Artículos Relacionadosentrevista-con-homocosmico-autor-2048letrasEl futuro espiritual y tecnológico de Homocosmico

Los ahorros no fueron suficientes para costear los gastos de la larga temporada que le esperaba a Aniko. Por fortuna encontró la manera de trabajar mientras viajaba y volver de esta maravillosa experiencia un medio rentable, a costo de algunos sacrificios;

«Por un lado tenía ahorros porque desde siempre he querido viajar, entonces estuve ahorrando durante muchos años. Cómo viaje de mochilera, gastaba muy poco dinero; porque me quedaba en casas, viajaba en transportes locales, caminaba mucho, para comer compraba en el supermercado cosas muy básicas y baratas, tenía un presupuesto de entre 5 y 10 dólares al día. Es muy sacrificado viajar así pero como yo quería seguir viajando tenía que hacer ciertos sacrificios era la forma que tenía de lograrlo». 

  Artículos Relacionadosdonde-empieza-la-noche-de-juan-carlos-aldirletrasPoder, deseo y traición: 'Donde empieza la noche' una novela de Juan Carlos Aldir

Trabajar viajando, lo bueno y lo malo, según Aniko Villalba 3Foto: Para ti

«En el viaje también trabajaba escribiendo entonces iba generando algunos pocos ingresos. Escribía para un blog de viajes de un periódico argentino que se llamaba La Nación. Yo quería ser corresponsal para cubrir eventos culturales, me citaron en el diario y ellos me dijeron que iban a abrir un blog de viajes, cerramos el trato una semana antes de irme. En el 2008 los blogs apenas comenzaban a funcionar en Argentina, yo no tenía computadora iba a los cibercafés transcribía y mandaba mi texto. Cuando voy en autobuses o transportes más terrestres me gusta escribir, siempre un transporte es el momento en el que puedo escribir porque era cuando estaba sola. En realidad cuando viajaba sola siempre estaba con gente, es fácil hacer amigos cuando viajas sola». 

El viaje

Actualmente la situación para los viajeros, especialmente mujeres se ha tornado bastante peligrosa. Existen muchos riesgos, lamentablemente es común escuchar o leer sobre infortunios que tienes los viajeros o mochileros, las rutas terrestres de América Latina parecen ser un lugar no muy acogedor para los viajeros solitarios. Aniko corrió con mucha suerte en su travesía, su miedo más grande lo tuvo justo antes de salir, en su propia ciudad. Tuvo que superarlo para encontrar lo que sería el destino de su vida.

«Solamente sentí mucho miedo antes de salir de Buenos Aires por todo lo que me decían; por ser mujer, por viajar sola, por todo lo que pasa en el mundo. El día que tenía que tomar el autobús para ir a Bolivia me puse a llorar porque me dio miedo y le dije a mi mamá que no quería ir. Mi mamá me tranquilizó me recordó que era algo que quería hacer y que yo sabía cuidar mi. Me apoyo para que me fuera, supongo que en contra de lo que sentía y bueno me animé a irme.Sufría más porque me perdía porque no tenía Google Maps, ni siquiera viajaba con teléfono. Pero cada vez que me perdía había alguien que me ayudaba, en Latinoamérica existe mucha solidaridad entre mujeres y hombres. Nunca me sentí en peligro».

  Artículos Relacionadosstand-up-comic-de-francisco-almaraz-pacasso-en-entrevistaletrasPacasso, el standupero de bolitas y palitos que te hará reír leyendo

Después de tantas travesías y destinos, Aniko no sólo se ha transformado y fortalecido como personas, mujer y profesionista, incluso se ha percatado de la evolución y mutación que ha tenido el concepto de viaje, que un viaje no es lo mismo ahora, a sus 33 años que lo que entendía a los 22. Ahora la autora sabe que no necesita recorrer grandes trayectos para realizar un viaje.

«Al principio lo entendía como la manera que tenía de conocer otras culturas o cómo vivía la gente en otros lugares, siempre fue más allá más que hacer turismo, conocer la vida cotidiana en otros lugares del mundo. Después, el viaje se convirtió en una etapa en la que yo no tenía rutina, el viaje era la no-rutina constante porque cada día me pasaba algo nuevo, el viaje era el asombro y la sorpresa constante. Pero después de varios años el viaje me terminó cansando y cuando volví a Argentina me di cuenta que no tenía que irme al otro lado del mundo para estar viajando, me di cuenta que viajar era poner atención a las cosas distintas, tiene que ver mucho con prestar más atención a lo que nos rodea y derribar muchos prejuicios, conocer distintas personas y distintos tipos de vida ayuda mucho a entender que en realidad somos muy parecidos».

Trabajar viajando, lo bueno y lo malo, según Aniko Villalba 4Durante estos 10 años viviendo como nómada, escribiendo y aprendiendo de cada rincón del planeta, Aniko encontró el amor, superó varios de sus retos profesionales y decidió asentarse en uno de sus lugares favoritos del planeta: Amsterdam. Esta estabilidad no ha impedido que los viajes paren, Aniko sigue utilizando su experiencia como mochilera y escritora para alentar a que jóvenes y adultos salgan de su zona de confort y se enfrenten a sus miedos, a que derrumben prejuicios y a que se posicionan en un mapa no como turistas, sino como exploradores.

En portada: Instagram - @anikovillalba

También te puede interesar:

Autores extranjeros que han escrito sobre México

Libros mexicanos que debes leer antes de los 18 para iniciar la mejor etapa de tu vida

De Norte a Sur con los grandes escritores mexicanos

Referencias: