Mi boca recorre un camino de besos por tu cuerpo
Letras

Mi boca recorre un camino de besos por tu cuerpo

Avatar of Ivonne Mend

Por: Ivonne Mend

10 de mayo, 2017

Letras Mi boca recorre un camino de besos por tu cuerpo
Avatar of Ivonne Mend

Por: Ivonne Mend

10 de mayo, 2017



Cuando se ama sin medida, la pasión puede nacer incluso en los momentos más cotidianos de las parejas. Cada noche se convierte en una posibilidad de conocer nuevas sensaciones y placeres.

Ivonne Méndez retrata una de estas noches en el siguiente poema cargado de erotismo.


pareja beso sexualidad


Sobre nuestra cama, en una noche cualquiera, a punto de entregarnos al descanso tropiezan nuestros pies fríos y estimulan nuestros sentidos.

Yo de espaldas a ti, me giro para ver tus ojos que me hechizan, encuentro en ellos la confabulación más placentera que atina todos mis apetitos.

Mi lengua recorre mi boca intuyendo lo que ha de venir, y me contengo mordiéndola con un gemido imperceptible, casi mudo, que se sofoca en mi pecho.

Tu aroma me atrapa y percibo tu latir que se acelera de a poco. Tus manos acarician mi espalda, mi piel se funde con tus caricias, se vuelve una extensión de tu cuerpo. Los dos tendidos en el lecho más glorioso.   

Besas mi frente dulcemente, y mi boca inquieta inicia un camino de besos por tu cuello, minúsculos y plácidos uno tras otro me acercan al lugar aquel que tanto entraño. Nos estorban las mantas, la noche se va encendiendo. Nuestros seres se dilatan, livianos. No hay prisa, la noche es nuestra.

Me deleito con tu piel en mi boca. Degustando tu saborcito, llego hasta tu ombligo. Temerosa de ir rápido, me detengo a juguetear con mis dedos y mi lengua que te hace cosquillas.


mitos sobre la sexualidad sexo

En suspiros, sin aire… Te miro risueña. Mis dedos codiciosos te acarician preparándote para más besos, te hago crecer. Acomodo mis rodillas a lado de las tuyas, te tomo en mis manos, pulsando para mí.

Llena de ardor, pero con la suave misión de disfrutarnos. Me inclino para tenerte en mi boca, cuidadosa mi lengua te encuentra, reconozco cada pliegue de tu piel. Tienes la forma que se ajusta a mí en perfecta armonía. Inicio el vuelo teniéndote de a poco, a un ritmo ligero, cadencioso. Crece mi pasión y contengo tantas ganas.

De pronto tus brazos me levantan y en un movimiento estratégico me tienes encima de ti, frente a frente, asfixiados, enardecidos. Nuestras miradas fijas los insinúan todo. Vas tú contra mí, siento tu calor, tu amor, tu pasión que tanto adoro.

Temblorosos, ardiendo juntos, vamos alcanzando la cima. Con el poco aliento que me queda me pego a ti, inicio un breve y acelerado movimiento, con cólera y arrebato puro, procurando guarecer todo lo tuyo y alargar tu éxtasis.

No me detengo hasta que tu cuerpo se rinde y caigo en tu pecho, en un respiro simétrico de nuestras almas en calma, satisfechas. El mundo vuelve a tomar su curso, a recuperar su mesura.

Mi dedo índice acaricia tu nariz con ternura y te miro, nos sonreímos felices. Aspiras el olor de mi cabello saciándote de mí, te llevas un poco para poder aprisionarme ahí en la jaula de tu deseo que me tiene y me posee siempre.


**

La Poesía puede ser una de las más bellas manifestaciones de erotismo. Si quieres leer poemas eróticos de escritores de todo el mundo, te recomendamos esta selección.


Referencias: