Mis tetas no están en venta, mi corazón no busca a quién amar y mi vagina no te va a pagar

Miércoles, 27 de junio de 2018 12:07

|Martina de Caramelo
mis tetas no estan en venta mi corazon no busca a quien amar y mi vagina no te va a pagar

No me voy a enamorar de ti, sólo quiero ayudarte...

Ser mujer no es fácil, por más que tengas valores o una inquebrantable dignidad, porque estamos en una sociedad en la que todo se compra o canjea con sexo, o, en el peor de los casos, con amor.

Se preguntarán por qué digo en el peor de los casos, pero estoy segura que es más difícil darle amor a alguien que no amas que sexo a alguien que no deseas, aunque no quisiera vivir ninguna de las dos, porque no nací para dar aquello que no me nace ni para decir Sí a lo que mi corazón dice No.

He vivido desde muy niña situaciones que me frustran y antes me hacían llorar, no entendía por qué para lograr ciertas cosas tenía que "darlo", sino el camino provocaba que ese sueño se hiciera eternamente largo.

Lo bueno es que aún siendo una pequeña inmadura no me dejé tentar por el facilísimo de abrir las piernas, y seguí trabajando por lo mío, alcanzándolo lenta pero con dignidad.


mis tetas no estan en venta mi corazon no busca a quien amar y mi vagina no te va a pagar 1


Hoy, sigo viviendo el "Te quiero ayudar" de muchos hombres, y aunque ya no caigo en el cruel abismo de la ilusión a ojo cerrado, a veces creo que sólo "me quiere ayudar" tengo que aceptarlo, con un poco de desconfianza, pero tarde o temprano caigo, y se repite la historia...

Días de "amistad" y reuniones "laborales" terminan siendo falsas reuniones para tenerme a su lado y ver si caigo en el anzuelo, y es que se nota, porque todo cambia, la supuesta ayuda se convierte en celos y reclamos y las antiguas conversaciones en peleas y bipolaridades que no entiendo, pero que al final sólo tienen una explicación.

Es sólo uno más que intenta acercarse diciendo que quiere ayudarme... y para qué les invento, después de tantos años de vivir lo mismo se sigue sintiendo algo de desilusión.

La verdad es que me da tristeza y frustración vivir en una sociedad en la que debes estar consciente de que "los favores se pagan", en una sociedad en la que te ponen un valor de acuerdo a tus "tetas", tu "culo" y la "minita de oro" que esconden tus piernas y algunos dicen que deberías explotar.

Me duele ver que las oportunidades se dan de acuerdo a qué tan cariñosa seas, por no decir otra palabra, y que tus sueños se vean truncados por decir: NO, NO QUIERO, NO ME GUSTAS. Pero aquí es donde me tocó vivir y no puedo hacer más que seguir lidiando con hombres que buscan algo de ti a cambio de su ayuda, a veces no sé si debería agradecerles por tener un corazón tan grande y buscar mujeres con sueños y ganas de salir adelante para cambiarles el mundo y ayudarlas a cumplir sus sueños...

Que conmovedor... pero a mí no me vengas a intentar comprar, que no es la primera vez que alguien me ofrece lo mismo, no es la primera vez que digo NO, no es la primera vez que rechazo millones o un supuesto amor verdadero y la "vida que me merezco", porque lo que yo me merezco es poder cumplir mis sueños sin tener que acostarme con un hombre que no quiero, LO QUE YO ME MEREZCO es tener oportunidades de acuerdo a mis capacidades y NO A MI CUERPO.


mis tetas no estan en venta mi corazon no busca a quien amar y mi vagina no te va a pagar 2


LO QUE YO ME MEREZCO es tener amigos que me quieran y no estén esperando el "momento" para obtener algo de mí y cobrarse el tiempo invertido y la plata gastada.

Lo que yo me merezco es que respeten mi mis gustos y mis decisiones, porque YO ME MEREZCO DECIDIR SOBRE MI CUERPO Y MI VIDA, y poder decir No sin sentir miedo de que se enojen, se alejen o hable mal de mí.

Así que la próxima vez que te digan "Te quiero ayudar", responde:

acepto tu ayuda siempre y cuando mi cuerpo, mis gustos, mi corazón y mi dignidad no estén en medio de este trato, porque mis tetas no están en venta, mi corazón no está buscando a quién amar y mi vagina no te va a pagar.



**


Te compartimos estos poemas de Ana María Rodas si eres una mujer a la que no le da miedo llorar, gritar y amar.


REFERENCIAS:
Martina de Caramelo

Martina de Caramelo


  COMENTARIOS