INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Mujer, no es tu culpa que ese hombre no haya sabido quererte

4 de enero de 2018

Cultura Colectiva


Texto escrito por Karen Villaseñor



Mírate, de ser la alegría en vida te convertiste en un montón de objetos abandonados en aquel rincón, y todo por alguien que no te valoró. Sé que ahora sientes que nada tiene solución, tu corazón parece rasgarte el pecho y los días te parecen eternos.


En estos momentos no encuentras un motivo para seguir y no haces más que culparte como si estuvieras cumpliendo un castigo. Nadie te ha hecho sentir tan basura como tú, aseguras que fuiste una tonta, que sólo una idiota pudo enredarse en sus brazos y que si el dolor te consume es porque te lo mereces.



Estás y no estás porque tu mente y emociones te traicionan, eso es lo que más coraje te da, ¿cómo puedes quererlo aún después de todo? Maldito sea el corazón que no entiende circunstancias ni rechaza un amor asesino.


Ese amor que llega como una dulce fragancia, sin darte cuenta, poco a poco se mete hasta lo más profundo, le das la llave de tu esencia, la oportunidad de conocerte de pies a cabeza. ¿Por qué?


Sabes amar, eres alguien que no se lleva bien con la escala de grises y amante de los riesgos, de disfrutar cada momento, como cuando cuchareas tu postre favorito. Sabes que si lo haces se va acabar, pero aun así lo comes porque te encanta la sensación que provoca en el paladar.



No es tu culpa que ese hombre no haya sabido quererte, que no sintiera la forma en que tu piel se erizaba al tenerlo cerca e ignoró el brillo en tu mirada. No, mujer, aunque el alma se te caiga a pedazos, quiérete y abrázate fuerte. El sufrimiento es pasajero y mañana volverás a ser la misma.


Y sí, debo decirte que cuando llegue ese día, algún alma perdida caerá rendida ante el misterio de tu sonrisa, la tristeza en tus ojos y ese miedo de volver a amar que te dobla las rodillas. Las cicatrices son parte de tu historia y, tarde o temprano, llegará esa persona capaz de besar tus rasguños.


**


Que en realidad lo que lastima son "las cosas que nunca sucedieron: los fantasmas de tus despedidas y tú".


**

Las fotografía que acompañan al texto pertenecen a Melina Weger.

TAGS: Cuentos Mujeres
REFERENCIAS:

Cultura Colectiva


  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Is Blue The Warmest Color?: How "The Unsent Project" Shows The Pigments Of Closure El niño que luchó contra el VIH e inspiró una canción de Michael Jackson Here's Why Claudia Romo Edelman Believes You Can Change The World 4 consejos para convertirte en viajero si tienes un trabajo muy demandante Pinturas de Philip Barlow que demuestran cómo ve el mundo la gente con miopía Ideas para tus selfies cuando no sabes cómo posar

  TE RECOMENDAMOS