Poema para que sepas todas las ganas que tengo de ti

Jueves, 11 de octubre de 2018 12:00

|Fernanda Bribiesca
poema de amor



Dicen que el amor no se pone en palabras, sino que se siente y nos calienta desde dentro; aún en la oscuridad, en medio de una noche fría, podemos aferrarnos a él entre susurros y besos. Pero tal vez sólo a través de la literatura podemos encontrar las palabras necesarias para decir lo que nadie está dispuesto a decir en voz alta todavía. ¿Cuántas palabras nos tragamos por pensar que no valen la pena? ¿Cuántas conversaciones se quedan en nuestro pecho cuando ya es demasiado tarde? A veces, aún años después, repasamos en nuestra cabeza las pláticas en las que no dijimos todo lo que debíamos decir; todos los "te amo", los "no te vayas", se quedan como un recuerdo de algo que nunca pasó. Si tuviéramos a la persona delante de nosotros, ¿nos atreveríamos a cambiar el curso de nuestras palabras? Siempre nos estamos despidiendo, llenos de miedo, de nostalgia, de pasión desbordada. ¿Qué le entregamos a la persona que amamos cuando no estamos seguros si pronto se irá? Tal vez a veces es mejor decir "tengo ganas de amarte" antes de que sea demasiado tarde.


A continuación, te presentamos "Me quedé con las ganas", un poema de amor para dedicar a quien se fue antes de que dijéramos todo lo que nos quemaba dentro.



poema de amor 1



ME QUEDÉ CON LAS GANAS


Me quedé con las ganas de esperarte en mi puerta para ir a cenar,

de encontrar nuestro lugar favorito,

de pedir siempre el mismo platillo.


Me quedé con las ganas de mirarte al despertar,

de ponerme tus calcetas y tu camisa color vino,

de escucharte respirar.


Me quedé con las ganas de despedirte en las mañanas,

de saber cómo te gusta el café

y si tus sueños te alcanzan.


Me quedé con las ganas de dormirme entre tus piernas,

de quitarme el frío en tus besos

y sudar contigo en pleno invierno.


Me quedé con las ganas de decirte,

vida mía,

que esto que tú me diste no me alcanza para vivir.

Me quedé así, con las ganas de todo,

de nada y de volvértelo a pedir.


Me quedé con las ganas de aparecer en tu mente,

así como tú todavía lo haces,

muy frecuentemente.

Me quedé con las ganas de ti,

¿de qué otra manera te lo puedo decir?


**


La literatura y la poesía pueden ser las más bellas manifestaciones de amor y erotismo. Si quieres leer poemas de amor llenos de sensualidad, te recomendamos esta selección de los mejores poemas eróticos de poetas de todo el mundo.



Fernanda Bribiesca

Fernanda Bribiesca


Colaborador
  COMENTARIOS