Lo esperé arreglada, le serví la comida, después le pedí que se largara de mi casa para siempre
Letras

Lo esperé arreglada, le serví la comida, después le pedí que se largara de mi casa para siempre

Avatar of Andrea Perez Monroy

Por: Andrea Perez Monroy

31 de enero, 2017

Letras Lo esperé arreglada, le serví la comida, después le pedí que se largara de mi casa para siempre
Avatar of Andrea Perez Monroy

Por: Andrea Perez Monroy

31 de enero, 2017


Te compartimos un cuento de Andrea Monroy:


cuentos tristeza


Estaba sentada junto al ventanal de mi cuarto mientras doblaba ropa, pieza por pieza, como mi mamá decía que las mujeres lo debían hacer, que porque a los maridos les gusta de esa manera. No sé si mi mamá tenía razón, pero la fórmula no funcionó; después de mi divorcio me convencí de que no.


Yo tenía pretendientes a montones, no sé por qué, si mi estatura pequeñita y mi cuerpo menudo eran los menos atractivos, aunque creo que mis copas 36 C era lo que en realidad llamaba la atención. Antes vivía con mis padres y mis seis hermanos, en una casa con detalles en color rojo y una escalera de caracol negra. Mi rutina era como la de cualquiera: de la escuela a mi casa y viceversa; no tenía tiempo de pensar en el amor, con tanto pañal ajeno que cambiar y con unos cuantos biberones hirviendo, mi cabeza explotaba, pero siempre que me sentaba afuera de mi salón me llegaban recaditos de muchos niños que decían que yo era bonita, y que mi sonrisa parecía pintadita a mano. Los halagos hacían que mis ojos brillaran mientras realizaba mis deberes; me alegraba asistir a la escuela.


cuentos de amor


Una vez fui a la feria con dos de mis hermanos, y mientras ellos se comían un algodón de azúcar, se me acercó un tipo de complexión alta, con ojos de color aceituna y unos chinitos bien recortados. Preguntó mi nombre y si me quería subir a la rueda de la fortuna; acepté y el tiempo se detuvo. No me acuerdo si en sus ojos o si de verdad se detuvo.


Poco a poco me llevaba bolsas de cartón con dulces, de esos que tenías que chupar por horas para que se derritieran, o me regalaba bolsas de peras cortadas del árbol de mi vecina. Él comenzó a colarse a la casa por la azotea, pues por las noches limpiaba las sábanas porque nos daba vergüenza que nos vieran con las telas teñidas de rojo.


Él me chiflaba y yo me asomaba, rápido bajaba a abrir la puerta con cualquier pretexto, porque si mi mamá se enteraba, me arrancaba el cabello. Por suerte, un día se le ocurrió decirme que me fuera a vivir con él, que tendríamos una casa grandota y que ya no me iba a preocupar por nada. Como yo estaba bien enamorada, caí redondita y le dije que sí, pero antes que les pidiera permiso a mis papás, para que todo fuera legal.


cuentos amor


Después de la boda tan bonita, se me ocurrió embarazarme, de ahí no paré hasta que junté cinco hijos: tres mujeres y dos hombres. La casa estaba llena de ruido, la comida tenía que estar a las dos y la merienda a las seis, sino el señor de la casa se enojaba. La ropa doblada, planchada y colgada, los niños bañados, comidos y con la tarea hecha. El refri lleno, la estufa bien limpia y los trastes ordenados. Todo para tenerlo contento.


Un día él llegó a la casa con la camisa manchada de un labial cobrizo, y pensé que no podría ser mío, pues yo sólo usaba crema. Esa noche le reclamé, me empujó y me tiró en un rincón, no sé cómo aguanté eso. Poco a poco junté dinero, tres de mis hijos ya trabajaban y por fin podía deshacerme de él.


Así que lo esperé un sábado bien arreglada con mis zapatos nuevos, le serví la comida a la hora exacta y despacito le dije que se largará de mi casa, que su ropa ya estaba acomodada y que podía irse, le pedí que por favor no le diera detalles a nadie y que yo no le diría a sus hijos de sus engaños y abusos, así fue el trato para ser justos.


Hoy tengo 68 y sólo doblo ropa para mí. 


**


Descubre quién fue la escritora que desapareció 11 días y nadie pudo explicarlo sino hasta 80 años después, una historia impactante que debes leer aquí.


**


Las fotografías que acompañan al texto pertenecen a Enzo Iriarte.



Referencias: