Me gusta formar círculos viciosos sobre tu cuerpo

Lunes, 26 de marzo de 2018 11:49

|Ivonne Méndez

A tu lado cada segundo es como estar en el reino celestial...

Círculo vicioso el de mi lengua sobre tu ombligo…

Ocupaba mis noches y días en soñarte desnuda, en imaginar ese momento de tenerte sobre mí. Ese momento de escudriñar tus sueños y poseer tu alma.

Hasta que la espera termina y logro sentir tu piel tan suave, tibia, deliciosa. Entonces todo mi ser se enciende, acaricio tu rostro, acomodo tu cabello y tu simple aroma me enloquece, te repaso con mis manos, te observo, me deleito mirándote. Te beso dulce tu boca, miel que emana de tus labios. Nos besamos furiosos, hechizados de estar ahí.


me gusta formar circulos viciosos sobre tu cuerpo 1


Me tomas en un abrazo salvaje, ansiosa por tenerme también, me entrego a tus caricias, dejamos de oír, dejamos de ver, dejamos todo fuera de nuestra burbuja de amor. Apasionados nos besamos, nos acariciamos, nos despojamos de todo pudor y nos entregamos completos. Mis dedos inquietos recorren tus piernas, tus muslos, y tropiezan con tu flor húmeda; meto mis dedos, transito dentro, inicio ese círculo vicioso que me tiene embelesado.

Miro tu rostro que se fragmenta, que se tuerce al sentirme, tu espalda se dobla, tus piernas se tienden, tu cuerpo se expande ante mí, ante mi tacto. No me contengo, te manoseo con sutileza, con furor, con todo el ímpetu que poseo. Mi lengua sobre tu ombligo, qué círculo vicioso tan majestuoso.

Complacida me miras y me tomas en un beso celestial, llevando mi cuerpo sobre el tuyo, guiándome cual ángel que conduce de su mano al reino celestial, a este simple mortal.

Ahora tus ojos parecen devorarme, no quiero dejar de reflejarme en ellos, no quiero dejar de estar en tu cuerpo.

Me llevas hasta ti y lánguidamente voy entrando en tu cuerpo jugoso y tibio. Tu mirada se arde, mi cuerpo se incendia, mantengo ese delicado movimiento, me balanceo suave sobre ti. Me tomas de la espalda con fuerza, inicio la demencia que mi cuerpo codiciaba y vertiginoso embisto contra ti, cierro los ojos, los aprieto fuerte, quiero aprisionar ese instante.


me gusta formar circulos viciosos sobre tu cuerpo 2


Resoplas, jadeas, empuñas tu mano. No dejo de observarte y disfrutar esa sensación de estar unido a ti, de estar en tu cuerpo y ser uno solo. Mística alianza, dos cuerpos mezclados, dos formas siendo una, trascendencia de placer y amor. Incesante no reparo y entro y salgo de ti con el más grande encanto.

Un grito hueco sale de tu pecho, extasiada te muerdes el labio y consigues el orgasmo; mientras que yo presuroso lo prolongo hasta llegar a esa cima de goce juntos. Sin ánimos ya, en paz y colmado de tu miel.

Estamos en el paraíso, flotamos… adoro el tiempo a tu lado, me quedo horas cuidando tu sueño, la noche es corta para saciarme de ti.  


**


Si quieres leer más cuentos sobre el amor, la vida y la muerte, te compartimos este artículo. Además, aquí puedes leer algunos cuentos breves de amor que te abrazarán el alma.


**


Las fotografías que acompañan al texto pertenecen a Away Lands.


REFERENCIAS:
Ivonne Méndez

Ivonne Méndez


colaborador
  COMENTARIOS