Letras

Modestia, vanidad y pederastia: lo que debes evitar al escribir según Jorge Luis Borges

Letras Modestia, vanidad y pederastia: lo que debes evitar al escribir según Jorge Luis Borges




Definir a Borges implica entrar en detalles de la forma y la esencia de la literatura. Él deja de ser un escritor argentino, un escritor latinoamericano y se convierte en una figura universal. Sus textos irradian erudición e intelectualidad, pero al mismo tiempo mantienen una esencia poética digna de la literatura más digna que se ha escrito en los últimos años. Jorge Luis Borges perdió la vista, pero eso le abrió el paso a la creación de importantes cuestiones que se fragmentaron entre la literatura, la filosofía y lo fantástico convirtiéndose en un referente, en una categoría y un género en sí mismo. 

consejos para escribir
Durante años compartió su pasión por la lectura y la escritura, es uno de los autores que realmente logra hacer que broten lágrimas de tus ojos al leer las hermosas lineas que muestran de lo que las letras significaron para él.

"Siempre imaginé que el paraíso sería algún tipo de biblioteca". Todos conocemos esa frase y todos estamos conscientes de la impresionante capacidad creativa que el escritor mostró en sus metafísicas narraciones, pero nunca aclaró la forma en la que sus textos eran creados; a diferencia de muchos escritores, él no reveló los pasos a seguir para darle vida a la literatura, por lo menos no de manera formal. 

consejos para escribir
En 1964, la revista francesa "L'Herne" decidió publicar un número especial dedicado al escritor. Su gran amigo, Bioy Casares, fue el encargado de escribir un texto en ese número e incluyó una lista de "reglas a evitar" para cualquiera que quisiera convertirse en la próxima voz de su generación. Las reglas surgieron de un supuesto texto que Casares, Borges y Silvina Ocampo iban a crear, pero que nunca se concretó. Afortunadamente, el escritor de "El Aleph" si llegó a redactar estas extrañas situaciones a evitar al momento de escribir. Es evidente desde la primer linea que Borges recurrió a su sutil sentido del humor y con la mayor ironía se autoparodió.

En la literatura es preciso evitar: 

1. Las interpretaciones demasiado inconformistas de obras o de personajes famosos, como describir la misoginia de Don Juan, por ejemplo.

2. Las parejas de personajes groseramente disímiles o contradictorios, como Don Quijote y Sancho Panza, Sherlock Holmes y Watson.

3. La costumbre de caracterizar a los personajes por sus manías, como lo hace Dickens.

4. En el desarrollo de la trama, el recurso a juegos extravagantes con el tiempo o con el espacio, algo que utilizan Faulkner, Borges y Bioy Casares.

5. En las poesías, situaciones o personajes con los que pueda identificarse el lector.

6. Los personajes susceptibles a convertirse en mitos.

7. Las frases y escenas intencionadamente ligadas a determinado lugar o época, es decir, el ambiente local.

8. La enumeración caótica.

9. Las metáforas en general, y en particular, las metáforas visuales. Más concretamente aún, las metáforas agrícolas, navales o bancarias. Ejemplo absolutamente desaconsejable: Proust.

10. El antropomorfismo.

11. La confección de novelas cuya trama argumental recuerde a la de otro libro. Por ejemplo el Ulysses de Joyce y la Odisea de Homero.

12. Escribir libros que parezcan menús, álbumes, itinerarios o conciertos.

13. Todo aquello que pueda ser ilustrado. Todo lo que pueda sugerir la idea de ser convertido en una película.

14. En los ensayos críticos, toda referencia histórica o biográfica. Evitar siempre las alusiones a la personalidad o a la vida privada de los autores estudiados. Sobre todo, evitar el psicoanálisis.

15. Las escenas domésticas en las novelas policiacas y las escenas dramáticas en los diálogos filosóficos. 

16. Por último: Evitar la vanidad, la modestia, la pederastia, la ausencia de pederastia y el suicidio.

Ironía, autocrítica y más. Borges no se exalta como el gran creador de relatos, para ello hace uso de Cervantes o Faulkner, a quienes al mismo tiempo regaña de exagerar su discurso o abusar de un recurso, sin embargo, sí hace referencia a él mismo en el punto 4 al decir lo del uso de extraños juegos con el tiempo y el espacio, una característica esencial de su literatura. Muchos de los puntos que decide mencionar pueden ser encontrados en sus escritos (antropomorfismo, la imposible comparación con otros libros, diálogos filosóficos y más), pero también hay algunas cosas que realmente son verdaderos consejos, por lo menos para el proceso creativo. Llama la atención la regla 13, que dice que se debe evitar lo que pueda ser ilustrado o convertido en una película; imposible no pensar en "El Aleph" y su diminuta totalidad universal. 



No hay forma exacta de desmembrar la literatura del escritor para tener la esencia de su talento, para imitarlo banalmente o para al menos intentar homenajearlo. No hay respuesta y no la habrá. Borges nos dio el regalo del silencio en ese aspecto, no demostrando que su ingenio fue único, sino alentando a que cada quien encontrara su propia voz. Dejó estos consejos irónicos que nos pueden ayudar en más de una situación y si esos no te sirven, tal vez los consejos de 100 escritores puedan hacer, aunque si estás intentando escribir una novela, éstas son otras cosas que podrías evitar al hacerlo. 


**
*
Te puede interesar:

12 Consejos de Bradbury para quienes quieren ser escritores
 

6 sencillos consejos para escribir según los grandes de la literatura

***
Fuente: Poetas del fin del mundo





Referencias: