Marcel Proust, los placeres de los tiempos encontrados

jueves, 10 de julio de 2014 11:37

|Israel González

Valentin Louis Georges Eugène - Marcel Proust - fue un novelista francés, crítico y ensayista mejor conocido por su vasta novela En busca del tiempo perdido, una de las obras más importantes de la literatura universal.

Marcel

Proust nació en el seno de una próspera familia judía en el barrio parisino de Auteuil el 10 de julio de 1871. Durante su infancia, sufría de una delicada salud, por lo que fue un niño muy protegido por sus padres. Los ataques de asma lo acompañarían el resto de su vida. Su padre, Adrien Proust, fue un famoso epidemiólogo y profesor en la Facultad de Medicina de París, además de ser consejero del gobierno en materia de sanidad. Su madre, Jeanne Clemence Weil, fue una judía alsaciana poseedora de una vasta cultura, y fue gracias a ella que Marcel descubriría su amor por la literatura. 

Marcel_Proust_1887Marcel Proust a los 16 años. 1887

De joven comenzó a frecuentar los salones aristocráticos, donde tuvo la oportunidad de interactuar con artistas y literatos; es en ese tiempo cuando crecería su reputación de esnob, por lo que André Gide, escritor y editor de la Nouvelle Revue Française, rechazaría, sin siquiera leer el manuscrito, la obra: En busca del tiempo perdido. Más adelante admitiría haber prejuzgado los manuscritos por la mala impresión que tenía de Proust.

A la edad de 17 años, Proust comenzó a frecuentar los salones parisinos en los que se relacionaría con mujeres de la alta burguesía, con artistas y literatos. Proust poseía de un gran carisma, y su coche de caballos ya era popular por todo París. Sin embargo, su actitud y comportamiento resultaba reprobable para otros. 

Fue en esta época que Marcel Proust conoció y mantuvo una relación homosexual con Lucien Daudet, hijo del escritor Alphonse Daudet. Esto resultó en un escándalo, pues fue en esa época cuando, por ejemplo, se condenaría a Oscar Wilde a prisión y trabajos forzados por el delito de homosexualidad. 

Marcel_Proust_GayMarcel Proust (sentado), Robert de Fleurs (izquierda), Lucien Daudet (derecha)

Con el fin de satisfacer los deseos de su padre, Marcel decidió estudiar Derecho, y si bien logró graduarse, nunca ejerció la profesión, convencido, y también a su padre, de que lo único que quería era vivir de las letras. Fue así que estudió la licenciatura en Letras, graduándose en 1895.

Por 20 años, Marcel Proust se dedicó completamente a escribir sin tener éxito, manteniéndose de la fortuna familiar por carecer de otra fuente de ingreso. En ese tiempo sólo logró escribir una novela inconclusa, y artículos y traducciones que carecieron de éxito. Desperdiciaba mucho tiempo frecuentando los salones parisinos.

En 1896, a los 25 años, publicó su primer libro: Los placeres y los días, una recopilación de poemas en prosa y retratos de estilo decadente. Madeleine Lemaire fue la encargada de ilustrarlo, y Anatole France de escribir el prólogo. El libro pasó desapercibido y la crítica fue muy dura con él. Jean Lorrain, escritor y homosexual, se expresó negativamente del libro, y además daba a entender que Proust era amante de Lucien Daudent. Esto ofendió a Proust, quien ocultaba su homosexualidad, y decidió retarlo a un duelo donde ambos dispararían al aire.

Fue hasta 1907 que comenzaría a trabajar en Por el camino de Swann, primer volumen de los siete que componen En busca del tiempo perdido, publicada hasta 1913. El segundo volumen, A la sombra de las muchachas en flor, fue el primer trabajo de Proust en recibir algún tipo de reconocimiento, el Premio Goncourt en 1919, tres años antes de su muerte. Fue a partir de este momento que Proust, quien se encontraba muy enfermo, decidió encerrarse en su casa y dedicarse exclusivamente a terminar la que es considerada su magnum opus. Desafortunadamente no lo logró; murió en noviembre de 1922 a causa de una bronquitis mal curada. Fue su hermano quien se encargaría de la edición de los manuscritos, los cuales aparecieron de uno a uno. En 1927 se publicó el volumen final, El tiempo recobrado.

TAGS:
REFERENCIAS:
Israel González

Israel González


  COMENTARIOS