INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Nosotros cambiamos el matrimonio por las relaciones casuales, ¿y qué?

4 de julio de 2018

Jeremy Ocelotl

"Marcadores"


A nuestros padres de pronto les llegaron las bodas, los hijos (nosotros), los créditos del Infonavit, las casas y los coches sacados a 10, 20 ó 30 años, los trabajos que nada tenían que ver con sus sueños de juventud, pero que pagaban las cuentas y les brindaban seguridad. Y también llegaron las felicitaciones: por ser papás, por tener un trabajo bien pagado, si importar qué tan horrible o frustrante fuera, por haberse casado, por ser adultos funcionales, por encajar en la sociedad, por convertirse en uno más de ese homogéneo tejido social, por tener un legado tangible, de carne y hueso que continuara su estirpe.



Y nosotros pensamos que nos habíamos rebelado de esos marcadores de la adultez. Y cambiamos las casas por la renta de un departamento en alguna colonia bohemia, ignorando de manera deliberada que rentábamos porque no podíamos comprar. Cambiamos los coches por viajes alrededor del mundo, intentando inútilmente escapar del hastío de nuestra existencia, para tener que regresar al terminarse el dinero. Cambiamos el matrimonio por las relaciones casuales y en vez de destruirnos y consumirnos de a dos nos destruimos entre todos los que nos dejemos. Dejamos de lado los hijos y nos llenamos de perros y de gatos. Pero continuamos en trabajos que nos consumen y que nada tienen que ver con la idea que teníamos cuando jóvenes, pero que pagan las rentas y las salidas a los restaurantes y bares de moda. Y esperamos que nuestro legado llegue en forma de libro, arte o algo que revolucione la percepción de la humanidad; y que es posible nunca llegue.



Nuestros padres no nos felicitan porque no se identifican con nuestros marcadores. ¿Cómo pueden saber ellos que ya somos adultos? Cuando no tenemos coches, no tenemos casas, no tenemos hijos, no tenemos bodas. Así que nos felicitamos los unos a los otros, sin darnos cuenta que nuestros marcadores son tan arbitrarios como los de ellos. ¿Cómo puede ser alguien adulto cuando no viaja, no renta su vivienda, no tiene un hijo, no bebe cerveza artesanal cada viernes para ahogar el sinsentido que sus padres llenaron con posesiones materiales?


**


Te compartimos estas cinco recomendaciones de libros para que aproveches tu verano.


TAGS: Cuentos Nuevos escritores
REFERENCIAS:

Jeremy Ocelotl


  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

¿Anna Wintour deja Vogue? 32 fotografías de Arnold Veber que muestran la decadencia de un club nocturno en Rusia When You Stop Trying To Define Your Cultural Identity: 4 Things I've Learned Along The Way Películas en Netflix para hombres enamorados Errores que cometes al maquillarte con colores naturales y nude Los cuernos de Satán, el 666 y el origen de otros signos malignos que creó la Iglesia

  TE RECOMENDAMOS